Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Luis Cajal Galería Carmen Andrade General Pardiñas, 35 hasta el 7 de abril ECIENTE su accésit al premio Duran de Pintura (recordemos su bodegón como uno de los cuadros excelentes de aquella muestra) Luis Cajal inaugura ahora una nueva galería de arte con una espléndida colección de bodegones, género en el que el pintor aragonés- pero adscrito a la escuela madrileña- destaca por la riqueza y sobriedad de su pintura. Tal vez sea Luis Cajal quien más hace por devolver al bodegón su prestancia, rescatándolo del mero objeto de comedor en que había caído, sin desvirtuarlo en naturaleza muerta. Luis Cajal pinta bodegones a base de objetos naturales llenos de vida, pero sin concederles un literal testimonio de cocina. No trata tampoco, como en tiempos pasados, de hacer del bodegón un mero estudio de calidades, sino que se sirve de su posibilidad natural (como hizo Cézanne) para incorporar a la pintura una serie de cosas que antes de ser pintadas pertenecían a la despensa o al bazar. Luis Cajal traduce a pintura las frutas y las flores, los cacharros, R Bodegón envolviéndolos en una atmósfera delicada y de muy equilibrada entonación, resultando de ello unos cuadros severos y fastuosos a un tiempo, sin estridencias coloristas, silentes, de recóndita elegancia. Estos bodegones de Luis Cajal podrían llamarse naturalezas en silencio musicales naturalezas silenciosas, nunca muertas. Desnudo de José Aguiar III Salón Anual del Dibujo Galería Alfama Serrano, 7 UE puede ser, en definitiva, el dibujo? Estamos ante una de esas cuestiones obvias... que nunca acaban de verse bien. El Diccionario (3) lo define como delineación, figura o imagen ejecutada en claro y oscuro, que toma nombre del material con que se hace (carbón, lápiz, etcétera) Pero los tratadistas y los artistas no lo tienen tan claro. J. Adeline y J. R. Mélida lo entienden como modo de representación de objetos por medio de trazos al lápiz o a la pluma Para Alain, el dibujo (dessin) sólo es verdadero dibujo cuando está reducido a una línea Relieve, sombra y color no le añaden nada y le quitan algo. Una línea completamente pura y sin espesor basta para representar todo, pues la línea es la invención propia del dibujo, y el milagro del dibujo está en que la más tenue línea es suficiente. En los bocetos sin sombras de los grandes maestros hay verdaderos tesoros. Y añade Alain: Cuando aparecen las sombras, el dibujo está a punto de perecer y se va a pasar a otro arte... ¿Y qué dicen los artistas? A nosotros, Tiziano nos parece un ex 116 ABC Marzo traordinario dibujante, aunque sea sobre todo un egregio colorista. Miguel Ángel, sin embargo, tras alabar su colorido y su factura, le dijo a Vasari que era una lástima que en Venecia no se aprendiese a dibujar bien Con lo que el Buonarroti no hacía más que formular su idea del dibujo, que era su dibujo y no otro. ¿Qué es, pues, el dibujo? ¿Es línea pura? ¿Son las sombras un ensayo de pintar en blanco y negro y de borrar la línea? ¿Rechaza el dibujo el color o, por el contrario, se enriquece con él? Ardua sentenza. La discusión puede prolongarse en esta excepcional exposición de dibujos, y tendremos a los partidarios de la línea pura (tan expresiva en Vázquez Díaz) y a los partidarios del dibujo sombreado (como en el veneciano Vargas Ruiz) y entre esos dos entendimientos del arte esencial se podrá clasificar este espléndido centenar de dibujantes reunidos en Alfama, cuya cita debe llamarse ya (como ha pedido Santiago Arbós Ballesté) Salón Anual del Dibujo, con lo que Madrid se enriquecerá más y más, siendo otra vez la iniciativa privada la que complete el panorama de lo oficial. Galería Biosca Genova, 11 Senén Ubiña Marzo S EÑEN Ubiña (Santander, 1923) es un nombre casi desconocido entre nosotros debido a su larga residencia en EE UU. Ello no obstante, Martínez Cerezo lo incluye en su repertorio de la pintura montañesa, más o menos como podría incluirse en la pintura granadina a José Guerrero. Adolfo Estrada, en cambio, aunque nacido en California, pertenece plenamente a la escuela santanderina. Debido a su estancia norteamericana, el nombre de Senén Ubiña es poco menos que desconocido aquí, sin que tampoco sea fácilmente encontrable en los repertorios de la pintura USA. Sólo Raúl Chávarri da noticia de Senén Ubiña como pintor dentro del realismo constructivo y alrededor de la que hace años se llamó integración de los materiales: Es también su actividad plástica la oportunidad para experiencias de modulación que cambian la dimensión y el sentido de las concepciones constructivo especialistas. Hoy no es del todo posible identificar a Senén Ubiña con aquellas tendencias, aunque pueda seguir adscrito a las variedades del collage y a la inclusión de maderas Otoño en sus composiciones, que aparecen estructuradas con ellas y son a manera de una constante en todos sus cuadros, de muy grato colorido y suave dicción, por lo que podría incluírsele en un abstractismo lírico que- ahora s í- por sus refinadas calidades de cocina evoca no pocas excelencias de la escuela montañesa. A M. C. JUEVES 12- 3- 87