Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 12- 3- 87 INFORME ABC 61 a gran cumbre hispano- francesa En el ámbito comunitario es donde las posturas están más distanciadas, sobre todo en política agraria e igualación del mercado interior Existe interés común en garantizar la seguridad en el Mediterráneo occidental y central La participación española en el programa Eureka podría ser completada con algún tipo de colaboración en los proyectos Hermes y Ariane Felipe González librios entre el Norte y el Sur de la CEE. La postura francesa se explica por razones elementales: esta política de cohesión es cara y los franceses serían de los más perjudicados. También hay desacuerdo en lo que se conoce como la PAC (Política Agraria Común) por haber intereses competitivos y no coincidentes. Por último, la generosa política mediterránea con respecto a terceros países (Magreb, especialmente) que Francia defiende, no despierta en España gran entusiasmo. Pero en ninguno de estos asuntos las posturas son irreductibles, sino moderadamente convergentes Desde hace bastantes años, España y Francia cooperan industrialmente. Pero tanto en París como en Madrid entienden que hay que tener visión de futuro y por eso la participación de nuestro país en muchos de los programas del proyecto Eureka deberá ser completada con otro tipo de participación en proyectos espaciales como Hermes y Ariane Política exterior Las zonas de interés prioritario para Francia y España son comunes o, al menos, convergentes. Fernández Ordóñez y su colega Jean Bernard Raimond han hablado en muchas ocasiones de asuntos tales como la situación en Oriente Medio y la posible conferencia sobre la región con patrocinio de Naciones Unidas, la tensión en el Magreb y el conflicto del Sahara, la estabilidad en el Mediterráneo y el papel de Libia, la guerra del Chad, etcétera. En casi todas estas cuestiones hay coincidencia esencial entre las dos diplomacias y eso pudo comprobarse de nuevo ayer en el diálogo diferenciado que el presidente del Gobierno, Felipe González, mantuvo con Mitterrand primero y con Chirac después. Ambos países desearían concertar hasta cierto punto su política exterior, pero siempre en él marco de la CEE y con vistas a la aplicación en el futuro del Acta Única El proceso de Cooperación Política en la CEE es para ambos ejecutivos la clave del futuro y trabajan en esa dirección. Más que discusión, lo que hubo y habrá es 31.800 consulta y análisis en común. Ni que decir tiene que aunque Francia observa con atención cuanto sucede en Melilla, porque puede afectar a las relaciones entre dos países amigos (Marruecos y España) no será este asunto evocado por parte francesa sino si la ocasión se presenta por la española. Sí en cambio los dirigentes de ambos países tratarán- s i no lo trataron y a- de la evolución política en el Magreb, una zona cuya estabilidad es prioritaria para ambos. La ausencia de los ministros del Interior y de Seguridad Pública francesa a esta cumbre pone de manifiesto cuanto se ha venido diciendo sobre el desarrollo de esta cooperación a través de los cauces adecuados La parte española está satisfecha de la misma y se trata de dejar que el proceso siga su curso, tal vez profundizándolo. La gran cumbre que hoy termir na es la primera de un proyecto de reuniones anuales que convierte a España en interlocutor privilegiado de Francia al igual que lo son otros países como la RFA, Italia y el Reino Unido. Hay más protocolo y simbolismo en estas reuniones que trabajo político de cooperación. Pero sirven para sustentar la voluntad política de entendimiento. Y consagran el gran salto dado en apenas unos años, gracias tal vez a ese fenómeno difícil de entender desde el prisma español que se llama cohabitación avorable a España- Hubo cierto descontento hace algunos meses por parte española cuando Alcatel decidió desprenderse de Marconi, tras el acuerdo firmado con ITT el 1 de enero de este año. Además, el grupo francés no ha llegado a un acuerdo sobre el futuro de Standard Eléctrica. Es más, tras la última entrevista mantenida entre Pierre Suard, presidente de Alcatel, y Croissier, parece muy difícil que ambas partes puedan llegar a un punto de encuentro antes del 31 de marzo, fecha límite para zanjar el proyecto empresarial de Standard. Sin embargo, algunos proyectos de cooperación tanto desde el punEVOLUCIÓN DE LA INVERSIÓN to de vista bilateral como en el seno FRANCESA EN ESPAÑA de Eureka permiten hablar de exce- EN MILLONES DE PESETAS entes relaciones. En concreto, Gaz de France y Enagás podrían formar una sociedad conjunta para el enla- des superficies están controladas gafa en la Península, mientras ce de la red española de gas al ga- por capital francés (Alcampo, Pryca nuestras empresas sólo se introdusoducto europeo. Alsthom está inte- y Continente) Estos son sólo algu- cen tímidamente en el país vecino, resado en La Maquinista. Las gran- nos ejemplos de la fuerte presencia Por lo que respecta a las inversiones francesas en España, hay que subrayar tres nuevos elementos que se han producido en 1986. En primer lugar, las pequeñas y medianas empresas están instalándose en España a un ritmo desconocido hasta ahora. Esto ha sido posible en gran medida al organismo creado por la CEOE y el CNPF (patronal francesa) el OFERE, que asesora a empresas que quieran invertir en uno y otro país. Es de destacar asimismo la mayor presencia de empresas galas de servicio y, finalmente, la colaboración creciente de empresas de los dos países en programas comunitarios. El año pasado las empresas francesas en España invirtieron 16.000 millones de pesetas, lo que supuso un incremento del 11,4 por 100 respecto a 1985. Sylvia CARRASCO