Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 A B C DEPORTES MIÉRCOLES 25- 3- 87 Dolor en el deporte Juan Antonio Samaranch: Hemos perdido a uno de los pilares del fútbol español. Calderón ha desempeñado un importante papel en toda una etapa del fútbol español Javier Solana: Fue un dirigente histórico que dedicó muchos años de su vida al deporte. Tuve oportunidad de conocerle a fondo cuando se estudiaba la reestructuración del fútbol. Le tenía un gran afecto Juan Barranco: Vicente Calderón y Santiago Bernabéu fueron los presidentes más importantes e insignes del fútbol español. Calderón tuvo unas relaciones cordiales y exquisitas con el Ayuntamiento José Luis Núñez: Me siento tremendamente consternado porque Vicente Calderón era un buen amigo mío. Con su muerte, el deporte español pierde a un auténtico caballero y a un luchador infatigable José Luis Alvarez: Conocí a Calderón hace veinte años y era un buen amigo mío. Siempre mantuve una relación afable y encantadora. Personalmente siento mucho la pérdida de un gran amigo Jesús Samper; Se ha ido el decano del fútbol español. Ha sido una persona que siempre ha aparecido como un ¡ncomprendido, que supo dirigir a su club y al fútbol profesional en una etapa difícil Gerardo Martínez Retamero: Estoy muy dolido porque ésta es una pérdida importante. Tenía una categoría humana especial Javier Castedo: Calderón era el Atlético. Estoy triste por la pérdida de un compañero, un amigo y un padre Ramón Entrena: Era un hombre abierto a los amigos, bueno, tremendamente comprensivo y con un corazón muy ancho Jesús Gil: Como persona me merecía el máximo respeto. Como presidente, le dije en los últimos años que debía abandonarlo. No se debe ahora especular con el fallecimiento de esta gran figura del deporte Sánchez Arminio: Era un auténtico luchador en favor de los clubes. No me consta que hubiera quejas de él por parte de mis compañeros. Al contrario, considero que se distinguió como persona caballerosa y comprensiva con tos errores de los colegiados Enríquez Negreta: Era una gran persona, que siempre nos ayudó en los momentos difíciles. Tuve pocos contactos con él, pero cuando pité al Atlético siempre se comportó como un gran caballero José López: He tenido alguna pelea con él pero nunca hubo enemistad. Se siente cuando fallecen personas como Calderón Julio Alberto: Le debo todo a él Como persona fue de una inmensa humanidad Marcos: Ha sido todo en el fútbol y al que el Atlético, de forma muy especial, debe mucho porque le ha dado toda su vida Juan de Dios Román: He perdido a una persona muy importante en mi vida, algo más que un amigo. Fue un gran hombre, dedicado por entero a su club. Siempre atrajo a las personas utilizando la razón y la lógica Alemao: España ha perdido un verdadero líder mundial. Me mostró la figura de un padre que no sólo se preocupa por los asuntos económicos, sino por los humanos Dirceu: Fue un hombre de palabra, como los hay pocos en el mundo del fútbol profesional. Con él no había necesidad de papeles firmados Vicente Calderón era el decano de los presidentes en la Primera división Durante veintiún años rigió los destinos del Atlético de Madrid Madrid. Servicio de Documentación Coincidían en Vicente Calderón, como ocurriera con Santiago Bernabéu, con quien a menudo se le comparó, la triple personalidad del empresario, del político y del hombre entregado al deporte. Seguramente por ello, durante sus veintiún años de gestión al frente del equipo rojiblanco, el Atlético de Madrid experimentó un inusitado cambio en las vertientes social, económica y deportiva, de manifiesto en su pujanza y en su palmares. De ser el Atlético de Madrid un club respaldado por unos pocos millares de seguidores, pasaría a convertirse en una entidad deportiva con un activo superior a los 50.000 socios; de ser un club prácticamente desahuciado de su antiguo e inolvidable campo del Metropolitano, a constituirse en propietario único de uno de los estadios más completos y funcionales de Europa; finalmente, de ser un club cuyo primer equipo de fútbol parecía totalmente desconexo de esos triunfos que determinan la grandeza de las organizaciones deportivas, pasaría a inscribirse entre los grandes equipos de primera línea. Vicente Calderón Pérez- Cavada, el artífice de estos triunfos, había nacido en Santander el 27 de mayo de 1913. Aficionado al fútbol desde muy joven, se convertiría con el tiempo en emprendedor hombre de negocios sin olvidar nunca el deporte. Las dificultades económicas derivadas de la guerra civil le obligarían a abandonar los estudios, no pudiendo ver cumplida su ilusión de ser médico. Finalizada la guerra civil, se trasladó a Madrid y se orientó decididamente al mundo de los negocios, donde puso pronto de manifiesto su espíritu emprendedor, su gran capacidad de trabajo, su inteligencia y tesón. Comenzó con una industria de colas, que vendió pronto, continuadndo por el camino de las actividades comerciales. Llegó a presidir un grupo formado por veinticuatro empresas y fue también presidente del Banco de Valladolid, cargo en el que dimitió en 1978. No por ello descuidaba su atención por el fútbol. En enero de 1964, ante la solicitud de Jesús Obregón y presionado por las peñas, se hizo cargo de la presidencia del club Atlético de Madrid. Los problemas eran fnúltiples en aquellos momentos: recientes el traspaso de Peiró, que había disgustado a los socios; el esqueleto del Manzanares se alzaba inconcluso; el Metropolitano no pertenecía ya al Atlético y la incipiente crisis económica amenazaba ya al club rojiblanco. Vicente Calderón emprendería el saneamiento de la economía interna y, como punto de arranque, el Atlético ganaba Ja Copa de 1965. El 2 de octubre de 1966 se inauguraba el estadio del Manzanares, mientras seguían los triunfos. La operación 40.000 socios se saldaba con éxito inesperado. Las peñas se incrementan, la cantera se cuida. Méritos suficientes que acreditarían a Calderón para el cargo que desde entonces vino desempeñando, salvo un paréntesis de dos años. En 198O presentaba su dimisión para descansar y someterse en Estados Unidos a una cura de salud. Dos años más tarde era de nuevo elegido, tras la experiencia de Alfonso Cabeza y la gestora de Agustín Cotorruelo, y era también designado presidente del Comité de Fútbol Profesional. En los últimos años, sin embargo, su gestión venía siendo cada vez más contestada por un sector de la oposición atlética, y Calderón amenazó en varias ocasiones con dimitir y retirarse definitivamente de la directiva del club. Su radiografía de la crisis reciente del fútbol español era implacable: Hay una mezcla de odio, envidia, indolencia, y rencor que nos ha Hevado a la situación más grave de la historia... Los clubes hemos criado a una vaca y otros la están ordeñando... Dotado de acendrados valores humanos, buena prueba de su generosidad, sus deseos de ayudar a los demás se materializarían en la fundación benéfica Mana de los Angeles Suárez de Calderón, creada por él en Gandía en memoria de su esposa, fallecida en 1963, que acoge a seiscientos niños a los que se proporciona enseñanza primaria y educación esmerada. Vicente Calderón estaba en posesión de las grandes cruces del Mérito Civil y de Beneficiencia y de la medalla de Oro al Mérito Deportivo, entre otras muchas condecoraciones. En 1973 fue elegido Figura del mes por Los Domingos de ABC y diez años más tarde recibía también el ABC de oro. Sus títulos 1964- 65: Campeón de Copa. 1965- 66: Campeón de Liga y Trofeo Teresa Herrera y Mohamed V. 1966- 67: Campeón del Trofeo Colombino. 1968- 69: Campeón del Trofeo Ramón y Carranza. 1969- 70: Campeón de Liga. 1970- 71: Campeón del Trofeo Mohamed V. 1971- 72: Campeón de Copa. 1972- 73: Campeón de Liga y del Trofeo Colombino. 1973- 74: Campeón del Trofeo Teresa Herrera. 1974- 75: Campeón del Trofeo Villa de Madrid y de la Copa Intercontinental. 1975- 76: Campeón del Trofeo Villa de Madrid y de la Copa del Generalísimo. 1976- 77: Campeón de Liga y de los Trofeos Villa de Madrid y Ramón de Carranza. 1977- 78: Campeón de los Trofeos Ramón de Carranza y Ciudad de Sao Paulo. 1978- 79: Campeón del Trofeo Ramón de Carranza. 1979- 80: Campeón del Trofeo Ibérico. 1982- 83: Campeón del Trofeo Ciudad de Ceuta. 1983- 84: Campeón de los Trofeos Villa de Madrid y Ciudad de La linea. 1984- 85: Campeón de Copa. 1985- 86: Subcampeón de la Recopa de Europa. Campeón de los Trofeos Colombino y Teresa Herrera. 1986- 87: Campeón de los Trofeos Villa de Madrid y Teresa Herrera.