Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO I 4- 3- 87- INTERNACIONAL ¿ABC, póg. 25 Nueva fase de hostilidades Propuesta estadounidense de en la cohabitación francesa comprobación de armamentos Polémica sobre la dirección de la diplomacia -París. Juan Pedro Quiñonero La batalla de Madrid entre Francois Mitterrand y Jacques Chirac ha sido la primera salva de una apertura de hostilidades que, tras doce meses de coexistencia, confirma las diferencias políticas, institucionales, estratégicas, diplomáticas, entre dos mariscales de campo a quienes sus tropas incitan a la batalla final. Mitterrand y Chirac ya cruzaron sus sables yerbales, con temeridad, en la cumbre de los siete de Tokio (mayo de 1986) y en la cumbre europea de La Haya (junio de 1986) La cumbre de Madrid viene a culminar y confirmar el teatro operacional donde se han desarrollado otros catorce conflictos sensibles: las batallas de los decretos- ley de la privatización, el derecho a go bernar por decreto- ley, lá revisión de los procedimientos de despide) laboral, los, proyectos gubernaméntaíes sobre Nueva Caledoriia, el estatuto administrativo de los extranjeros, el inicio dé lá privatización, la reforma, de la carta electoral, la definición de la política de defensa, la definición de la política exterior, el estatuto de las prisiones privadas, la gestión de las huelgas estudiantiles, la reforma de los horarios laborales, la mutación del procurador de Valence y el referéndum de Nueva Caledonia. Esos conflictos trazan lá cartografía precisa y concreta del campo de minas político e institucional donde se ha jugado el psico- drama, de la coexistencia y cohabitación forzosa. Las batallas de Tokio, La Haya y Madrid. trazan el retrato robot de un problema y enfrentamiento mayor: quién define, controla y pone en práctica, conduce, la diplomacia nacional. De ahí el alcance franco- español de un conflicto franco- francés. En Tokio se planteó un problema institucional por vez primera: quién representa a Francia en el exterior. Formalmente, la Constitución designa al presidente de la República. Pero desde el 6 de mayo del 86, en Tokio, nadie duda que el primer ministro desea y cuenta con los recursos institucionales necesarios para imponer su presencia. En La Haya, apenas mes y medio más tarde, el 26 y el 27 de junio, Chirac confirma su, presencia activa en una cumbre europea: los portavoces presidencial y gubernamental compiten en el liderazgo de la opinión nacional en el exterior a imagen y semejanza de lo ocurrido antes, du- Estrictas condiciones para un acuerdo Nueva York. José María Carrascal ¿Cómo hacen el amor los puercoespines? Con mucho cuidado. Con más cuidado aún negocian las superpotencias. Rusos y norteamericanos se aproximan en el tema euromisiles pero nadando y guardando la ropa. Ayer, Washington presentó su propuesta I sobre el punto más delicado de este asunto: las verificaciones. Cese del uso de códigos en las pruebas de nuevos misiles. Cien inspectores norteamerir canos y cien rusos serán estacionados permanentemente en territorio del otro para comprobar que las fábricas respectivas no volverán a producir este tipo de cohetes. A fin de evitar el espionaje militar e industrial, los inspectores se situarán no dentro de las fábricas, sino fuera de ellas. Sin garantías de que se cumrante y después de la cumbre de plirá estrictamente lo acordado Madrid. no habrá acuerdo se advierte A doce meses de una elección aquí, al tiempo que se recuerda presidencial que será previsibleque los rusos son maestros en mente mortal para la cohabitacircunvalar compromisos. A lo ción; y decisiva para el destino que Moscú contesta que quien personal de los duelistas actuamás esta violando últimamente les, ía batalla de Madrid esboza, los tratados en vigor son los norcon precisión, la primicia de la teamericanos. apertura final de hostilidades, Vamos a dejar esta polémica, una suerte de despliegue operaque. no nos llevaría a ninguna cional de las armas estratégicas: para Mitterrand y Chirac, Madrid parte, para abordar, el; plan norha sido una experiencia, un en- teamericanp para garantizar el sayo, a escala natural, de una cumplimiento estricto de un batalla forzosamente fratricida. -i acuerdo sobre euromisiles Incluye los siguientes puntos: Pensar que Mitterrand y Chirac Comprobación ocular y testifi coinciden en algo (las relaciocada de que los cohetes condenes, bilaterales, en el marco eunados en una y otra parte se ropeo) sería correr el riesgo de desmantelan. abandonarse y ser víctima, even Especificación de donde van a tual, de las bajas pasiones del emplazarse los cien misiles que teatro de operaciones francada parte puede retener. co- francés. Washington advirtió a Teherán de un posible ataque soviético Duras críticas de Irán al Informe Tower Teherán. Afp, Ap, Reuter Uno de ios dirigentes más importantes del régimen iraní, y probable sucesor de Jomeini en la jefatura del Estado, el presidente del Parlamento, Rafsanjani, acusó ayer al Informe Tower sobre la venta de armas norteamericanas a Irán de tratar de provocar el deterioro de las relaciones entre el régimen de Teherán y Moscú. En unas declaraciones realizadas ayer durante un encuentro religioso en Teherán, y recogidas por la agencia de noticias oficial, Rafsanjani reveló que Washington había advertido a las autoridades iraníes que la Unión Soviética tenía desplegadas 36 divisiones de su Ejército a lo largo de sus fronteras del sur, con la intención de atacar Irán. Para fortalecer la tesis, los Estados Unidos mostraron a las autoridades iraníes una foto satélite en la que se ponían de relieve las intenciones de ataque soviéticas Según afirmó Rafsanjani, tal ataque se desarrollaría a lo largo de tres ejes: uno, al noroeste del país, a partir del río Araxe, que establece la frontera entre los dos países; un segundo, desde el mar Caspio, al norte, y un tercero hasta la cadena montañosa de Zagros, en el centro del país. Según Rafsanjani, con estas revelaciones- que han sido ahora recogidas en el informe de la Comisión Tower los Estados Unidos perseguían dos objetivos: en primer lugar, que ño utilizáramos nuestras tropas en guerra contra Irak, y, además, que no mejoráramos nuestras relaciones con la Unióa Soviética ni aproximáramos nuestras posiciones El presidente del Parlamento iraní añadió que el informe norteamericano de la venta de armas ai Gobierno de Teherán recoge otras afirmaciones que pone en boca de autoridades iraníes, pero que todas son mentiras Visitas con anuncio a corto- plazo de aquellas instalaciot ¡es sospechosas- de violación de una y otra superpotencia. Intercambio periódico dé información sobre los misiles y su equipo complementario. Este es el caramelo envenenado que Richard Perle, secretario adjunto de Defensa ha dejado tras su dimisión. Si Moscú acepta estas condiciones- s e nos dice- podemos tener acuerdo en un plazo de seis meses ¿Las aceptará? En principió, Moscú ha aceptado los principios. t de la verificación estricta y las inspecciones in situ Pero el problema siempre es pasar de los principios generales a la aplicación práctica. Es aquella una sociedad tremendamente secretiva, y aunque Gorbachov está tratando de abrir algunas ventanas en ella, los cambios no van a venir de la noche a la mañana. Un ejemplo acabamos de tenerlo con el grupo de científicos norteamericanos que con gran bombo fue recibido en la Unión Soviética hace meses, al decir que iban a demostrar la posibilidad y necesidad de registrar y prohibir todo tipo de pruebas nucleares. De entrada se les permitió instalar sus instrumentos, pero en cuanto se reanudaron allí tales pruebas, se les dijo que los cerraran. Por parte norteamericana, ni siquiera se ha permitido a científicos rusos acercarse á las instalaciones de Nevada. A la postre, que tengamos o no acuerdo sobre euromisiles va a depender de si rusos y norteamericanos tienen la suficiente confianza mutua para permitir a inspectores del otro que vigilen sus mutuas desconfianzas.