Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ABC OPINIÓN VIERNES 20- 3- 87 Panorama FLORIDO, MAQUILIADOR S EGURAMENTE la estatuilla de bronce que te acaban de dar ya huela al humo de tus cigarros habanos. Impenitente fumador, al que una vez un caricaturista describió como un bigote detrás de un enorme veguero, te imagino escudriñador dando vueltas alrededor del Goya de Berrocal, que ahora, es tuyo, entre la humareda de un montecristo. No pudiste recogerlo en persona cuando la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España decidió por votación secreta que tú, Fernando Florido, eras quien más merecía el primer premio de maquillaje. Estabas en ese momento trabajando lejos de Madrid con tus caracterizaciones fantásticas y tus monstruos terroríficos que los que te conocemos de cerca sabemos que es la faceta que más te gusta de toda tu dilatada obra profesional. Quizá fue mejor así; las relaciones públicas y los actos de sociedad no son precisamente tu fuerte. Lo tuyo es el trabajo silencioso, recluido en ese pequeño taller de alquimista del naturoplasto y la sangre artificial. En esos pocos metros cuadrados rodeados de estanterías donde sé alinean las cabezas cortadas, las máscaras orientales, los esqueletos desmantelados y los pelos postizos que sirven ADIE se ha enterado de que el director tan pronto para el bigotito de un dictador general de la Guardia Civil, señor Rolcomo para el morro del hombre- lobo. dan, haya visitado al presidente del Gobierno Ahí, ensayando nuevos trucos plásticos, para expresarle respetuosa, pero enérgicaprobando nuevas mezclas de maquillaje, es mente, la indignación de los altos mandos de donde te sientes mejor y se te pasan las ho- la Benemérita ante la vergonzosa humillación ras muertas. Mucho mejor que en los estre- que le fue infligida en Reinosa. Nadie sabe nos de gala o en las entregas de premios. que tal manifestación se acercaba mucho a Mucho mejor aún que en los despachos de un ultimátum. las productoras o en los bares de moda donNadie se ha enterado y nadie lo sabe, porde se fraguan la mayoría de los contratos y que, probablemente, ninguna de las dos codicen que los galardones. sas ha sucedido. En sustitución, el secretario No moviste ni un dedo para que te dieran de Estado para la Seguridad, Rafael Vera, ha ese pesado Goya con cresta móvil. Ni una circulado órdenes estrictas para acabar de sola llamada de teléfono para pedir que te una vez con las violencias extremistas o mervotasen, me consta. Ni tan siquiera aceptas- cenarias en las manifestaciones. Esto sí se te, como decano y maestro de maquilladores, sabe, porque lo ha dicho el señor Vera. pertenecer a la Academia cuando te lo propuPero lo que no se sabe es que el presidensieron, quizá para no verte en la disyuntiva de votarte o no votarte. Pero, pese a todo, te te del Gobierno haya circulado a sus ministros conflictivos la orden de tratar los asuntos nominaron y luego te eligieron. de tal manera que el entendimiento con los Reconocían así tus compañeros por enci- sectores públicos afectados por sus decisioma de todo una increíble labor de caracteri- nes preceda y, por consiguiente, haga innezación en la película Dragón Raplde llena cesarias las manifestaciones que traen en su de personajes de la historia reciente que to- seno la semilla de la violencia callejera. No dos guardamos en nuestra retina y que tú, se sabe porque, probablemente, tampoco ha Goya del celuloide, has sabido recrear como ocurrido. nadie. Hay ministros, no es preciso dar nombres Reconocían así una labor de casi cincuenta porque están en la picota, que actúan con años y doscientas películas. Acuérdate cuan- prepotencia, con auténtico despotismo hasta do debutaste en Cancionera en 1939, como ayudante del ya desaparecido y casi mítico Antonio Florido, otro monstruo de la VENTA DE ESTIÉRCOL PROCEDENTE pintura cinematográfica. DEL HIPÓDROMO DE LA ZARZUELA Reconocían así que, a pesar de todo lo Se pone en conocimiento de las personas inque refunfuñas, capaz de cantarle las cuarenteresadas en la adquisición de estiércol, que es intención de la Real Sociedad de Fomento de ta al lucero del alba, tú llevabas razón frente la Cría Caballar de España contratar la venta a algunos que habían criticado o silenciado tu de estiércol procedente de la estabulación de caballos por el plazo de un ano. caracterización de ese Franco joven y levanLas ofertas deben dirigirse a la oficina de tisco en tierras africanas. Administración de la Real Sociedad de Fomento de la Cría Caballar de España, Hipódromo No le des más vueltas. Ese Goya era tuyo de la Zarzuela, Aravaca, 28023 Madrid, antes desde hace tiempo, lo que pasa es que aún del próximo día 20 de marzo del presente año. Los pliegos de condiciones para la adquisino se había inventado: Florido, maquillador. ción del estiércol pueden recogerse en las Planetario que les rompen las farolas. Entonces capitulan. Dejan la dignidad del Gobierno en mucho peor estado que la de la Guardia Civil después del agravio de Reinosa. Si esos ministros se olvidaran del rodillo antes, actuaran democráticamente antes, los que elaboran la conflictividad social y callejera se quedarían sin motivos. Nadie podría desfilar por Serrano con cartelones llamando al ministro cornudo, que los deja sin un duro aunque el primer adjetivo no sea verdad y la frase que le sigue sí. De modo que un comportamiento más inteligente de los ministros de cuyo nombre no quiero acordarme evitaría la tensa visita- n o ocurrida- del señor Roldan al señor González, la tensión- n o hecha pública- de los altos mandos militares de la Guardia Civil y del Ejército y el desfaroleo callejero que, en vez de dejarnos a oscuras, nos ilumina sobre la mala, la imprevisora, (a predominante política del equipo ministerial agonizante al que la perseverancia del señor González administra un gota a gota revivificador. Y que conste que no tiene razón don Felipe cuando dice que los políticos no deben opinar de la Prensa, en vano intento por domeñar la morbilidad de su vicepresidente. El mismo derecho que los periodistas tenemos de criticar al Gobierno y a los ministros tienen éstos de criticarnos a nosotros. No hacerlo sería una postura despectiva. Hacerlo con buenas formas sería una manera eficaz de diálogo democrático. Así que, en rigor, lo que tendría que hacer don Felipe sería circular a su vicepresidente unas instrucciones sobre las buenas maneras. Tal vez enviarle una edición lujosamente encuadernada de aquel libro de nuestra infancia, el Juanito que don Alfonso, empecinado entre Machado, Mahler y la Termodinámica, cuando era chico, no tuvo tiempo de leer. Lorenzo LÓPEZ SANCHO SE SABE, NO SE SABE N Fernando PASTRANO mencionadas oficinas. inln 1 ni Tin i i r