Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 20- 3- 87 ECONOMÍA Iberoamérica: Ofensiva de los deudores ABC 57 El deterioro del comercio de Iberoamérica en 1986 agrava su endeudamiento exterior Congresistas de EE Uü a favor de cancelar parte de la deuda Madrid. Syivia Carrasco Los países iberoamericanos, con una deuda que supera los 396.000 millones de dólares, afrontan un periodo difícil tras el grave deterioro de su comercio exterior en 1986. El superávit comercial se redujo a la mitad el año pasado, alcanzando los 15.000 millones de dólares. Varios congresistas norteamericanos intentan poner en pie una legislación, ya criticada por algunos expertos, que eximiría a algunos países del pago de la deuda. Desde los que piensan que la deuda debe tener una solución política global hasta los que apoyan la aplicación de medidas caso por caso todos parecen tener argumentos válidos. Después de la decisión brasileña, el pasado 20 de febrero, de declarar una moratoria unilateral del pago de la deuda, se temía que otros países adoptaran medidas similares y se produjera el efecto dominó Argentina acaba de suspender el pago de parte de su deuda al Club de París. Hace pocos días, Ecuador, asolado por un terremoto que ha causado la muerte de miles de personas y la destrucción del principal oleoducto del país, anunciaba la suspensión del pago de su deuda para lo que queda de año. Pero éste ha sido un caso de fuerza mayor y no una consecuencia directa de la postura brasileña. Este pequeño país, que tiene una deuda de 8.400 millones de dólares, no pagará este año los 1.700 millones que le correspondían en concepto de intereses y amortizaciones. Pero antes de que Brasil, Argentina y Ecuador tomaran sus medidas, otros países estaban ya practicando el no pago de una parte de su deuda. Cuba dejó de pagar el pasado verano los intereses de su deuda en moneda dura de más de 3.500 millones de dólares. Nicaragua, por su parte, reconoce que su deuda con la Banca internacional es de 4.000 millones de dólares, pero dice que la crisis económica y la agresión norteamericana impiden amortizarla. Honduras, con unos compromisos de 3.000 millones de dólares, no ha pagado los 15 millones que le correspondían en concepto de intereses y está renegociando el pago de su deuda pública con los Bancos comerciales. Desde hace cerca de un año, Costa Rica viene desembolsando cada mes sólo un cuarto o un tercio de los intereses debidos. Perú sólo destina el 10 por 100 de sus ingresos por exportaciones al pago de sus compromisos. Finalmente, Bolívia lleva cuatro años sin pagar los intereses de su deuda pública. crecimiento muy superiores a la media: Perú, 8,5 por 100; Brasil, 7 por 100; Argentina, 5,6 por 100; Colombia, 5,3 por 100; Uruguay, 5 por 100, y Chile, 5 por 100. Debido a la caída de los precios del petróleo, el Producto Interior Bruto de México registró una disminución de 4 por 100 mientras que Ecuador no crecía más de un 1 por 100, llegando Venezuela al 3,1. Por otro lado, el comercio exterior tuvo un desarrollo desfavorable ya que el superávit del continente no sobrepasó los 15.000 millones de dólares, aproximadamente la mitad de la cifra alcanzada el año anterior. n O OTROS DEUDORES DEUDA EXTERNA TOTAL 1985 (en mücs de millones) i CHILE í: i S; i URUGUAX w I ARGENTINA FMI y reajustes La posibilidad de obtener nuevos créditos de la Banca internacional siempre se ha visto facilitada cuando el país beneficiario ha aceptado seguir las consignas de reajuste del Fondo Monetario Internacional. Control de la inflación, congelación de precios y salarios y en general todas las medidas de una política económica restrictiva suelen suponer la luz verde de los nuevos créditos. Para algunos expertos, esto no es más que una pescadilla que se muerde la cola Una política restrictiva implica menos inversiones, menos producción y por lo tanto menos exportaciones. Los países endeudados dedican una gran parte de sus ingresos por ventas de productos al exterior al pago del servicio de la deuda. En la Prensa internacional, prestigiosos editorialistas han criticado la decisión brasileña de suspender pagos porque, decían, es un país con grandes recursos naturales, que con sólo un pequeño porcentaje de sus ingresos por exportación puede pagar el servicio de su deuda. Sin embargo, si Brasil llegó a esta situación fue porque el Gobierno de José Sarney anuló el plan Cruzado, al no soportar los costes sociales que implicaba. Por cierto que este país ha solicitado oficialmente al comité de bancos acreedores en Nueva York la prórroga en el pago de créditos a corto plazo, que po 15.000 millones de dólares vencen el próximo 31 de marzo. Esto demuestra que al menos no olvida una parte de sus compromisos. A los pocos días de que Brasil anunciara la presentación de un plan a sus acreedores, dando prioridad al crecimiento antes que al pago de la deuda, dimitió el ministro de Planificación, poniendo en evidencia los desacuerdos internos del Gobierno para resolver la crisis del país. Interés congresista Mientras tanto, en Estados Unidos varios congresistas demócratas han expresado su preocupación por la deuda e intentan poner en pie una legislación que permita cancelar una parte de la deuda de algunos países. Según otras propuestas, se trataría de crear instrumentos financieros que permitan al Banco Mundial o al Fondo Monetario. Internacional la compra de una parte de los compromisos de los Bancos privados. Pero muchos expertos ya han puesto el grito en el cielo afirmando que esto generaría más cautela por parte de las instituciones financieras para conceder créditos. Los Bancos norteamericanos soportan el mayor riesgo en Iberoamérica en general y. en Brasil en particular. Este país les debe 18.600 millones de dólares en deuda con vencimiento a más de un año, y Citicorp, Chase Manhattan, Bankamerica y Manufacturers Hanover son los que tienen mayor riesgo. Y en el trasfondo de todas estas medidas se encuentra para muchos congresistas demócratas el problema del déficit comercial norteamericano de 143.000 millones de dólares. Argumentan, y no sin razón, que las políticas restrictivas impiden a los países endeudados importar productos del exterior. La novedad de estas últimas semanas es que, por primera vez en muchos años, algunos políticos aceptan la idea de una quita. Una quita que, en todos los casos, tendría que ir respaldada por el Fondo Monetario Internacional. Cualquier medida que se adopte, nuevo Plan Baker, renegociación generos a, políticas de ajuste, cancelaciones, tiene que llegar pronto porque la magnitud del problema aumenta cada día y los acreedores tienen cada vez mayor resistencia a conceder nuevos créditos. Coyuntura desfavorable Esta situación se ha visto agravada en 1986 por la disminución del precio de las materias primas, sobre todo el del petróleo y del café. Países como México, Venezuela o Ecuador, estos dos últimos miembros de la Organización de Países Exportadores de Pe- tróleo, han sido los más afectados. Brasil o Colombia también al ser los mayores productores mundiales de café. A pesar de todo, Iberoamérica tuvo en 1986 un crecimiento del 3 por 100, según datos del Banco Germánico de América del Sur. Algunos países registraron incluso índices de MUTUA ILICITANA DE SEGUROS comunica que, para dar cumplimiento a lo dispuesto en la ley de Ordenación del Seguro Privado y su reglamento de aplicación, en lo sucesivo su denominación será Mutua Ilicitana de Seguros a Prima Fija