Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 14- 3- 87 OPINIÓN ZIGZAG El recuadro ABC 17 Puestos de trabajo Desde que la crisis económica hizo del puesto de trabajo un bien escaso y caro, la creación de empleo es la preocupación de todos los Gobiernos del mundo. Pero en el caso del Gobierno español ha llegado a ser una obsesión. Sólo así se explica que en la ampliación de la referencia del Consejo de Ministros de ayer viernes la Oficina del Portavoz dedique todo un folio a dar cuenta de tres proyectos de inversión en la Zona de Urgente Reindustrialización de Barcelona que suponen la creación de setenta y ocho, cincuenta y ocho y veinte puestos de trabajo, correspondientes a las empresas Hewlett, Panrico y Condelec, respectivamente. Hasta llegar a los ochocientos mil prometidos harán falta a este ritmo casi cien años a un Consejo de Ministros similar por semana. ¿Paciencia y barajar? marcha para que se hubiera podido, por las organizaciones profesionales, hacer advertencias sobre los peligros que nos amenazaban. Por eso, ahora agricultores y ganaderos, desde las carreteras, inculpan al Ministerio de los males que padecemos... Al ministro no le conviene hacerse el duro y tratar despectivamente a sus ocasionales adversarios, pues el tiempo no trabaja a su favor por culpa del Mercado Común, que le ha dejado pocas bazas en su mano. PARTE DE GUERRA UENO, pues creo que ya estamos en condiciones de redactar el parte, tarariii, de mi guerra con Guerra, guerra aérea que no digo yo que sea la batalla de Inglaterra, pero que juego sí que nos ha dado y que me ha revelado un asunto absolutamente preocupante: la gente en España a Guerra no le tiene respeto, ni siquiera miedo. Le tiene pánico. Sólo cogiendo la pluma como Espartaco coge el c a p o t e cuando se va a la puerta de chiqueros para dar la larga cambiada a portagayola puede uno atreverse a escribir de estas cuestiones, teniendo la previsión de alertar: -Q u e llamen al doctor Vila... A Guerra se le tiene pánico. Todo un señor presidente de Iberia ha tenido que bajar a la arena a echar un capote, a hacer el quite. Pero éste ha sido el que de verdad me ha dejado el toro en suerte, en los terrenos donde se puede torear a gusto, bajando la mano, como lo estoy haciendo. Porque ni falsedades, ni mentiras, ni calumnias, ni niño muerto. ¿Quién ha mentido? ¿Uno, a portagayola en el recuadro, con todo el poder, detrás de aquella puerta, o el vicepresidente en el Congreso, ante los órganos de la soberanía popular? Los revisteros habrán de decir que más bien lo segundo que lo primero. Porque queriendo hacerle el quite, el presidente de Iberia ha dejado a Guerra en la suerte contraria. Y todo lo que Guerra negaba, este señor, a sueldo del Gobierno, por cierto, lo ha confirmado. A saber. A los dos extranjeros los levantaron de sus asientos como yo perdí a mi abuela. El vuelo 511 salió tarde, veinte minutos tarde, por razones técnicas o porque el Manzanares pasa por Madrid, me da igual, salió tarde y daba la casualidad de que el vicepresidente iba a bordo. Y después, el pasaje no bajó hasta que el vicepresidente se hubo encontrado con los suyos. Así que vamos a dejarnos de rodeos. De tres mentiras, de tres falsedades y de tres calumnias, nada de nada. Si a alguien le tiende a crecer aquí la nariz, a lo Pinocho, es al se- B Sería sectario No hay razones objetivas de sólido fundamento que justifiquen la ausencia de representación del Gobierno en la beatificación de tres mártires y dos sacerdotes españoles. Solo aparentemente puede tener sentido tal actitud. Pero oficiales han sido los homenajes a escritores y a políticos víctimas del bando luego victorioso; y oficiales se- han propuesto y promovido honores que por lo visto no merecen unas personas que ni siquiera intervinieron en la contienda. Habrá que pensar que existe una diferencia sustancial entre valores estéticos o puramente intelectuales y valores morales cuando se trata de reconocerlos y rendirles tributo de admiración. No es admisible que quien ha perdido la vida por cumplir simplemente un compromiso espiritual- generadoras, además, de paz y concordia- no merezca la presencia de los gobernantes en el supremo acto de reconocimiento y formalización de su fe. Sectarismo en vez de serena imparcialidad sería la explicación de tal hostilidad. Al fin y al cabo estamos ante un acto en honor de tres mujeres y dos hombres que supieron amar heroicamente a Dios y a su prójimo. OVIDIO Protesta agraria El director de la Gaceta Rural publica una certera reflexión en el último número de la revista: El Ministerio de Agricultura- escribe el conde de Montarcoha sndo siempre para los hombres del campo un ente lejano que simbolizaba la burocracia y cuya máxima concreción radicaba en la persona del ministro. Todo ello a mil leguas de la realidad agraria... Ahora, desde que el Ministerio es socialista, esas mil leguas que le separan de los agricultores y ganaderos parecen haberse multiplicado. En esta época de la comunicación y de sus técnicas, el Ministerio parece un castillo feudal... Con motivo de nuestra integración en el Mercado Común, el Ministerio ni pidió ni aceptó el menor consejo de los empresarios agrarios. Pero tampoco dio cuenta del estado de las negociaciones en ñor Guerra, que va a estar bonito como le crezca... Es más: con el pánico dentro del cuerpo, ha habido varias azafatas que han desmentido la universal y categórica afirmación vicepresidencial de que nunca llegó tarde a ningún vuelo. A unos cuantos v u e l o s que hayamos podido saber a pesar del pánico, sí que ha llegado. Lo que ocurre es que es muy fácil negar la mayor, que dicen los clásicos, para tirar por tierra los silogismos. Si a Herrero de Miñón, con los papeles en la mano, le dijo el vicepresidente en televisión cuando las elecciones que mentía y punto, sin mayores argumentos, ¿con qué puede esperarse que nos obsequie a los demás? Guerra ha escupido hacia arriba, y ya se sabe lo que ocurre al que escupe hacia arriba, que la saliva acaba cayéndole encima. Levantados los dos turistas con la misma seguridad con que perdimos Cuba; retrasada la salida del vuelo como se retrasó Franco para llegar a Hendaya a hablar con Hitler; retenidos los pasajeros hasta que se produjo la tierna escena familiar de los viernes, ¿quién es ahora, a ver, que me digan, el calumniador, el mendaz, el falsario? Lo que ocurre es que es habitual la técnica de matar al mensajero cuando da una mala noticia. Al lado de estos señores, Cleopatra era una estarle. Quienes de verdad matan a los mensajeros a! primer intento, que no fallan con el verduguillo, son estos señores. Lo que ocurre es que cuando se tienen las cartas en la mano, se juegan, aunque con las cartas se juegue uno también el pellejo. Si yo no tuviera que guardar un poco las formas que trato siempre de defender, ¿saben ustedes lo que de verdad me pediría el cuerpo? Pues decirle al vicepresidente: -Ya ve usted lo que ha dicho el presidente de Iberia, que a los extranjeros los levantaron y que el vuelo salió tarde... Así, que eso que dijo usted en el Congreso me lo va a decir usted en la calle... Antonio BURGOS Si usted busca trabajo, ABC del Empleo puede ayudarte Todos los domingos, en las páginas de ABC, todas las oportunidades de trabajo y una amplia relación de ofertas formuladas por las más prestigiosas empresas de selección de personal. Todos los dominios.