Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 25- 3- 87 DEPORTES A B C 53 mo presidente legendario sos para los directivos futbolísticos del presente y del futuro de cómo se debe dirigir el fútbol español. Lo que más me agradó de don Vicente a lo largo de su andadura es que siempre fue un gran amigo de Bernabéu, aunque en todo momento fueran rivales deportivos. Supo discernir la amistad y el enfrentamiento deportivo en su extensa gestión como presidente. Y la demostración palpable de esa amistad con el vecino enemigo es que fue socio del Real Madrid hasta el día de su muerte, sin que ello significara menoscabo de su consideración de rojiblanco. Ello evidencia que fue un hombre constructivo. No quiso demostrar su condición de atlético renegando de los demás. Fue un hombre de bien. José Martínez PIRRI especiales, ha sido el prototipo del dirigente al que todos deseamos emular. En la hora del adiós, del hasta... cualquier día, que sepa don Vicente Calderón del dolor y la tristeza que nos embarga a todos. Hoy, en Gandía, donde reposarán sus restos mortales, me tendrá a su lado y percibirá la rabia contenida lógica de quien pierde a un amigo. José Luis ROCA Un amigo fuerte y bueno En estos momentos, como amparando al dolor, ocupa la mente la memoria de las vivencias compartidas con el amigo que se ha ido, grandes y emotivos recuerdos personales. Fuimos amigos siempre, desde hacía mucho tiempo, y recuerdo con cariño numerosas anécdotas. Hemos jugado bastante al dominó. Me ganaba casi siempre, aunque en el mus sucumbía. Pienso, sobre todo, en un viaje que hicimos hace dos años, en mi coche, a Calatayud, donde debíamos entrevistarnos con José Luis Roca, entonces aspirante a la presidencia de la Federación Española de Fútbol. El coche derrapó. Estuvimos un rato abrazados, diciéndonos: Nos hemos salvado de ésta... Veo también su imagen del año pasado, cuando estuvimos juntos dos días de vacaciones en mi barco, en Centroamérica. Lo re- Abierto, cordial, leal y sincero Conocía a Vicente Calderón desde hace más de veinticinco años. Iniciamos nuestros contactos en los Plenos federativos que se solían celebrar en la plaza de la Independencia. Lo que se inició como una relación deportiva desembocó- en una amistad personal que ha permanecido hasta el doloroso. momento de su muerte. Creo que de Vicente Calderón se pueden hacer multitud de elogios; pero yo destacaría, como parte de sus virtudes principales, la dé que era un hombre abierto, cordial, leal y sincero. La labor que desarrolló en el Atlético de Madrid, desde la creación del nuevo estadio hasta el final, fue enormemente positiva, ya. que no se pueden olvidar las dificultades de dirigir un club que tiene como vecino a otro de los más importantes del mundo en cuanto a Grande entre los grandes Con la muerte de don Vicente Calderón se cierra una de las páginas más brillantes de la historia contemporánea del fútbol español. Decano de los presidentes de la Primera División, su club, el club de sus desvelos, el Atlético de Madrid, logró bajo su mandato cotas jamás sospechadas: ser uno de los grandes entre los grandes. Hombre entrañable, afectuoso y con un carisma y un gracejo muy cuerdo tirándose de cabeza al mar. Era una persona con vitalidad, fuerte y buena. Todo el fútbol español le quería, como presidente de nuestro gran rival y como: defensor tenaz del fútbol castellano, para el que siempre quiso más unión y un mayor respeto de sus derechos. Era un hombre de bien. Ramón MENDOZA deportivo PRESIDENTE últimos veinticinco años, sus mejores años, pues llegó de Cantabria a Madrid como hombre cuajado, hombre de empresa, hombre rico. Y se nos mostró como hombre bueno. Ha cubierto el más largo ciclo presidencial de la historia del Atlético de Madrid. Hace unos días dediqué un Meridiano a los presidentes que este club ha tenido en lo que va de siglo. Ya ha terminado él también su etapa, realmente extraordinaria y meritísima. Ha sido un presidente colosal. Podría haber sido también un extraordinario presidente de la Nacional federativa. No le ha dado tiempo. Su cerebro ha estallado. No me choca. Sin pesimismos, ni augurios, lo normal será que los directivos de club y de las Federaciones del mañana sufran derrames cerebrales porque no hay quien resista la tensión que produce una oposición tan descarnada y cruel como la que se hace hoy a los que están en puestos de mando, dirección y representación. La libertad de expresión siempre ha producido víctimas como consecuencia de la multiplicidad de los ataques. Les pasa a los políticos, y los dirigentes deportivos son hoy unos políticos de tipo económico. Se ha empezado a exigirles que respondan con su patrimonio del déficit del club que dirigen. Vicente Calderón tenía la arrogancia suficiente para hacerse responsable de todo. Ha muerto antes de tiempo pues nunca hay tiempo para morir cuando se debe. Calderón ha sido un presidente para la gran historia del fútbol español contemporáneo. Luto riguroso no solamente para el Atlético de Madrid sino para el fútbol español. GILERA c o- aunque me hiciera la recomendación de haber si vas a formar la de tu amigo Ángel Luis Bienvenida Y es que en un AtléticoBetis nos invitó a la tribuna, a una copa antes del partido en el bar que tiene la directiva en el palco presidencial, todo amabilidad y apenas si nos sentamos en nuestra localidad en cuanto el Betis saltó al campo, ya estaba Bienvenida gritando como La noticia de la muerte de Vicen- un fanático ¡Betis! ¡Betis! te Calderón se me ha clavado en el Vicente Calderón era todo un sealma como un par de banderillas. Ambos teníamos dos aficiones pa- ñor que no se merecía los injustos berrinches que le hicieron pasar a ralelas, el fútbol y los toros. Me encantaba conversar con el última hora algunos socios de esos presidente del Atlético. Era de los que dicen querer mucho a su hombres más ponderados que he equipo. Vicente estaba dispuesto a conocido, incluso hablando de fút- luchar una vez más, con el corazón de siempre, por los colores que llebol. Hace unos días, con motivo de vaba en el alma, aunque ya empeuna corrida de toros de las Fallas zaba a estar harto de tanta brega de Valencia, le citaba yo en mi cró- utbolera. Me parece que este año nica a propósito del frío húmedo me voy a ir contigo a todas las coque estábamos pasando en el coso ridas, y éso que lo paso mal por dé la calle de Játiva, que me recor- os toreros, pero peor es la angustia daba la humedad del estadio que je mi palco del Manzanares. No lleva su nombre, con el río Manza- ha habido lugar. La muerte le ha nares a su vera. Solía gastarle bro- cogido de manera imprevista, como mas por lo inhóspito de su popu- cornean los toros de bandera. lar campo. A ti lo que te ocurre Para ti tocayo, Vicente, amigo, -me. decía- es que eres un madri- que vas a seguir los pasos de tu dista acérrimo, como tu maestro padre en, rectitud, caballerosidad y Cañábate, y no lo: ves con buenos hombría de bien, mi cordial abrazo ojos... Solía tener la gentileza de y mi sincero dolor. invitarme al fútbol- l a última vez en el derby entre el Madrid y el AtlétiVicente ZABALA potencial deportivo, económico y humano. Todos los buenos aficionados al fútbol recordaremos siempre con enorme nostalgia la figura de Vicente Calderón. Pablo PORTA Vicente, amigo