Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE O que no se puede decir de Assumpta Serna es que no tenga el alma viajera y los nidos hogareños bien dispersos. Assumpta, natural de Barcelona, tiene piso en Madrid, en París, en Londres... y pasa su tiempo libre en una casita de Andorra. O sea, que con Assumpta hay que tener mucho cuidado. ¿Por qué? -Porque le dices eso de te voy a poner un piso y te puede responder: Sí, pero en Oslo y a ver qué haces. Es broma. La verdad es que se está situando estratégicamente para convertirse en estrella del Mercado Común, que es lo que se lleva ahora. Ya ha hecho tres películas en Francia y el próximo mes trabajará en una cuarta junto a Jeanne Moreau, filme en el que también tendrá un importante papel Laura del Sol. Y cuando haya conquistado Europa, Assumpta tiene sus ojazos rasgados puestos en América. De momento, posee una beca para estudiar en Estados Unidos, en la escuela de Robert Redford. ¿Y va a ir? -Pues no sé. Lleva ya dos años diciendo que se va, que se va... y no se acaba de ir. A lo peor le pasa como a esa actriz que yo me sé, que todos los años decía que iba al Actor s Studio de Nueva York: va camino de los cuarenta y todavía no le ha visto la dulce carita Lee Strasberg. Es que una cosa es decir y otra... Juan Diego, que ahora rueda en el Sahara cercano a El Aaiun una película que dirige Marco Ferreri, le dice a un colega que le visita que me transmita el siguiente mensaje: -Dile a Amilibia que estoy cobrando tanto como Imanol Arias, para que vea. Sí, tendré que ver el contrato, porque dicho así... Puede que cobre tanto como Imanol, pero más, no. Nadie puede cobrar más que Imanol, porque lo de Imanol es increíble, insuperable. Fíjense cómo será lo de Imanol que me han dicho que aun cobrando menos, él gana más. ¿Y cómo es eso? -Me lo han explicado, pero no lo he entendido muy bien... La película que interpreta Juan Diego con Michel Piccoli se titula Blancos ser buenos Por cierto, que hablando de dineros y de blancos forzosamente tengo que contarles algo de Butragueño. ¿Se casa, por fin? -Dice, el muy picaro, que no tiene edad, como la Gigliola Cinquetti... L Bertín Osborne y su libro Lo que yo no sabía es que al delantero del Madrid le gusta invertir en pintura. Como lo leen, Al pintor ayamontino Florencio Aguilera, que ahora expone en la galería Kreisler, le ha comprado cuatro cuadros, valorados en dos millones de pesetas, más o menos. -S i compra cuadros, es que está poniendo casa, y si pone casa, es que se casa... -Hombre, visto así... Lo único seguro, que yo sepa, es que el lunes próximo va a comer cocido, palabrita del Niño Jesús que sí. El día 23 le van a entregar, en Torres Bermejas, el castizo Garbanzo de Plata, tras el tradicional cocidito. Y volviendo un momento a Juan Diego. ¿Saben ustedes quién es su oponente femenina en la película de Ferreri, quién es su compañera de tienda de campaña, según las lenguas de triple filo de las dunas? Nada menos que Maruchka Oetmers, la holandesa protagonista de El diablo en el cuerpo que tanto escándalo ha organizado por ahí... ¿Y por aquí? -A q u í ya no escandaliza nada. Felicidades, Juan. Como también hay que felicitar a Bertín Osborne, que ya ha terminado el libro que estaba escribiendo y en el que ha metido de todo: relatos cortos, poesías, artículos, reflexiones sobre cuestiones de siempre y de ahora, etcétera. ¿Y hace algún ensayo? -No. Dice que bastante ha ensayado ya... Bertín, como yo, como casi todo el mundo, intenta explicar y explicarse este país, y para ello ha echado mano de una anécdota que cuenta en el prólogo. Dice que un matrimonio rico, muy rico, baja de un impresionante Rolls. En la puerta del restaurante neoyorquino, el negrito que limpia zapatos les dice al pasar: -Algún día seré como vosotros. Bueno, pues según Bertín, en España, el limpiabotas les hubiera dicho: -Algún día os veréis como yo... Hay una diferencia, claro. Por lo demás, no se crean que Pedro Ruiz está perdidamente enamorado de una periodista catalana llamada Pilar Calvo. Y no crean, tampoco, que a Isabel Preysler no le pasan cosas como a todos los demás seres humanos; ahora, por ejemplo, le acaban de robar la radio, valorada en 150.000 pesetas, de su coche Mercedes. El limpiabotas neoyorquino le diría: -Señora, dentro de dos años yo le regalaré un aparato mucho mejor. Y el español: -Lo raro es que no le hayan robado también el coche... AMILIBIA Bertín Osborne ha terminado el libro que estaba escribiendo y en el que ha reunido relatos cortos, poesías, artículos y reflexiones. A Butragueño le gusta invertir en pintura. Al pintor ayamontino Florencio Aguilera, que ahora expone en la galería Kreisler y con el que aparece en la imagen, le ha comprado cuadros valorados en dos millones de pesetas MARTES 17- 3- 87 ABC 113