Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 14- 3- 87 TRIBUNA ABIERTA ABC, póg. 39 A palabra interpone un telón que nos distancia de la realidad, pero es la única manera que tenemos para que la realidad pueda ser transmitida. Nace entonces el símbolo que evoca aquello que no podemos aprehender directamente y manejamos tramas sutiles para evocar las experiencias vitales o intelectivas. Sólo así puedo entender lo que dice Goethe en el Segundo Fausto Cuanto ocurre no es otra cosa que símbolos Necesariamente, al tratar de reproducir las cosas por medio de estos símbolos, la imaginación interviene para que el acercamiento se logre con la mayor exactitud posible, y la palabra- e l sutil intermediario- se convierte en el principio que ordena todos los universos posibles. Resulta entonces que una verdad, sea material, sea incorpórea, al transmitirse es cierta e insegura, conjuntamente: cierta en cuanto atañe al excitante que pone en funcionamiento nuestro sistema de captación; insegura porque el símbolo es la representación del objeto, no el objeto mismo. Llegamos así a esas palabras falsiverdaderas de que hablaba Juan Ramón Jiménez y que gustaba de utilizar porque sugerían más que definían y porque obligaban a esforzar la imaginación en busca de hallazgos, inesperados en el perfil recortado de las cosas. Podríamos decir que gracias a la palabra la captación del mundo se convierte en un atributo personal: decimos árbol o fldr, pero ¿traemos a nuestra voluntad esos desamorados géneros que los botánicos llaman árbol o flor? ¿O más bien evocamos las realidades que nos rodean, sean abeto, palmera y naranjo o lirio, jazmín y siempreviva? como antes la transfiguró la palabra. Se van acumulando las imprecisiones y esa historia Por Manuel ALVAR que se cuenta, con una carga suficiente de readas normas o principios. Es lo que el hombre lidad, pero incapaz de transmitir la realidad puede ejercer con simultaneidad cuando entera, evoca en el lector un estado de fruipractica lo que decimos realismo y lo que de- ción que le llevará a repetir la lectura tantas cimos crítica: copia posible y discusión de veces como se sienta llamado por el deseo sus precisiones. O realismo crítico, que tanto de hacerlo. Ahora bien, el relato sufre una vale, y nos aclara lo que intentan conseguir doble interpretación: es historia objetiva si lo no pocos creadores. que pretende es contar algo que ha sido o verosímilmente pudo Si nos fijáramos en la novela, ser, y es historia subjetiva porpor poner un ejemplo fácilmente que el novelista es el supremo válido, podríamos sentar una teoría de relatividades. Tomemos hacedor que cambia el curso de La colmena El Jarama o los pasos interpretándolos. Así Los santos inocentes las exme explico la ambigüedad de los plicaciones nos valen. En seguijuicios o, incluso, la oposición da se nos hablará de realismo. que al valorar se pueda producir. Más aún, al juzgar las posibilidaHe hablado de La colmena des lingüísticas de novelas como El Jarama y Los santos inoéstas, se nos dirá que reflejan centes realismo de precisiones con exactitud una determinada se nos ha dicho, pero tengo mis realidad. Y, en su día, se habló dudas; en el otro extremo, invesde la precisión del magnetófono tigadores como Schraibman y y las conversaciones grabadas Litte dirán simbolismo. Es posisobre una cinta que lentamente ble que todo tenga sentido, para Manuel Alvar gira. Sí y no. Más no que sí. El obviarlo se ha inventado lo de de la Real Academia novelista acepta una convención Española lectura dual o con interpretacio (gentes que hablan de una denes plurales; con lo que volveterminada manera) pero esa convención se mos al principio. La pantalla interpuesta no convierte en una realidad simbólica semejan- permite ver con claridad: pasan los caballeros te a telón interpuesto para que el mundo no ai otro lado de aquel papel traslúcido y sólo se identifique con la palabra. La cinta recoge vemos la sombra espesa de su tropel, sólo desamoradamente todos los ruidos y en un eso. ¿Tras qué apresuran su galopada? ¿Es plano sin profundidad posible se registra la voz de la mujer y del hombre, el vuelo fugaz la historia del mal cazador o la llamada a una de las aves o el estridente rechinar, de las frontera en la que los bárbaros irrumpen? Si hay arte, necesariamente tiene que hamáquinas. El narrador selecciona y se queda con todo aquello que no es ruido, pero np le ber simbolismo. Otra cosa es que, bajo las No desdeñamos la realidad que nos cerca, basta o le sobra: sabe de las voces. La cinta apariencias, seamos capaces de reconstruir un mundo, que tal es la misión del creador. pues en ella nos logramos y gracias a ella sigue girando insensible y el narrador vuelve somos lo que somos y cómo somos. Enton- a practicar sus selecciones. Si fuera objetivo, Pero el lector, lee, es decir, identifica los elementos del texto, las grafías que sustentan la ces las criaturas intentan entender su mundo ya tendría bastante: entregaría al lector sus armadura del edificio o los sonidos que nos y transmitirlo, porque en el espíritu están to- cintas o, en todo caso, haría eso que en deapasionan por la voz; identifica las palabras dos los elementos que pertenecen al mundo terminados oficios llaman transcripción fonéticomo criaturas exentas, identifica el sentido de la realidad y al de la inconsciencia, porque ca. Sin embargo, al separar de este modo, en él cabe cualquier manifestación creadora: estaría reproduciendo sólo una parcela del subyacente para que la vida aflore con plenillamémosla estética o filosófica, si por estéti- mundo, y dudo que interesara a nadie, salvo tud. La obra no son las partes, sino el todo. Principio que hicieron vivir los hombres meca entendemos una intencionalidad hacia lo al investigador de ciertos aspectos lingüístique llamamos arte, y por filosófica, la que se cos. Al recuperar lo que en ese momento le dievales y que nosotros heredamos, aceptamos y repetimos: digamos cuadro o sinfonía, orienta hacia el raciocinio. No es necesario parece necesario, ha seleccionado arbitrarianovela o estatua. Vida reconstruida sobre reaclarar más: arte y raciocinio son también va- mente (o subjetivamente, si las palabras nos lores relativos, intransferiblemente persona- asustan) pero ni siquiera nos ha transmitido flejos de vida. Andadura nueva para alcanzar les, por más que los sujetemos a determina- lo que acaba de separar del conjunto, pues, esa luz que se anuncia tras cada epifanía. si lo hiciera, su mensaje no se entendería. Entonces procede a una nueva selección: acepta ciertas cosas (que juzga pertinentes) y rechaza otras (innecesarias o inútiles en la CASA DE SALUD DE SANTA CRISTINA convención que utiliza) El escrito costumbrisY ESCUELA OFICIAL DE MATRONAS ta normalmente falsea la realidad idiomática, Calle O Donnell, 59. Madrid no merece la pena cargarnos de razones, y CONVOCATORIA DE PLAZAS acaba no haciendo realismo, pero el escritor 1 MEDICO ADJUNTO realista se acoge al sagrado de Aristóteles y ENDOCRIIMOLOGO se conforma con la verdad posible y se queRequisitos: da en tal rasgo fonético (el que todos cono- Nacionalidad española. cen) algún giro sintáctico y ciertas parcelas- -Estar en posesión de titulo de médico, del vocabulario. El lector acepta la nueva seespecialista en Endocrinología. lección falsiverdadera y con ella reconsLas bases del concurso se encuentran truye el mundo que le transmiten: ha hecho liexpuestas en los tablones de anuncios de la Casa de Salud de Santa Cristina. teratura a partir de unos principios convencioEl plazo de presentación de instancias finales. Reales, sí, pero no auténticos en su nalizará el próximo d (a 27 de marzo, a totalidad. La realidad se ha transfigurado las catorce horas L LA PALABRA COMO SÍMBOLO