Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 14- 3- 87- ESPECTAGULOS -ABC, pág. 7 5 Fuera de quicio jardielesco juego de Alonso de Santos Anoche se estrenó en el Reina Victoria la última obra de José Luis Alonso de Santos, Fuera de quicio bajo la dirección de Gerardo Malla y escenografía de Toni Cortés e interpretada por Gloria Muñoz, Amparo Valle, Arturo Querejeta, Francisco Javier, Paca Gabaldón, Paco Casares, Margarita Lascoiti y Paco Maestre. Después de su gran triunfo de dores niegan, simplemente, la Bajarse al moro que le valió realidad de los sucesos. El juego es muy complicado y la consagración que ya supone en la actividad teatral el premio Alonso de Santos se ve obligado Mayte, Alonso de Santos vuelve a insistir mucho para ir dando a la cartelera madrileña con una claves, por lo que la acción depieza en cierto modo sorpren- cae en pormenores de cuando en cuando. El diálogo, llevado dente: Fuera de quicio Al propósito extremadamente realista, con naturalismo, proporciona una pintoresca autodescripción de los directo, de Bajarse al moro sucede ahora un deliberado jue- enfermos, que son los protagonistas, y una red de elusiones go de apariencias que propone por parte del doctor y sus secuaal espectador una decisión difícil ces. La acción es más agitada entre lo real y lo imaginario. Pero que efectiva. Implica directamenese juego no es un fin en sí misAlonso de Santos te al público que, imaginariamenmo. El joven autor dispara en él te, compone el resto del persotodo un castillo de fuegos artifipersonaje tornasolado y funcional asilado y produce, así freciales en el que estallan muchas nal, Paco Maestre. cuentes cambios d- e p l a n o cosas: ciertas instituciones, forEl funcional decorado de Toni Reclama, pues, atención desmas del manejo de la democraCortés resuelve los mil problepierta y conduce, mediante concia electoral, la simple lógica enmas espaciales con soltura. Su tradicciones a la conclusión de frentada con las apariencias y su juego de carras con muebles que, a veces, percibir la realidad interpretación subjetiva, bajo la que unas veces se mueven sin tiene como premio alguna forma forma complicada de una acción significación escénica o sea para de electrocho en laberinto dé sucesos conecticambios de lugar, y otras, muy a vamente reales o imaginarios. lo Jardiei, en relación con los Amparo Valle, divertidísima capersonajes, es un acierto más, ricatura, y Gloria Muñoz, tipo que requiere para su utilización Fuera de quicio podría calificonvencional de locatis débil y perfecta mayor rodaje. carse de saínete policiaco. Acaasustadiza, componen la pareja so le conviniera ser considerado central, muy graciosa, de los suNo es obra redonda este como farsa burlesca o tal vez cesos. Paca Gabaldón, esbelta y Fuera de quicio en que Alonso comedia de enredo Alonso de resoluta, asume la belleza de lo de Santos ha querido resbalar Santos esta vez recuerda mureal y pecaminoso. Discreto docpor la cara opuesta de la realicho, en el discurrir de su trama, tor abusivo, Paco Casares. Su- dad directa, mirar las cosas desa ciertas comedias de Jardiei perficiales tontos para contras- de su contrarrealidad para mejor Poncela, por el gusto evidente te, Querejeta y Javier. Bien, en criticarlas, pero supone una nuedel autor de plantear situaciones su sorprendente escena paródi- va faceta en la evidente carrera enigmáticas, enredos intrigantes. ca, que lleva lo absurdo crítico a del escritor a cuajar en un autor Pero hay una diferencia esencial. una situación técnicamente exce- que se niega a toda facilidad de Jardiei acaba por explicar minusiva, Margarita Lascoiti y excesi- casillero. ciosamente todas las apariencias vo, mal entendido, en la ágil disorprendentes con arreglo a una rección de Gerardo Malla, en un Lorenzo LÓPEZ SANCHO lógica perfectamente burguesa e irónica. Alonso de Santos cierra su comedia de sorpresas y provocaciones con un cuchillo ensangrentado, cuyo brillo siniestro nos confirma al caer el telón, que lo ocurrido ante el espectaLondres. Efe dor no es resultado de imagina- El tenor español Plácido Domingo ha acordado pagar una comciones enfermas, sino el aspecto pensación al promotor de un concierto que debía haber ofrecido externo de auténticas realidades. en diciembre pasado en Londres y que suspendió a última hora porque los precios de las localidades eran demasiado caros. La acción se mantiene, pues, en dos planos: uno de realidades Un portavoz del cantante con- metió también con el promotor a digamos normales, en el que vifirmó que Plácido Domingo ha ofrecer un concierto el 21 de juven el director del sanatorio de llegado a un acuerdo con el pronio próximo, en la sala de Wemenfermos mentales, las monjitas motor Jeffrey Kruger, quien debley donde tenía que haber acy el personal; otro, el de las remandó al tenor y sus represen- tuado en diciembre. clusas- ejemplarizadas en Rosa tantes por incumplimiento de Jesús López Cobos ha rey Antoñita, y sus cómplices, tamcontrato. El portavoz no precisó novado su contrato con el Institubién Jntemos de un psiquiátrico, la compensación que se pagará to Nacional de las Artes EscéniAntonio y Juan, que ven las coal empresario, pero en medios cas y de la Música, del Ministerio sas reales desde el ángulo deperiodísticos de la capital británi- de Cultura, como director titular formante de sus mentes enferca se estima que es de mas de de la Orquesta Nacional de Esmas. Los asilados dudan de la veinte millones de pesetas. paña, por un nuevo periodo de realidad que perciben. Los asilaPlácido Domingo se compro- tres años. Un Goya con sorpresa para premiar al cine español Madrid. J. R. V. Una, cuando menos, curiosa efigie de don Francisco de Goya, original de Berrocal, premiará a partir de este año el genio cinematográfico patrio, a propuesta del sanedrín del cine nacional, que es la tan esperada y recién creada Academia del Cine de España. Si Goya levantara la cabeza y viera lo acaecido con su nombre y figura, seguramente de la misma testa genial no saldría un proyector de cine, como ha creído entender el gran escultor Berrocal, sino más bien truenos y centellas. Digamos que el invento es, por lo menos, original, sorprendente e ingenioso, lo cual no dice nada de su belleza, elegancia o adecuación al uso que tiene conferido, es decir, estatuillagalardón con que la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de nuestro país quiere premiar la más destacada labor profesional del año en cada uno de los once sectores del ámbito cinematográfico que entran en concurso. Al actq de presentación, en la nueva sede de la Comunidad de Madrid, asistieron diversos profesionales del cine, el director del Instituto del Cine, Méndez Leite, personalidades de la Academia, así como Joaquín Leguina, presidente autonómico, y el consejero de Cultura, García Alonso. La notable talla de Berrocal, quizá excesivamente realista, parece, más que el recuerdo artístico de un premio, una convencional figura digna de todo aparador de nogal que se precie. En cuanto a su tamaño, el testigo que firma no pudo levantarla con una mano, como es de rigor en el momento cumbre de la entrega de este tipo de premios, lo que no quiere decir nada, pero sí. Reproducida en bronce, destaca en el ocre verdoso de la pieza un medallón con el escudo de la Academia y el colorido abanico autonómico que representa lo que viene a ser la guinda en una escultura con visos de clasicismo. Pero realmente lo estrafalario está en cierto botón oculto que hace aparecer sobre la cabeza abierta del genio, un proyector de cine con sus dos bobinas que representa el mapa de la Península. Nunca mejor dicho, el sueño de la razón produce monstruos. Plácido Domingo compensará al promotor del concierto suspendido