Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 20- 3- 87 NACIONAL Acoso etarra a las Fuerzas de Seguridad ABC- 19 Jorge Argote: Defendemos a las Fuerzas de Seguridad del terrorismo liberticida ETA trata de minar la acción antiterrorista de nuestros hombres San Sebastián. Jesús María Zuloaga, enviado especial Hemos establecido un equipo multiprofesional para la defensa de los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado, de los sistemáticos ataques, descalificaciones y calumnias que el terrorismo liberticida, sus asociados y otros grupos pequeños de apoyo, articulan a través de denuncias falsas ante la jurisdicción por supuestos malos tratos en los interrogatorios manifiesta, Jorge Argote, abogado de las Fuerzas de Seguridad en el País Vasco. Con estas palabras define el citado abogado la misión del equipo que formó a partir de enero de 1985 para la defensa de las Fuerzas de Seguridad. A este respecto, el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Guipúzcoa manifestó a ABC que hubo un momento, durante seis meses, en que nos encontramos en una situación límite y los etarras no tuvieron el acoso que tienen ahora ya que la mayor parte de los integrantes del Servicio de Información estaban suspendidos de empleo y sueldo como consecuencia de denuncias por presuntas torturas. El mismo mando de la Benemérita señaló que la situación ha cambiado y que, de no haber sido así, nos hubiéramos tenido que ir todos de aquí y tendrían que haber venido otros que, lógicamente, no tendrían en principio la experiencia de los integrantes del citado Servicio de Información. Cabe recordar a este respecto que en los últimos cuatro años han sido detenidos 60 comandos, 40 de los cuales lo fueron en Guipúzcoa. Jorge Argote señala que los ataques, definidos tácticamente por el terrorismo como un frente más han sido tan sistemáticos y agobiantes que de no haberse organizado una defensa adecuada, la situación de los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado sería, sin. duda, mucho más delicada de lo que ya es. Evidentemente- añade- no era suficiente una defensa jurídica puntual en algunos procesos (por brillantes que fueran los letrados) frente a un ataque generalizado y organizado. Se mostró precisa una defensa organizada, capaz de oponerse a esa avalancha de denuncias y calumnias, y dar, frente a ellas, una voz jurídica organizada y unificada a los miembros de las Fuerzas de Seguridad. Parece que el resultado es esperanzador y en esa línea seguiremos ahondando. Para Argote, las denuncias responden a una táctica de ETA para minar la operatividad antiterrorista de las Fuerzas de Seguridad. No se puede olvidar (y los terroristas liberticidas no lo olvidan) que la lucha antiterrorista se lleva por hombres, y los mejores de ellos son objeto de numerosas denuncias y vergonzosas denuncias públicas y eso, como no, afecta y muy profundamente a esos hombres, a sus familias y a su entorno. Por otro lado, también afecta a la operatividad de los servicios policiales. Son cientos de horas las que pasan lo mejores hombres de las Fuerzas de Seguridad en los Juzgados para declarar, para ser sometidos a juicios, a careos, etcétera Hombres que deben moverse con discreción, con secreto- subraya el abogado- son puestos al descubierto, fotografiados, con lo que se pone en peligro sus vidas y se resta de forma importante, su operatividad al servicio que la sociedad les tiene encomendado. Más adelante, enfatízó que esta táctica del terrorismo hay que englobarla en su estrategia de minar y desprestigiar a las instituciones del Estado. Es claro que ETA, las gestoras pro amnistía, Herri Batasuna, dicen lo mismo de las Fuerzas de Seguridad que el Gobierno o el Parlamento. La única diferencia es que las Fuerzas de Seguridad son más vulnerables y están más cerca. Son un objetivo táctico. Hubo un momento en que Í mayoría de los miembros de los Servicios de Información estuvieron suspendidos de empleo y sueldo a consecuencia de denuncias de tortura Funcionarios que deben moverse con discreción son puestos a descubierto, con lo que se ponen en peligro sus vidas Estoy harto de esos tristes salvadores de patrias que ahogan la libertad de las gentes con sangre, extorsión y secuestros o muere en un enfrentamiento a tiros con la Policía, aquí se queman autobuses. 3. En Euskadi y Navarra, la Prensa y las uerzas políticas dedican gran parte de sus oaiabras al tema de la violencia y el terrorismo, con opiniones de todo orden. Cuando ocurre un hecho de este tipo, cuando se celebra una simple prueba en un Juzgado, se ocupa, durante muchos días, las primeras páginas de la Prensa local incidiendo e influyendo inevitablemente en la opinión, en el estado de ánimo de las gentes, del justiciable, del abogado y, sin duda, del juez y esta influencia es perniciosa para la Justicia En este contexto social, ¿querría ser juzgado? Cuando los que intervenimos en cualquier forma de administración de Justicia podemos ser mediatizados, presionados o influenciados por el medio, ¿no parece más conveniente y razonable, buscar un lugar más equilibrado? La Audiencia Nacional es un órgano de la jurisdicción ordinaria y el justiciable tiene el derecho inalienable de ser sustraído del medio en el que el apasionamiento ambiental puede afectar a la Justicia. Y viceversa, la sociedad tiene el derecho y el deber de buscar las condiciones objetivas de equilibrio y sosiego para garantizar una administración de Justicia no condicionada por contextos sociales apasionados, tendenciosos y violentos. Finalmente, manifestó que creo en la libertad como un hecho concreto vital. Creo en las libertades. Mi apuesta vivencial está con la España libre, democrática, constitucional, que hemos construido. Estoy harto de ésos tristes salvadores de patrias que ahogan la libertad de las gentes con sangre, extorsión, secuestros o violencia. Hay que cerrarles el camino. En esta sociedad libre no tiene cabida el liberticida etarra. El terrorismo y la sangre son la negación de la libertad. Porque creo en la libertad acepté este trabajo. Porque creo en la libertad estoy con las Fuerzas de Seguridad, las cuales cumplen cabalmente con la alta función que tienen constitucionalmente asignada Los abogados de HB Jorge Argote, al reiterar los fines del equipo multiprofesional que encabeza, señala que los abogados más conocidos de Herri Batasuna, casi sin excepción, defienden a los etarras asesinos y liberticidas; y, a la vezH llevan las acusaciones contra las Fuerzas de Seguridad. Y lo han venido haciendo de manera coordinada, colaborando entre ellos, transmitiéndose experiencias. De ambas acciones, hacían un todo o un conjunto, un solo frente. Ante esta acción coordinada, no se oponía otra de iguales características. Ahora, sí, y ya no lo tienen tan fácil En otro momento de la entrevista, Argote se mostró partidario de que todos los procedimientos conexos con la acción terrorista se tramiten en la Audiencia Nacional, que es una jurisdicción ordinaria y no especial como se quiere hacer ver desde algunas instancias, de manera desenfocada y tendenciosa La Justicia precisa- -agregó- -de equilibrio, mesura, ponderación. Tranquilidad y reposo mental. En todos: en los magistrados, en los jueces, en los justiciables y en los abogados. Y hoy nadie puede poner en duda estos hechos: 1. El terrorismo tiene su foco en Euskadi y Navarra. Aquí se mata y secuestra más cotidianamente que en ningún lugar de España. Cualquier persona puede ser aquí objetivo de los terroristas en cuanto se oponga a ellos, ya sea desde la Prensa, desde la política, desde el mundo del trabajo, o desde el puesto diario en la vida de un hombre medio e incluso desde el mundo que configura la jurisdicción (jueces, abogados, sanitarios, médicos, etcétera) Desgraciadamente hay ejemplos de todo ello. 2. El fenómeno terrorista y la acción antiterrorista tiene en esta sufrida tierra una especial incidencia. Si unos terroristas son detenidos en Francia, en Euskadi hay manifestaciones violentas. Si un terrorista es detenido