Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 A B C CULTURA MIÉRCOLES 25- 3- 87 -Arquitectura y sociedad: La modernidad de un debate antiguo El abandono de laresponsabilidad colectiva veces, desgraciadamente sólo a veLa cultura arquitectónica, por otro lado, y a retrato de sí mismo que ni le gusta ni quizá ces, amigos o contertulios interrogan diferencia de la política, lo asume todo, no comprende. Queda asimismo patente el vacío al arquitecto acerca del momento es- destruye nada. No es antinada. Y todo ello en social creado y la asunción, interesada que tético e ideológico de la praxis arquitectónica un medio hostil, donde al arquitecto se le del mismo ejercen los partidos políticos, sienactual. En tales momentos resulta, a la vez do por todo ello fácilmente deducibles las nuque esclarecedor, desolador, comprobar merosas dificultades que impedirán la influencómo el discurso del ciudadano medio en dicia de las más puras tesis arquitectónicas en cha materia responde al viejo dicho: Haced aquéllos y sus instituciones, por ser ios intelo que yo os digo, pero no lo que yo hago. reses bien distintos. Abandona, pues, toda responsabilidad ya sea Otra cuestión es que, en sentido inverso, personal o colectiva, de algo que, y ellos lo los partidos políticos y sus instituciones insaben, directamente les corresponde. fluyan o traten de influir sobre la Arquitectura Se produce de esta manera un abandono, a fin de, en la más absurda exaltación de su por parte del individuo, tanto de sus derechos íntima megalomanía, tratar de perdurar mecomo de sus responsabilidades en el control diante la misma en el tiempo y la colectiva y desarrollo de su propio entorno. El Estado, memoria según sus intereses y- no a través ia política, asume tal vacío y planifica en lo del momento social y colectivo que históricasucesivo en tales materias (como en otras) mente representan. mirando más por sus particulares intereses Queda así esbozada, sin necesidad de cide partido, siempre a la caza del voto perditar otros muchos factores, la compleja probledo, que por los reales intereses de su entormática que a la Arquitectura y sus profesionano social sustentante. Comienza así, y ello es les afecta, incluyendo críticas e incomprensiotrágico, la ruptura galopante entre los estanes, que si en toda profesión se centran, en dios oficial y real del entorno social. Ruptura ésta, y de forma especial, se concentran. que hoy en día aún se acrecienta en mayor Resulta paradójico observar cómo los mismedida con el ocaso de unas ideologías más mo que exigen al arquitecto su práctica profependientes del éxito electoral que de su prosional en forma de sacerdotal renuncia, -sin pia coherencia... ningún tipo de rubor, confundiendo construcLa cultura arquitectónica nunca se ha planción y otros nobles oficios con Arquitectura, la teado el compromiso político irracional, que reclaman para sí no con vocación de ejerciGrabado atribuido a Mantearía en otras disciplinas tan habitual ha sido. Ancio, sino salvando personales complejos, con tes bien, sí ha profetizado situaciones avanpide de todo, menos belleza, arte y, en defini- afán de disfrutar supuestos e inexistentes zadas y revolucionarias, que los partidos polítiva, humanismo. En un medio social, que a oropeles. ticos han adoptado y exhibido como bandera la búsqueda de su propio status nostálgico Cabe, como colofón de este breve comenocasional, renunciando a las mismas con de ideales, ya únicamente busca una simbo- tario Arquitectura y Sociedad, recordar al inigual entusiasmo y falta de rubor cuando así logía que le represente. Símbolos y formas signe arquitecto vienes Adolf Loos, cuando les ha convenido. Tal falta de compromiso fútiles, banales y vacíos de contenidos e inte- escribía: El arquitecto vende el producto de político se produce, quizá, porque los plazos rés, las más de las veces. Medio social que su propio trabajo intelectual y depende, por lo de actuación de la Arquitectura respecto de renegando- de su propia libertad para el bien tanto, de su cliente más de lo que pueda deotras disciplinas sean distintos en el tiempo. hacer, niega esa misma libertad al arquitecto, pender el comerciante. En su calidad de traMás aún, porque su real cometido es la fijatan falto de la misma, exigiéndole como al bajador intelectural, el arquitecto está sometición histórica del espacio en el tiempo, como médico o al militar, por contra, un comporta- do al dominio de la clase dirigente, mucho testigo y notario fiel de cada época, lo cual la miento heroico de injusta renuncia. más de lo que pueda estarlo el peón. hace no ser muy fácilmente controlable en el Queda, pues, patente el intento del subcampo de las ideas por el poder establecido. Pedro GALLIGO ESTEVEZ consciente social por no ver en el espejo un A RUEDA DE EMISORAS RATO emisoras especializadas en lo regional CADENAS: ASTURIANA VALENCIANA MANCHEGA ANDALUZA CATALANA MURCIANA MEDITERRÁNEO (Con Ceuta de cabezera, Tarifa, Algeciras, Marbella. M á l a g a M o t r i l y Almería. Más de 500.000 escuchas Informativo PONTE AL DÍA 8,00 horas PARRADO Y SUS DEPORTES 22,50 horas CAMBRONERO Y PILAR 0,00- -6,00 horas de la madrugada 60 emisoras. 7 cadenas regionales