Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 A B C ESPECTÁCULOS VIERNES 20- 3- 87 Crítica de teatro Música Gigi Rouge pobre ejemplo de teatro para cabaret Título: Gigi Rouge Autor Marcelo Martínez Poggio. Dirección e interpretación: Diana Fació y Rubén Torres, Teatro Martín. Experimento para sesión única aprovechando el asueto del lunes en el Teatro Martín. Fórmula vieja muy sobada en pequeñas piezas del teatro llamado de ensayo que suele no ensayar nada sino lo ya sabido. En este caso, un encuentro de dos personajes que se desdoblan en otros imaginarios, supuestamente tomados de la realidad diaria de uno de ellos, Gigi, la joven prostituta callejera. Inútil añadir antecedentes en ese juego de espejos, de imágenes falsas, en que brilla como una luz lejana e inasequible la obra de Genet Las Criadas Aquí, Gigi se lleva a su casa un cliente que se considera el rey de la noche y es un boludo bastante estúpido, con bebería reduplicada por el corretear, saltar y gesticular de Rubén Torres, actor muy menor y propenso a lo barato. La chica tampoco es uña joya en el texto ni gana en la interpretación de Diana Fazio que, sin embargo, pone toda la carne, no mucha, en el asador del mismo juego de travestismo de su compañero. Así y con notable esfuerzo, ambos llevan adelante la progresión de una historia carente de interés, de calidades de observación e incluso de inventiva que salta de tópico en tópico acompañado por una mínima orquestina de acatarrado son que borda también en lo melódico temas viejos para poner ironía o melancolía a unas escenas que carecen de lo uno y de lo otro. Hay que respetar el legítimo propósito de estos actores, creo que argentinos, de mitigar las durezas del alejamiento patrio ganándose unos durejos lunáticos a cambio de mostrar sus escasas habilidades y lo respetamos. Les aconsejaríamos, sin embargo, que intentaran proporcionar mejor moneda de cambio, que el turbio enunciado de mínimos temas destinados a captar la curiosidad morbosa de espectadores especializados que salen, al final de la sesión, inevitablemente chasqueados. L. L. S. D Mensaje de Antonio Gala en el Día Mundial del Teatro. El dramaturgo español Antonio Gala es el autor del mensaje que se difundirá en todos los teatros con ocasión de celebrarse el próximo día 27 la jornada mundial del teatro, se informó en París. Gala señala en esta ocasión que cada pueblo, a través de los siglos, manifiesta en su teatro su visión de la vida y su manera de esperar la muerte Antonio Gala invita á la gente de la escena del mundo entero a mantener el fuego sagrado del teatro y a conservar su diversidad de la cual surgirá nuestra riqueza y nuestra fraternidad De acuerdo con la tradición, todos los años se elige a un distinguido autor teatral para que redacte ese manifiesto que, generalmente, se lee desde el escenario al comenzar la función. Homenaje de LIM a Heitor Villalobos en sn centenario Teatro Real. 17- 111- 87. Ciclo de Cámara y Polifonía. LIM. Director: Jesús Villa Rojo. Obras de Heitor Villalobos Justo en la oportunidad del centenario de su nacimiento, nada más justo que esta sesión dedicada por el Laboratorio de Interpretación Musical, que dirige Jesús Villa Rojo, a la obra de Heitor Villalobos, o, mejor, como dice José Luis García del Busto en sus ejemplares, por concisas y orientadoras, notas al programa, a Cuatro gotas de un Amazonas que tal es el catálogo del compositor brasileiro, primerísima figura entre los músicos de su país y de todo el Continente. Esa misma fecundidad, la versatilidad de su paleta creadora, con apoyos nacionalistas, influjos de la Francia por él conocida en largas etapas de estudioso y una base clásica muy sólida, puede hacer que no todo nos parezca de paralela belleza. Personalmente creo que el mejor Villalobos es el que se deja llevar por su amor nacionalista, cantera que el tamiz de su personalidad sabe depurar y hacer propia. Una de las características del grupo LIM, aparte la seriedad preparatoria, es la de adecuar formaciones a necesidades. Así, esta vez, en la que pasamos del simple dúo de violín y violonchelo en Choros número 2 bis a combinaciones como la del Sextuor mystique en la que, dirigidos por Villa Rojo, intervienen flauta, oboe, saxofón alto, guitarra, celesta y arpa, o Choros 7 para flauta, oboe, clarinete, saxofón alto, fagot, violín, violonchelo y tam- tam. Estas dos obras, frutos respectivos de 1917- e l más juvenil de seductor color y fluido melodismo- y 1924, con diseños de espíritu vivaz, atractivo clima y recuerdos acusados de La consagración de la primavera strawinskiana, marcaron los momentos de mayor atractivo. Un Cuarteto para flauta, oboe, clarinete y fagot y una Fantasía concertante para clarinete, fagot y piano, son músicas más aptas para una estimación objetiva por la escritura dominadora, antes que por el encanto. Quizá porque en ellas dé muestra Villalobos menos brasileiro de espíritu. Un notable equipo de partícipes, junto con el director y clarinetista Villa Rojo, se hizo acreedor al aplauso y la cita: Antonio Arias, flauta; Miguel Quirós, oboe; Manuel Miján, saxofón alto; Vicente Merenciano, fagot; Angeles Domínguez, arpa; Flores Chaviano, guitarra; Luis Regó, piano y celesta; Francisco Martín, violinista; Belén Aguirre, chello y Pedro Estevan, tam- tam. Hubo, sí, aplausos, pero poquísimo público a pesar de las inyecciones de colegios no sólo visibles, sino- ¡ay! -muy audibles. A los responsables del ciclo: muy loable la siembra formativa y el intento salvador de vacíos, pero sólo si los profesores de cada escuela o institución se responsabilizan de sus huestes. ¡Por favor... Antonio FERNANOEZ- CIO Concierto inaugural del Año Europeo del Medio Ambiente Teatro Real. 18- 111- 87. Katia y Marieile Labeque. Obras de Albéniz, Infante, Bizet y Bernstein. Con la presidencia en el comité de honor de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, el director general del Medio Ambiente, Fernando Martínez Salcedo, explica en el programa del concierto inaugural en España el propósito básico: la posibiliad de compatibilizar el desarrollo económico alcanzado por Europa con una progresiva atención al medio ambiente y los recursos naturales Presentar tal afán con una sesión musical refrescante, ligera en el contenido, de calidad en la interpretación, bien merece aplausos para la idea, como los hubo en todo momento, y muy cálidos, para un dúo pianístico del máximo renombre y ventajosamente conocido ya por anteriores actuaciones entre nosotros, en las que el repertorio tuvo envergadura mayor. Katia y Marieile Labeque prolongan los lazos fraternos en una actividad artística de primerísimo rango, en la que la compenetración es sencillamente perfecta. Ambas, pianistas de clase, mantienen esta condición al ligar su trabajo en uno de los dúos por algo más famosos y de más abierto prestigio entre cuantos, muchos, existen. Podría decirse que se logra una ideal identidad en las ejecuciones, el mecanismo, el sonido y la expresión, al margen de un reflejo de mayor temperamento en el gesto de Katia, de signo más espectacular, por extrovertido. Esta vez ofrecieron ejemplos de músicas a cuatro manos y otras para dos pianos, segunda fórmula quizá más habitual en sus conciertos y de mayor efecto. Decía que el programa, en su conjunto, resultó un. poco externo, pero grato y simpático. En la primera parte, y al margen de que agradezcamos la gentileza de incorporar músicas españolas, las versiones de los tres fragmentos de Albéniz- ¿por qué las cuatro manos? -resultaron muy, muy discutibles. Disparada en el ritmo Sevilla y un poco Aragón con un énfasis que rompe la natural distinción de Pavana, capricho hubo en estas obras y en las Danzas de Infante a dos pianos, de. un andalucismo topiquero y directo, excesiva dosis de temperamento español... ¡yole! Deliciosos los Juegos de niños de Georges Bicet: por la calidad de los doce pequeños números, muy ricos en contrastes, y por la versión primorosa. ¡Fue lo mejor! Siete fragmentos, varios de ellos como estreno absoluto, de West side story el magnífico de Leonard Bernstein, en muy brillante arreglo para dos pianos de Irwin Kostal, pusieron a prueba la maestría del adaptador- n o pidamos el imposible de mantener el encanto que dimana de voces y orquestacióny las técnicas e intención, en ritmo y fraseo, de las grandes intérpretes que, ovacionadas, regalaron dos obras en esa misma línea ligera y directa. A. F. e.