Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ABC OPINIÓN JUEVES 12- 3- 87 Panorama LA MALA MEMORIA (II) L OS once historiadores- u n equipo completo- que reviven nuestra guerra civil para las pantallas de televisión no disimulan su inclinación ideológica y sentimental por uno de los bandos. El de la izquierda, naturalmente. Los hombres del Frente Popular aparecen en el relato con todas las virtudes. Son los buenos los leales Ellos ejecutan Los de enfrente asesinan Son los malos los rebeldes los fascistas La terrible matanza del Cuartel de la Montaña, cometida contra jefes y oficiales que, habiéndose rendido, se entregaban desarmados a los sitiadores, se suaviza con la ambigua fórmula caen abatidos y se intenta justificar con la exasperación de las milicias atacantes. En parecidos términos se disculpan los asesinatos en masa de los militares refugiados en los Carmelitas, de Barcelona. Trino Foritcuberta, superviviente de aquel siniestro episodio, ha contado la verdad desde estas mismas páginas de ABC. Otros hechos graves, imposibles de disculpar, sé ignoran en está deformadísima revisión. Por ejemplo, las repetidas amenazas proferidas contra Cah b Sotelo desde los bancos de la izquierda del Congreso. Alvarez Ángulo, Bruno Alonso, Dotares Ibárruri y Ángel Galarza, entre otros, anticiparon y justificaron con sus violentas palabras el trágico fin del jefe del Bloque Nacional. Casares Quiroga, presidente del Gobierno, elevó la amenaza a rango oficial ej 16 de junio del 36 y dio motivo a la histórica y gallarda respuesta de quien, veintitantos días más tarde, iba a rriorir asesinado por miembros de las Fuerzas dé Orden Público vestidos de uniforme. En. la muerte y entierro del alférez de la Guardia Civil, Anastasio de los Reyes, también se han ocultado datos fundamentales. Por ejemplo, que el citado oficial fue muerto dé un tiro por protestar contra los insultos que se dirigían a las unidades de la Benemé rita cuando desfilaban ante las tribunas de la Castellana durante los actos de conmemoración del 14 de abril. Por ejemplo, que el cortejo fúnebre fue atacado cobardemente a tiros desde un edificio en construcción, ataque que causó varios muertos y numerosos heridos. Como los asistentes al entierro siguieran su camino, robustecidos por el atentado, la Guardia de Asalto cargó violentamente sobre ellos en la plaza de Manuel Becerra, hoy llamada de Roma. Fue allí donde murió, de un disparo casi a quemarropa, el joven tradicionalista José Luis Llaguno. tampoco se cuenta que los grupos que regresaban del entierro de Calvo Sotelo por la calle Alcalá, fueron dispersados a tiro limpio por dos camionetas de Guardias de Asalto que, sin previo aviso, atravesaron sus vehículos e hicieron fuego a discreción sobre la masa de manifestantes. La censura oficial borró cualquier referencia a este acto criminal y a las víctimas que ocasionó. Pero aún vivimos algunos de los que acompañaban a aquellos dos entierros. Y podríamos hacer un relato muy distinto del de ustedes, señores historiadores de España en guerra Javier LASO Contraventana SINFONÍA TURÍSTICA EN DO MAYOR ESULTA curioso. Lo mismo que en un momento dado el tobillo de Butragueño se puede llevar todos los clamores del fútbol, unas imágenes entresacadas de la trifulca estudiantil- l a muleta de un cojo destrozando cristalerasacaparan la atención del problema más acentuando alrededor de ios males que, con tanta constancia como insensibilidad, ha venido alimentando el ministro Marayall. Es curioso: el temperamento de Lola Flores es capaz de arrastrar la preocupación y el sobresalto del diálogo fiscal, mientras los comportamientos normales tienen difícil su encuentro con la información. Problemas de espacio. Repaso los periódicos de ayer y de hoy. Lo mismo da que sean de la semana pasada. La mayoría de sus páginas están chorreando conflictividad. De la manifestación al paro, del atraco a otras violencias mayores... Decía un amigo mío, hace pocos días, que a su actividad lé cuesta mucho ser noticia. ¡A ver! no mata, ni rompe escaparates, ni asalta en las calles. Se gana la vida siendo pregonero del mensaje turístico entre los pueblos. Y eso que Oskar A. Dignoes vende tan bien, encuentra demasiados obstáculos para la difusión. Los periódicos atienden la actualidad, que viene agitada en los últimos tiempos. Y el turismo es una balsa de amistades en busca de paisajes y de culturas. Ya vienen otras actividades a situarse en la periferia del sector y a alborotar tanto empeño noble y generoso. Estaba Dignoes en su despedida, rodeado de Juan Careaga y Benjamín Martín Pelayo- los cancilleres efectivo y honorario de la Medalla Jo- R ANDREE HIPÓLA gran liquidación COMEDORES Mesas desde 60.000 pesetas. Sillas, aparadores Serrano, 16. MADRID. Teléfono 431 35 56 hann Strauss- y había venido a Madrid el director general del Turismo de Viena, el consejero senatorial Helmut Krebs. Hay mucha fidelidad y mucha admiración en el intercambio hispanoaustriaco bajo la bandera del turismo. La dedicación y la fortaleza de Oskar Dignoes suena como un violín o como un piano, sin conocer jamás una nota desafinada. Treinta años en España, cuatro hijos y centenares de amigos en España, son suficientes para saber que la causa del turismo ofrece mucho más que recibe. Y en eso consiste la felicidad y el dominio de la orquesta. Cuando llegó Dignoes a Madrid, procedente de Italia- otra fuerza europea para explicar y para entender el idioma turístico- despertaba la sed y la vocación española, la nueva aventura de abrir las puertas y saltar en busca de los conocimientos. Y empezó en aquellos años difíciles, antes de explicar la asignatura de Austria, por aprender los caminos españoles. Oskar de la Mancha vino a definirle un diplomático presente en su último día de trabajo al frente de la Oficina Nacional Austríaca del Turismo. Desde los años cicuenta hasta hoy, este capitán de la embajada de los valses ha hecho encaje de bolillos con la causa del turismo. Inventó la Medalla Strauss en los sesenta, la llevó a los países de habla hispana en los setenta y explicó con su partitura de amistad, hasta los ochenta, esa asignatura de Austria y de España eternas. Somos testigos desde la cofradía de admiración de los Johann Strauss. No sé qué país debe agradecerle más a Oskar Dignoes el cumplimiento de sus compromisos. Sólo sé que sigue pisando fuerte en la ciencia turística que almacena, sin necesidad de recurrir a una muleta para romper cristales o armar alboroto alguno. Lo suyo ha sido, y sigue siendo- como la serenidad de la música- reunir, concentrar, animar, crear, ensayar, dirigir, pregonar, trabajar y perseverar en el ejercicio de la amistad. Su sinfonía turística en do mayor ha sido una suerte para Austria y para España. Luis PRADOS DE LA PLAZA