Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 14- 3- 87- OPINION -ABC, pág. 15 ESDE ayer se extiende por España la sensación de que este Gobierno ha perdido el control en algunos sectores vitales de la vida pública. Lo ocurrido anteayer en Reinosa es un precedente histórico: la Guardia Civil ha mantenido, a lo largo de siglo y medio, una imagen de serenidad y de temible firmeza. En todas las sociedades libres ha de mantenerse siempre presente ese eje de temible firmeza por el que los provocadores saben que hay límites peligrosos de cruzar. Pues bien, esa idea de los límites ha quedado anteayer gravemente difuminada, mientras que ese último reducto de firmeza, temible y saludable, parece haber saltado por los aires en una jornada que conviene clasificar en el motín y no en la reivindicación. Gobernar no consiste en ganar elecciones. Dirigir una sociedad desarrollada no es tan fácil como manejar la televisión. La enorme complejidad de una democracia industrial parece chocar en estos días no ya con la incapacidad, sino con la perplejidad del Gobierno. No es que el Gobierno no sepa qué hacer: es que no sabe lo que está ocurriendo. Y lo grave es que Reinosa es tan solo un episodio más, una página sombría en un largo proceso. D SIN DISPARAR UM SOLO TIRO sonría como si no ocurriera nada, sin tener la más remota noción de por dónde sopla el viento. La Guardia Civil ha sufrido un descalabro técnico en Reinosa porque ha padecido un vacío de dirección, todavía no sabemos a qué nivel. A partir de ahí, todo es posible: la desorientación de un destacamento de guardias OS agricultores toman que, sin consultar los plalas carreteras, los estu- nos, se mete en un callejón diantes se sientan en la sin salida; los problemas de mesa del ministro después incompetencia técnica a la de rociar sus puertas con hora de ceder el control de cócteles Molotov, las Comi- la calle; las alarmantes pérsiones Obreras derrotan al didas del armamento; los fasindicato oficial en casi to- llos acumulados en una opedas las empresas significati- ración de orden público relavas y, por fin, un gran sím- tivamente sencilla. Cierta es bolo de la autoridad del Es- la serenidad ejemplar det a d o la G u a r d i a Civil, mostrada por un contingenresulta anteayer desborda- te de trescientos números da, acorralada y desarmada del Instituto a los que se dio orden de no d i s p a r a r Y en las calles de Reinosa. Lo de menos es que la po- nunca calcularemos lo que pularidad de don Felipe sería hoy España con alguGonzález baje en las encues- nos muertos en Reinosa. tas. Lo más grave es que la Cuando una masa anónima, clase dirigente española, lanzada a la insurrección, hoy mayoritariamente insta- agrede a un destacamento lada en la izquierda- light, armado hay que reconocer teatro y acabar con la ficción. El Gobierno de Felipe González pensó que podría pactar el ingreso en la Comunidad Europea contra los agricultores, prometer un referéndum para salir de la OTAN y anunciar 800.000 puestos de trabajo en la seguridad de que los españoles tragarían. Pues parece que los españoles no tragan. L EVOLUCIÓN DEL PARO L H AS cifras del paro registrado no representan el desempleo nacional, pero son un valioso índice de la evolución de la AY una capa superficial coyuntura económica. Por eso precisan, incluso más que las- -imagen, poder eco- procedentes de la Encuesta de la Población Activa, de algún nómico, propaganda, distri- comentario. Tres cuestiones se destacan al observar las inforbución de premios y contra- maciones de febrero. La primera, que España continúa situapartidas- en la que este Go- da, con mucha diferencia, en el peor puesto de Europa. La seb i e r n o se mueve con gunda, que la mejoría en la construcción se traduce en un maestría admirable. Pero io impulso muy positivo que, además, al absorber mano de obra cierto es que hay, bajo la campesina, servirá para disminuir extravagantes peticiones corteza, muchas capas en el de reforma agraria. Finalmente, pero no precisamente como subsuelo nacional. El Go- la menos importante de las consecuencias, que la mujer hace bierno no parece haber he- su irrupción con fuerza en nuestro mercado del trabajo. cho las prospecciones necesarias, y ahora descubre estratos profundos y corrientes subterráneas con Presidente- Editor las que no contaba. GUILLERMO LUCA DE TENA No vamos a descender a Director discusiones sobre el comporLUIS MARÍA ANSON tamiento de este o aquel desDirector de ABC de Sevilla Subdirectores tacamento de la Guardia CiFrancisco Giménez- Alemán D. Valcárcel, J. Vila. J. Javaloyes, vil, ni vamos a analizar soM. Adrio, R. de Góngora, J. Amado Subdirector: Antonio Burgos bre si era o no conveniente Jefes de Redacdón: J. A- Gundín (Continuidad) J. C. Azcue (Internacional) B. Serasátegui (Sábado Cultural) A. Gutiérrez (Continuidad) L. u. haber disparado en los dis- Fernández (Economía) J. I. G. Garzón (Cultura) J. A. A González (Continukíad) H. J. Orno (Edición) L I. Parada Nicolás (Reportajes) C. Maribona (Continuidad) L. Martin Descalzo (Sociedad) turbios dé Reinosa: estas (Suplementos Económicos) L Prados dé la Plaza (Continuidad) C. Prat Santiago Casteto (Colaboraciones) Secciones: J Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) simplificaciones se inscriJ. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J Badia (Educación) E. R. Marchante (Esben, creemos, en la pura pectáculos) J Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M, Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J, A. Sentís (Nacional) M. A Martin (Sanidad) D. Martíprocacidad política. Los pronez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Z a b a l a (Toros) E. Yebra (Vida Social) blemas son mucho más profundos y complejos. Director General de Prensa Española, S. A. La sociedad vuelve a romJUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA per en estos meses los decoProducción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L Escolar. rados de la España oficial, Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45, 435 60 25- y 435 31 00 como esos personajes de IoTélex: 27682 ABCMOE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 nesco que aparecen en escena, rompiendo el telón de Prensa Española, S. A. fondo, para apoderarse del ABC a el temple y el valor moral de quienes renuncian a utilizar sus armas. Pero no conviene ignorar el riesgo político que entraña el precedente. Conviene recordar también la torpeza del mando político al enviar un Cuerpo paramilitar a resolver una rebelión que no reclamaba hombres armados, sino unidades antidisturbios. UIENES se hayan asomado a la Europa democrática saben lo que es la gendarmería francesa en acción o la Policía alemana despejando la calle. En pleno mayo del 68 las fuerzas de seguridad esperaron, como corresponde, a recibir instrucciones para actuar en París. Pero una vez dada la orden, las CRS tardaron quince minutos en controlar el Barrio Latino, desde la iglesia de San Germán a la plaza de la Sorbona. En aquellas jornadas de insurrección abierta no hubo ni un solo muerto (si se exceptúa un caso accidental pero la fuerza desplegada no ac: uó con delicadeza ni pidió la venia a los señores manifestantes. La expeditiva contundencia y la impecable celeridad se recuerda todavía entre los estudiantes de antaño. ¿Por qué comparar situaciones tan lejanas? No tienen, cierto es, parentesco ni relación visible. Pero alguien explicó entonces, con indiscutida autoridad en la izquierda, cómo existe un núcleo irreductible un noyau dur enteramente ajeno a los estudiantes de entonces y a los manifestantes de hoy: un núcleo profesionalizado, de sorprendente movilidad, agresividad y adiestramiento, capaz de paralizar una gran ciudad en dos horas y de desafiar a un Estado moderno en el terreno de los hechos. Esos equipos, bien retribuidos y dirigidos, son una pieza- -vea ces d e c i s i v a- en el complicado juego de la política transnacional. Era seguro que entrarían en acción, al calor de las protestas que este Gobierno ha provocado con sus bandazos. Desde el referéndum sobre la OTAN, la respuesta debía preverse. Para cerrar el paso a esos juegos prohibidos existen en las naciones serias instituciones como la Guardia Civil. Y esa institución ha sufrido, por la torpeza política de sus supremos responsables civiles, una injusta, inquietante, evitable ofensa a su honor y a su prestigio. Q