Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 34 TRIBUNA ABIERTA VIERNES 20- 3- 87 S el año 1975, s i n d u d a el punto de referencia necesario para ver con claridad meridiana el devenir político de la joven democracia española. Sociológicamente parece viable la tesis de una derecha heredera de los hábitos del anterior régimen, en la que se abre un proceso de reconversión, como resultado de la cual significados hombres del franquismo pasarían a engrosar las filas de una derecha naciente que asumiera los principios de la democracia. Así, la UCD conseguiría entonces aglutinar a su alrededor a millones de españoles conectados directamente con el régimen anterior. Problemas de liderazgos destrozaron aquel intento, que si bien en su día resultó, carecería de la mínima conexión ideológica que le permitiera una vertebración sólida para ser el gran partido de centro- derecha que mayoritariamente demandaba la sociedad española. Hasta aquí, a grandes rasgos, habría hecho una radiografía sintética de unos fenómenos socio políticos, cuya profundización podría llenar las páginas de cualquier enciclopedia. Muchos fueron los hechos acaecidos y no me es posible resumirlos en las pocas líneas que un artículo de opinión permite. En cualquier caso es un tema abierto para sucesivos comentarios. E RÉQUIEM POR UNA DERECHA DEMOCRÁTICA A partir de aquí, sin ninguna acritud por mi parte, quiero proponer unas reflexiones para que todos, ustedes y yo, profundicemos en el tema que nos ocupa en este artículo: la vertebración política de una derecha moderna y democrática, sin la cual, como resulta evidente, no habría en España alternativa real al socialismo. Reflexiones: 1) La derecha a la que he hecho referencia al remontarme al año 1975, que se supone tenía como objetivo canalizar hacia la democracia a destacados miembros del franq u i s m o se p e r p e t ú a Sus h á b i t o s y E acusaron de atizar la caldera de la g u e r r a f r í a contra su patria, Rusia; de escritor decadente, que defendía al individuo cuando las grandes corrientes de la Historia daban el protagonismo a las masas, a los colectivos sin rostro. Boris Pasternak conmovió a Occidente reflejando simplemente la tragedia del hombre frente al rígido mecanismo social que programa la felicidad futura en dosis quinquenales, supeditando los medios a los fines y orillando en el trayecto las tensiones, el sufrimiento y la infelicidad personales. El hombre nace para vivir, no para prepararse a vivir... y te vida misma es algo tremendamente serio dice el doctor Jivago. Para los dirigentes rusos de los años cincuenta, la revolución estaba por encima de la vida, y la reivindicación del derecho a la realización personal fue considerada un crimen de heterodoxia comunista. La novela El doctor Jivago, aun refiriéndose a etapas concretas de la revolución rusa, apuntaba más allá, era una cruel reflexión sobre el sueño revolucionario de la Humanidad, sirven, están obsoletas. La política de laboratorio con complicadas fórmulas, con intrigas, Por Luis OLARRA con especulaciones, y todo ello dirigido por costumbres adquiridos en el régimen anterior mediocres, no ilusiona absolutamente a nadie siguen siendo hoy sus pautas de conducta. y menos a una sociedad joven que pide clariEsto, que a mi juicio es un problema gran- dad, sinceridad, transparencia... de que arrastra a la derecha en España, se 4) Ya en último lugar de estas reflexiones, agrava más si cabe por la cerrazón que los y para no extenderme en exceso, quiero hamismos hábitos imponen a una importante cer una llamada a la esperanza, a abrir camimasa de población, no socialista, nos de futuro. La derecha espapero ajena al mundo de las preñola tiene que cambiar, pero tiebendas, favoritismos y cacicadas ne que c a m b i a r d e s d e los que se le atribuyen, no siempre cimientos, cambiar personas y sin razón, a la derecha tradicioprogramas, reformar estructuras, nal que se niega sistemáticamodernizar criterios y perder himente a nuevos aires, más frespocresía. cos, que las generaciones jóveMiren ustedes: yo, que soy un nes imponen. hombre de derechas, creo pro 2) He hablado ya de un rejuvefundamente en la democracia, y necimiento, tanto de personas en muchas ocasiones he pasado como de estructuras. Quiero mativergüenza ajena de los casos zar que me refiero a un rejuvenecique en nombre de una supuesta miento real. Una derecha que rederecha se han dado en nuestro presente las inquietudes de más país. de seis millones de españoles que Dicen de mí que soy un homLuis Olarra se comprenden entre los dieciocho bre muy claro; pues bien, un caEmpresario y los cuarenta años, ya que los de cique es un cacique, sea de dela derecha tradicional no ofrecen rechas o de izquierdas, y, desde perspectivas de futuro. luego, si es de derechas o cree Por ello, desde la comprensión mutua, jó- representar de alguna manera a la derecha, venes y menos jóvenes, cuyo deseo es cons- hemos de ser nosotros los que lo pongamos truir una alternativa, deben encontrar el cami- en evidencia. Mientras este proceso de crítica no que los conduzca a una organización seria interna profunda no se vea en la derecha, jay con futuro. más seremos alternativa. ¿Por qué? Porque 3) La derecha actual, que, como he men- algunos personajes, en busca de lucro persocionado ya, sigue comandada por aquellos nal, han utilizado a la derecha como plataforque se supone sólo tenían que hacer la tranma, como instrumento del caciquismo, casi, sición para facilitar el acceso a la democracasi, como instrumento humillante hacia los cia, y a la vista de ia comodidad de cargos, demás. La otra nueva derecha, libre de estas escaños, etcétera, han decidido alargar la ataduras, prebendas y favoritismos del pasatransición durante veinte o treinta años susti- do, es la que puede presentarse como altertuyendo lo que tenía que ser un servicio a la nativa al socialismo en un futuro próximo. De sociedad española por el mantenimiento de otra manera habrá socialismo en España prebendas personales tienen un gran proble- doscientos años más, como mínimo. ma: las viejas formas de hacer política ya no sus coetáneos. Las largas jornadas de tren, el vertido horizontal de las estepas nevadas, el amor de Lara... son PORTAL imágenes que han convivido con nosotros, occidentales, como parte irrenunciable de nuestro propio espíritu. Todavía hoy, ahora mismo, la noticia de esta publicación postuma tiene la capacidad de detenernos en el camino de la prisa y de hacernos reflexionar sobre la vida del hombre, condicionada por la Historia, sobre el sentido de una obra literaria hecha por un hombre, y sobre el destino mismo de las revoluciones. La revolución se hace para cambiar el mundo, pero el cambio dura demasiado o llega demasiado tarde. El sentido de la obra literaria es buscar un sentido a la vida, despojarla de su misterio, de sus contradicciones. Y, por fin, la vtda del hombre, misterio, historia y cambio en sí misma, caracterizada por una brevedad que puede ser fulgurante, capaz de descubrir el infinito matemático, la onda electromagnética o la penicilina, o capaz de escribir El doctor Jivago. Una tradición antigua enseña: Toda teoría es gris pero verde el árbol de oro de la vida. L EL ÁRBOL DE ORO DE LA VIDA Por Marta y era una dura crítica a la esperanza escatológica marxista. Boris Pasternak no fue nunca oponente político a) régimen, al contrario, fue un intelectual revolucionario, pero le tocó vivir una de las mayores conflagraciones de la época contemporánea. El doctor Jivago es una visión del anhelo de redención del hombre, que se siente llamado a la construcción colectiva de un mundo nuevo, pero que se da cuenta de que la empresa cuesta un precio excesivo: el desahucio del alma, la postergación de la vida. Publicada en Italia en 1958, le valió a Pasternak el premio Nobel de Literatura y la enemistad de sus pares, la Unión de Escritores de Moscú, que, halagando la fobia occidental de los gobernantes, llegaron a pedir su expulsión de la Unión Soviética. El escritor suplicó que lo dejaran vivir en su patria, y en ella murió dos años más tarde. Ahora, treinta años después, la novela El doctor Jivago será editada en Rusia y podrá ser leída por sus compatriotas, aunque ya no por