Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC OPINIÓN Panorama iRA E TAE AR. W 2 í? S CON S PANAJ SÁBADO 14- 3- 87 CEREZOS EN FLOR rbT E L hotel de Kyoto era, en la noche, scherezada esplendorosa de quimonos. Por la seda bordada se veía trepar sobre los cuerpos de las japonesas dragones rampantes, en el riquísimo atuendo ceremonial que imponen las fiestas de bodas. Del hall al sótano y del sótano al hall subían y bajaban por las escaleras mecánicas, como estatuas de porcelana, inmóviles, novios y novias, y suegras y suegros y amigos y familiares. Se celebran diez matrimonios, y yo, fisgón impertinente, deslizándome entre los invitados, le hago pensar al de cada fiesta que soy un occidental invitado a la otra, y nadie me determina. Así estuve a un metro de cada novia, inspeccionándola con infinita cautela y discreción. Cada novia, entre espumas de velos y encajes y rasos, es un cerezo en flor. La primavera instalada frente a los cobres y oros del otoño. Donde nuestra novia colombiana, en el tocado, lleva azahares, la japonesa perlas. En cuando al novio, desde las zapatillas de charol de leche, hasta el vestido occidental COIJ saco y pantalones de nieve a seda labrada es más de blanco que la novia. Por falta de -audacia na entré; cqJado a las capillas, donde leerían a los contrayentes pasajes de Buda. Como en el símbolo de la fortuna, se pasa de la capilla a la cena. Cuando llegan los novios, ya están todos a las mesas, enormes y redondas. En el centro de cada una, una ÍSÜT ta de orquídeas y una vela apagada. El novio, atortelado, más que llevar del brazo a la novia, está atento a una cañita de un metro de largo, con una luz encendida en la punta. Después del aplauso a la llegada, hay momentos de silencio y suspenso. La fiesta es toda blanca. Sin libaciones, sin música. La pareja va de mesa en mesa, encendiendo en cada una la vela del centro. Aplausos. AI llegar a la mesa larga del tope, la de los recién casados, la de los suegros, la vela que va a encenderse está en una punta, en palmatoria de plata. En el otro extremo la gran torta, elaborada torre de alfeñique, escultura de batido blanco, con un corazón colgado de la mecha. El novio prende la punta del corazón y la candela va recorriendo el dibujo hasta llegar a la mecha. El traje de la novia, sin cola. Cuando los novios llegan a la mesa principal dos niñitos atraviesan la sala y le llevan su ofrenda, que ella devuelve poniéndoles collares de flores. En un cierto punto, la novia se levanta de la mesa y sale de la sala... para regresar con su quimono ceremonial. Venias y aplausos. Pasó la cena y otra vez atravesó la novia la sala donde quedó flotando la imagen del quimono. ¿Cuánto vale un quimono? Un millón de yens... Ocho mil dólares... (Se pueden alquilar. Y regresó la novia con el tercer vestido de la noche: de viaje... Aplausos de despedida. Se fueron... Lo que sigue, entra en el esquema universal, y es cosa privada. Pero pasará lo mismo, porque vendrán los hijos y los trabajos y los goces. En ese hemisferio como en éste. Germán ARCINIEGAS de la Academia Colombiana de la Lengua Planetario PROGRESOS EJEMPLARES E L ministro de Justicia, señor Ledesma, no está dispuesto a que la realidad de ía calle le estropee las conclusiones de su ideología. Dos menores de edad penal, según las tesis del ministro, utilizan su situación de libertad vigilada para atizarle veinte puñaladas al conserje dé un hotel de Cala Mayor. No es ensañamiento, ¡de ninguna manera! Es, tan sólo, inexperiencia. Como son menores, no tienen la suficiente práctica Dentro de poco, gracias al progresivo sistema de las libertades vigiladas y de los permisos carcelarios, atinarán a liquidar á sus clientes forzosos de una sola puñalada ó de un escopetazo a bocajarro. Simple cuestión de oficio. No hay que alarmarse, amigos, si el señor Ledesma consigue que las cosas sigan así, dentro de poco tiempo disfrutaremos de una delincuencia, menor de edad y en edad penal, expertísima y calificada. Seremos asesinados con economía y limpieza. tenía su aprendizaje hecho, y es de suponer que, según las novísimas doctrinas penales, está muy lejos de ser un asesino. Seguramenté ejerció su derecho a defenderse cuando el muerto, en aquel momento vivo, asumió la intolerable decisión dé detenerle. ¿Cómo se puede? ¿Es que un particular cualquiera va a tener derecho a detener a un señor atracador cuando ni los guardias civiles, ni los policías nacionales, ni, mucho menos, los guardias municipales osarían intentarlo, convencidos de que eso supondría comprometerse? Que el subgénero circulante de los travestidos vaya perfeccionándose es una realidad de la que, de acuerdo con los criterios de nuestras autoridades, debemos enorgullecernos. Uno de ellos, rubia en sus horas lectivas, le atizó cincuenta puñaladas a un cliente que se negaba a pagarle lo convenido por sus servicios sexuales. Pero si la ejecución Para que nadie pueda decirnos que habla- puede considerarse torpe, para vergüenza de mos de memoria, aportaremos como ejemplo nuestro progresivo país, señor Ledesma, los la ejemplar conducta de ese atracador de preparativos suponen ericomiable destreza, veintitrés años- ésa ya es una edad respeta- ya que antes lo adormeció con Rohipnol. Ni Londres, ni París y creo que ni Hamburble y responsable- que despachó de un solo tiro a u n joven poco mayor que él, en el go, capital del vicio para turistas, pueden presentar méritos mayores que nosotros, aspiatraco de un pub dé Leganés. rantes al título de Ciudad Olímpica del CriEl presunto -y a se sabe que aquí nadie men moderno para 1992. La legislación y las es culpable, ojo, todos son presuntos -ya normas actuales nos llevan a tan gloriosa supremacía en plazo breve. Se rumorea que para entonces se nombrará director general de la Guardia Civil al Cojo a fin de SE BUSCAN LOCALES Mantecadesorden dar completa vuelta a la tortilla del público en este país, antes en Princesa, Raimundo Fernández llamado España, ahora llamado Estado, hasta Villaverde y barrio de Salamanca, por los anunciantes de conciertos, que sé de 50 a 400 metros cuadrados propone ser el primer ejemplo universal del- ÉN TRASPASO O VENTA mundo al revés. José Luis Teléfono 4316041 Lorenzo LÓPEZ SANCHO