Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 14- 3- 87 TRIBUNA ABIERTA -ABC, pág. 35 res. Con ellos se intenN Asturias, como ta construir una lengua en toda Comuautóctona para uso del nidad autónoma Principado que, al misbien entendida, las mimo tiempo, se enarboPor Emilio ALARCOS LLORACH norías expectantes por laría como enseña proadherirse a las ubres pia de su identidad perdida y así recuperadel poder se afanan inquietas para encontrar electrónicas que gaitas, se comen más pinda Este síndrome añorante proviene de un recias hebras peculiares con que entramar y chos y hamburguesas que fabada. La moda y virus harto común y contagioso: la vana urdir un tejido original y único que sirva ine- la dietética (que es otra. moda) pueden más creencia de que lengua y comunidad humana quívocamente de señas de identidad de lo que la enervante y lacrimosa evocación del política coinciden. Se olvidan hechos evidenasturiano y elimine cualquier advenediza bo- edén primigenio ya desvanecido. tes: ¿No es el inglés instrumento de interrra foránea. Cierto que todos los afincados en Asturias cambio común en naciones disLos figurantes que ya han accedido al pri- contemplamos, con amor placentintas como el Reino Unido, los mer plano (más bien estrecho) del tablado re- tero y piadosa mirada, los relicEstados Unidos de América, gional remiten pronto de sus primitivos entu- tos pretéritos, nimbados con la Australia, etcétera? ¿No es el siasmos, si no de parola, sí de facto. La in- emoción que suscita lo que es español lengua oficial de una mensa mayoría, en cambio, dulcemente perecedero, lo casi caducado, lo veintena de entidades políticas recostada en las delicias rutinarias de la ren- ya transido. Ello no implica, sin diferentes? ¿Y no existen comutabilidad, permanece silenciosa, indiferente, embargo, que a ninguno de los nidades nacionales bien unitarias ajena a tales preocupaciones: para señas de aquejados por la nostalgia de los con pluralidad, de lenguas, como identidad- piensan sus componentes- les mágicos orígenes deleitables (si la helvecia cuatrilingüe? ¿Necebasta el documento personal del mismo nom- bien turbios y dudosos) se le ocurra renunciar a los múltiples sitaron Jovellanos, Campoamor, bre. Leopoldo Alas, Palacio Valdós, Dentro de aquellas minorías habría que artefactos que despliega ostentoPérez de Ayala, Casona, etcétediscernir dos grupos: primero, el de los candi- samente la civilización (no siemra, de un vehículo idiomático pedos, iluminados por la creencia en una remo- pre civil, sino también- ¡eheuículiar para dejar en sus obras, ta edad áurea paradisíaca, que han venido militar) de nuestros tiempos mocon la común lengua española, escamoteando malignos encantadores intru- dernos, posmodernos o prefutulas huellas vivas y particulares sos para imponer sus perversas normas exó- ros. ¿Quién de estos autárquicos Emilio Alarcos de lo asturiano? ticas; después, el de los calculadores prag- melancólicos trueca su runflante de la Real Academia La especificidad asturiana no Española máticos, que, con solapada frialdad, aplican automóvil velocísimo por el morequiere de tales artificios. La disus rnalabarismps sobre los primarios senti- desto, cauto y estridente carro mientos terruñeros de los demás, para, en río del país? ¿Quién ño cede a la tentación del versidad humana de Asturias ya consta desrevuelto, pescar en su pro la mejor redada. célebre teléfono y aguarda paciente la resde los tiempos históricos más antiguos y sus En ambos grupos, prescindiendo de sus in- puesta a misiva porteada por despacioso promoradores actuales siguen haciendo gala de tenciones ocultas o patentes, se manifiesta la pio? ¿Quién se aterra a humilde máquina un cierto sentimiento diferencial de asturiaportátil si es seducido por la maravilla del vomisma actitud de encarnizada búsqueda de nía frente a sus vecinos: ni en el extremo luble y pulcro ordenador? las señas de identidad sagradas. occidental se quiere ser gallego (aunque esto Y uno, ingenuo, se pregunta, sine ira et Los acérrimos pesquisidores de la quintae- sea lo que allí se habla) ni en el confín de levante se identifican con Cantabria (a pesar studio, si hoy, en verdad, puede hablarse de sencia asturiana- adictos, no obstante, a ese una cultura asturiana que difiera de la que progresismo consumista- se empeñan en de sus íntimos contactos) ni nadie aceptará existe en las demás áreas de España y, ni segregar espiritualmente el Principado de su ser confundido con un leonés (sin perjuicio de tan siquiera, de la que caracteriza al mundo natural conjunto. Ciegos en su mimética fielas patentes similitudes con la otra vertiente occidental en que nos movemos (aunque sea bre localista y olvidados del dicho de que de la cordillera) Esta asturianía se basa en sólo en carromato) Se percibirán, a lo sumo, Asturias es España y lo demás tierra conemociones sociocéntricas tradicionales, que variaciones cuantitativas respecto a la densi- quistada ignoran que aquí se apiñan en pueden resumirse en la presunción de creerdad y difusión de la cultura: los cultos abun- germen todos los defectos y todas las virtuse el cogollo y origen de la nación española y darán más aquí o allá, pero los ingredientes des del país. Los vanidosos ditirambos de lo en la vanagloria de ciertas actitudes de culturales son en esencia los mismos por to- propio y- las amargas quejas contra un desti grandeza adrede cultivadas, de algunas das partes. Las divergencias, en Asturias no adverso que no se intenta evitar; el orgullo modalidades gastronómicas y de la virilidad como en el resto, consisten en hechos deri- herido que encubre el sentimiento de inferioridel canto regional (hoy, sin embargo, expuesvados de su tradición histórica (costumbres, dad ante las reticencias deferentes del exteto al auge del roquismo Pero la asturiacreencias, idioma, etcétera) los cuales, cada rior achacadas al bilioso envite de la envidia, nía idea recibida con fe de carbonero en vez más y con ritmo creciente, van sucum- se entrecruzan intrínsecamente en nuestras unos, es más bien en otros pose literaria, biendo bajo los aludes incontenibles y nivela- actitudes. Si España se lamenta de estar al nada cerril y siempre abierta a todo lo extedores de los modos de vida universales. De margen de Europa, Asturias se siente relega- rior. Los asturianos preclaros, como se dijo esta suerte, por ejemplo, se bebe más güis- da y abandonada dentro del desconcertado de Clarín son provincianos universales qui y Coca- Cola que sidra, se visten más, va- concierto español. No son precisas más señas de identidad. queros que sayas, se oyen más guitarras Por ello, el intento de elaborar artificialmente un constructo de rasgos culturales que hagan destacar lo distintivo de Asturias frente a EMPRESA DE ÓPTICA CON SEDE las demás entidades humanas de la nación, a ALQUILER O VENTA EN VALENCIA PRECISA base de exacerbar, exagerar y distorsionar alDE OFICINAS VENDEDOR gunas peculiaridades, y de amputar, ocultar o para cubrir zona Centro rechazar otros ingredientes que, del origen C DUQUE DE SESTO Muestrario comercial con excelente servicio. Interesaque sean, son aquí, desde hace siglos, tan dos diríjanse, adjuntando curriculum vitae, al Aparta (Narváez) espontáneos y naturales como en otras zo do de Correos 1.296 de Valencia. Absoluta reserva nas del país, es pretensión vana que sólo conduce el empobrecimiento aislacionista, a un voluntario ascetismo sin compensación de ninguna especie. de una a tres plantas Donde más se manifiesta este ánimo seceAcceso independiente y sionista que agita a las mentadas minorías es Asamblea el lunes, 16 de marzo, 20,30 en el terreno lingüístico. Perduran en el Prinhoras. Gran anfiteatro Colegio Oficial de 1 1 plazas de garaje unidas cipado restos más o menos vivos de las vaMédicos de Madrid. Calle Santa Isabel, riedades dialectales en que se fragmentó el número 51 latín que malprendieron los primitivos ástu- E SEÑAS DE IDENTIDAD Y ASTURIANIA 208 552 760 m MEDICINA EXTRAHOSPITALARIA 276 74 73