Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 24 TRIBUNA ABIERTA SÁBADO 14- 3- 87 A historia del arte español sería apasionante si se la hiciera entrar dentro del marco de la historia íntegra de España, por lo general tan mal contada, perdiendo de vista su originalidad, su movimiento interno, creador, dramático. Hay que emplear, para comprender las sociedades y su historia, los conceptos propios de la vida humana; hay que sumergirse igualmente en lo que es propio de cada país, sin olvidar que no se trata de un carácter nacional invariable, sino, por el contrario, de un proyecto vivo, cuyos cambios no se pueden reducir a un desarrollo o una evolución porque estas ideas naturalistas no corresponden a la condición humana. No se trata de explicitar o desplegar lo que estaba ya, plegado o implícito (Entwícklung) esto equivaldría a una interpretación biológica, que se desliza en el título del genial libro de Henri Bergson La evolución creadora, que en el fondo es una contradicción en los términos. L EL ARTE ESPAÑOL Y LA HISTORIA DE ESPAÑA (y III) La vida humana, y por tanto la historia, es una estructura dramática; es decir, algo que hace o que le sucede a alguien, individual o colectivo; por consiguiente, su carácter es la innovación radical, el alumbramiento personal, en el cual el que nace es absolutamente nuevo, irreductible al padre, a la madre, a los antepasados, al mundo entero del cual deriva todo lo que es. Mientras no se apliquen los conceptos peculiares a la vida humana, capaces de entenderla, se pasará por alto su originalidad y no se podrán entender tampoco sus creaciones y productos. Yo espero que el estudio del arte español va a convertirse en una disciplina llena de rigor; se entiende, el rigor que pertenece a los estudios de realidades humanas. Creo que pronto va a aplicar sistemáticamente los conceptos y métodos adecuados a su objeto. Acaso no sea un azar que estos métodos hayan sido creados en buena parte en España o desarrollados en ella durante nuestro siglo, gracias a una cooperación singular de la filosofía, el estudio de la realidad social y la exploración de nuestra historia. Desde hace unos setenta años la filosofía se ha convertido en el centro de organización de la cultura española. Poco importa que en los últimos años esto haya sido oscurecido por los que desconocen esa filosofía y casi toda esa cultura. Los filósofos- españoles y extranjeros, éstos en sus lenguas o en tempranísimas traducciones- han sido leídos por los verdaderos cultivadores de todas las disciplinas de lo humano y por una considerable minoría de lectores en general, familiarizados con las ideas filosóficas, quizá más que en cualquier otro país. Es sorprendente hasta qué punto se encuentran referencias filosóficas en escritos de sociología, historia, lingüística, literatura, historia del arte, urbanismo, historia de la medicina, etcétera. El método de la razón vital y la razón histórica, los conceptos de proyecto, instalación, vector, circunstancia, vigencia, etcétera, han derramado una nueva luz sobre todo lo que se refiere al hombre y sus obras. Creo que ha llegado la sazón de la cosecha. Ha habido en España, en este siglo, hom- después de su muerte. Algo parecido se podría decir de la obra de Fernando Chueca, que es para la arquitectura y el urbanismo algo análogo a lo que Por Julián MARÍAS Lafuente ha sido hasta hace poco para la pintura. Chueca, arquitecto bres como Mélida, Gómez Moreno, Tormo, él mismo, restaurador de monumentos antiSánchez Cantón y otros, algunos ya muertos; guos y constructor de importantes edificios, otros que viven entre nosotros, que han teniha estudiado la historia de la arquitectura, do o tienen un conocimiento enorme y precicon una concentración especial en la de Esso del arte español; sin sus esfuerzos no sepaña y la América hispánica, que no excluye ría posible nada preciso en ese dominio ilimila presencia constante de toda la tado, que todavía se explora y Europa y los Estados Unidos. Y aún falta mucho. ha estudiado la fisonomía de ciuPero ha habido también una dades como Madrid, Sevilla, Lisserie de iluminaciones sobre el boa o Nueva York, sin olvidar contenido y el sentido del arte nunca que son escenarios de la que han permitido verlo con una vida del hombre y de su historia, profundidad desconocida. Pienso teniendo siempre en cuenta las. en los estudios de Ortega, desde formas de vida que explican y Adán en el Paraíso (1910) justifican lo que se ha construido pasando por el ensayo Sobre el y que a su vez modifica esas forpunto de vista en las artes o La mas. deshumanización del arte, hasta sus libros de la última fase de su He citado estos dos nombres vida sobre Velázquez y Goya. de historiadores porque son Enrique Lafuente Ferrari estudió ejemplos de recepción de ideas en un libro excelente, Ortega y Julián Marías que vienen de fuera de su discide la Real Academia las artes visuales, todo lo que plina particular y que pueden feEspañola nuestro filósofo había portado a cundarla, transformarla y enrila comprensión del arte. quecerla. Hace poco comenté el libro de Chueca El Escorial, piePero Lafuente no se limitó a recoger e interpretar las ideas del gran dra profética, como ejemplo de esa interpenemaestro; se sirvió de ellas, unidas a su fa- tración de puntos de vista que me parece férbuloso conocimiento de primera mano, es- til. Cuando se va más allá de la pintura o de crupuloso y perspicaz, para estudiar perso- la arquitectura para verlas dentro de la histonalmente el arte español- y el de otros ria, con toda su complejidad, como vértices países- sobre todo la pintura, en estudios en que convergen diversas dimensiones de la magistrales que han hecho avanzar de ma- vida, se iluminan zonas oscuras y las ya conera sorprendente y fecunda su conoci- nocidas adquieren nueva evidencia. miento. Y para ello tuvo que añadir sus propios conceptos metódicos a la teoría; en poLafuente hasta hace poco, Chueca todavía, sesión de todo lo creador def pensamiento artístico europeo y americano llegó a puntos son maestros de varias generaciones de inde vista personales, como en La fundamen- vestigadores y estudiosos. Espero que sus tación y los problemas de la historia del arte, escuelas respectivas, con variedades y matilibro leído por muy pocos, reimpreso poco ces distintos, con la influencia de otros maestros ilustres, con espíritu de independencia, sin el menor provincianismo, dentro del cuadro general de la historia del arte en Europa y en América, van a añadir nuevos capítulos, ALQUILER DE LOCALES que a su vez proyectarán una luz inesperada sobre la realidad total de España, sobre la PRECIADOS historia de un arte que no se ha detenido 2 nunca. Pero no hay que olvidar que los vectores creadores sólo son posibles sobre el fondo de una instalación que es su puntó de en dos plantas partida. 348 m FERNANDEZ DE LOS 426 m v 2 en dos plantas U? 402 65 88 MOVILAUTO ES OPEL. Bravo Murillo. 16. Td. 446 62 50 Bravo Murillo. Tel. 2 S- 1 W 6 8 Creo que ahí reside una parte esencial de la originalidad del arte español y a la vez de los métodos intelectuales elaborados entre nosotros. Con ellos se puede descubrir y poner de relieve la originalidad de la historia española; es decir, de nuestra realidad. Pero a veces inquieta la resistencia a reconocerla, la obstinada tendencia a recaer en las interpretaciones recibidas y rutinarias. Las diversas originalidades españolas desaparecen del horizonte al aislarlas. La única manera de que se manifiesten es unirlas y hacerlas converger en una visión única y coherente. Si lo hiciéramos, podríamos tomar posesión de nuestra realidad y avanzar hacia la línea del horizonte.