Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 marzo- 1987 ABC Hfcrarío El guirigay nacional ABC VII -Música- El jazz su origen y desarrollo Joachim E. Berendt Fondo de Cultura Económica Madrid, 1986. 763 páginas Desde el año 1953 en que el erudito- Berendt publicó El libro del jazz muchas han sido las ocasiones en las que el divulgador de dicha música ha tenido que retomar la pluma para ampliar, vaf 4 ar y corregir las sucesivas ediciones de sus obras (hasta el momento editadas en dieciséis idiomas, de las que se han impreso un millón de ejemplares) cuyas coletillas iban siempre añadidas al mismo título: El jazz Si en la anterior edición en castellano, fechada la última en 1976 y hace años agotada, era Del rag al rock en la presente novedad ha sido cambiada por la más matizada De Nueva Orleáns al jazzrock Así, el autor de origen alemán goza de recomponer la perspectiva histórica reescribiendo la historia de la denominada música del siglo XX conforme pasan las décadas y el fenómeno musical se expande admitiendo influencias ajenas a su expresión y asimilándolas posteriormente. En esta puesta al día aumentada, corregida en parte, y también reescrita, tal como afirma en el prólogo su autor, la obra se ha enriquecido con doscientas páginas más. Es el tributo a una década en la que el jazz ha demostrado su vitalidad y desarrollo, al tiempo que ha asegurado conceptos. En cuanto al plan de la obra es el ya conocido y habitualmente empleado por Berendt: los estilos, los músicos, los elementos, los instrumentos, los cantantes, las cantantes, las bfcj bands los combos, y la definición, ahora incluida al final de la obra. El capítulo antes dedicado al jazz europeo se ha unlversalizado incluyéndolo en tos respectivos capítulos enumerados; tampoco se encuentra el dedicado al vocabulario jazzístico La añadidura capitular consiste en la adición de una discografía antológica de colecciones y en un útil índice analítico. Como es lógico, las mayores variaciones están en las referencias a las dos últimas décadas y en la supresión de algunas figuras que en determinado momento coquetearon con el jazz y a las que el paso del tiempo ha colocado en su sitio. Significativa es también la inclusión de un apartado dedicado al guitarrista John McLaughlin, figura que, curiosamente, está presente en la película y banda sonora de Round Midnight junto al protagonista musical absoluto, Dexter Gordon, a quien Berendt reivindica en esta edición como abandonado del pasado Bop y del presente Neobop Para el aficionado espa ño! causará alegría encontrar unas líneas dedicadas a uno de nuestros jazzmen Tete Montoliú, muy elogiosas. Como en sus libros anteriores, la puesta al día, que significa El jazz: su origen y desarrollo es una obra de obligado conocimiento para todos los aficionados a esta música, escrita con claridad y precisión, cuya concisión no esconde la exactitud. Ángel Luis INURRIA El cocido del hedonista H UBO un tiempo en que cavilé mucho sobre las diferencias entre el hedonista, el sibarita y el epicúreo. La verdad es que hoy los tres términos se emplean casi como sinónimos para definir a quien en la vida busca ante todo el placer. A duras penas encuentra uno, rastreando en diccionarios, leves distingos semánticos. Tal vez hedonista sea término más general, acaso sibarita evo- que una idea de lujo, quizá epicúreo insinúe mayor refinamiento. Puede que al glotón de cocido convenga llamarlo hedonista, al obseso de caviar sibarita y epicúreo al aficionado a la sopita de verduras de exquisito condimento. En todo caso los matices se afianzan acudiendo a la etimología: hedonismo viene de hedoné (placer en griego) sibarita era el habitante de la antigua Síbaris, ciudad de la Magna Grecia reputada por su lujo y regalo, y epicúreo es el discípulo de Epicuro, filósofo ateniense del siglo III antes de Cristo, partidario del placer como bien supremo pero tan enemigo de la voluptuosidad que su ideal, dice don Julián Marías, es de un gran ascetismo y, en sus rasgos profundos, coincide con el estoico No se le ocultará al astuto lector que cuanto antecede tenía un interés meramente académico. El hedonismo siempre estuvo mal visto en España y reservado a minorías hipócritas y felices. Los curas lo fustigaban, los políticos conservadores clamaban contra su efecto debilitante de las recias virtudes patrias, los ¡delólogos progresistas lo tachaban de egoísmo reaccionario. El propio pueblo español, ricos como pobres, deseaba en el fondo de su alma mesetaria el poder y el dinero más per se que como fuente de deleites. La douceur de vivre francesa es malamente traducible al castellano; confortable es anglicismo cursi que hubo de importarse violentando el sentido originario del viejo confortar, verbo que ya usaba Berceo. Y todavía no están lejos los tiempos en que algunos entusiastas deseosos de ir por el Imperio hacia Dios idearon aquella severa pintada advirtiendo que a los pueblos que se abandonan a la molicie los arrastra el torrente de ia Historia. Cuenta mi amigo volteriano de derechas don Joaquín Pérez Villanueva que cada vez que se. encontraba con Ridruejo, por entonc. es jerarca de la Falange, le decía: Hombre, Dionisio, avisa a tus mucha- chos que miren bien antes de escribir esas cosas. El otro día pasé por Gumiel de Izan y vi a unas viejas de negro tomando el último rayo de sol invernizo al socaire de una pared de adobe, justo debajo del letrero contra la molicie. Hay que reconocer que todo esto está cambiando, por la izquierda y por la derecha. Tanto los que antes cantaban a la famélica legión como los que ensalzaban la escurialense austeridad empiezan a mostrarse proclives a los más enervantes placeres. Ni curas ni políticos se atreven ya a predicar la mortificación. Los medios de comunicación exhortan al hedonismo. Un marxista lo llamaría mensaje subliminal del capitalismo consumista, pero es probable que ese mismo marxista se haya apuntado a uno de esos nuevos clubes de enólogos que por un ojo de la cara venden surtidos de vinos mediocres, o frecuente una boutique del pan. La calidad de vida está de moda, y no sólo por motivos racionales sino porque toda moda tiende a ser en sí Un imperativo categóriv co, acelerado por la cursilería y frenado por la hipocresía. Prueba de esto último es que El país siempre fiel sismógrafo de estos movimientos telúricos, anuncia (12- 2- 87) el regreso triunfante de los otros lenguajes Se refiere al juego de los abanicos y de los pañuelos, a! significado simbólico y social de perfumes y flores. Incluso alude a peinados y lunares pintados como signos insinuantes. Se olvidan del periclitado lenguaje burgués de los dobleces en tarjetas de visita, del lenguaje noble de la heráldica, del lenguaje arcano- y costos o- de las piedras preciosas. Pero ya los descubrirán y los pondrán de moda. Los bárbaros siempre terminan descubriendo mediterráneos. Por de pronto ya sabemos que García Márquez deja gran parte de sus ingresos por derechos de autor para sufragar uno de sus caprichos más conocidos pues para escribir necesita tener sobre la mesa flores amarillas a ser posible rosas. Parece más propio de un d Annunzio que de un paladín de Fidel Castro, pero los bárbaros también siempre terminan contagiándose de los decadentes que suplantan. Al final todo este nuevo hedonismo debe ir, como los anteriores, acompañado de una cierta hipocresía. Defender hoy el cocido es tomar una posición progresista, democrática y hasta radical asegura don José Esteban, citado por Las ArtesCrónica 3 (febrero 1987) Nuestros. antepasados lejanos se atracaban de cocido porque les gustaba, como la gente de hoy, pero con otra excusa: que así demostraban ser cristianos viejos, sin miedo al tabú judío y musulmán del cerdo. Eran tan hipócritas como los progres modernos. Quizá es que para disfrutar a fondo haya que ser hipócrita. TAIMARON