Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c COMEDIA Hot Target Vivir y morir en Los Angeles Dirección y guión: William Friedkin. Color. Distribución: Lightming Video. Precio aproximado de venta: 8.500 pesetas. Principales intérpretes: Debra Fuer, John Tunturro, Darle Fiuefel. INTRIGA Manhattan Sur Dirección: Michael Cimino. Guión: Oliver Stone y M. Cimino. Color. Distribución: Filmayer Video. Precio aproximado de venta: 9 X 00 pesetas. Principales intérpretes: Mickey Rourke, John Lone, Ariane. DRAMA ¿Quién persigue a Harry? Dirección: Frederick King Keller. Guión: Michael Healy. Color. Distribución: CB Films. Precio aproximado de venta: 9 JXX) pesetas. Principales intérpretes: Patrick Duffy, Catharine Hyland, Rod Arrants. ACCIÓN Dirección y guión: Denis Lewiston. Color. Distribución: Dister VideoFilm- Filmoser. Precio aproximado de venta: 8.500 pesetas. Principales intérpretes: Simone Griffeth, Steve Marachuk, Bryan Marshall. Un sofisticado ambiente en el que discurre la acción entre el misterio y la aventura amorosa. La intriga no lo es todo en este filme que presenta las relaciones íntimas de una pareja, mientras hechos extraños se suceden. La acción se armoniza con la complicidad romántica de unos personajes. Las calles de Los Angeles llenas de sorpresas y a menudo de incidentes desagradales. El realizador de The French Connection se fija n aspectos deteriorados del submundo de la metrópoli. Muertes, agresiones, corrupción. Todo en el marco promiscuo de unos ambiguos intereses. La guerra del Vietnam pesa como una obsesión sobre el cine norteamericano. En Manhattan Sur es un policía que luchó allí y que procede en un medio urbano como si la contienda continuase. En su acción emplea métodos que recuerdan a los de la guerra. Manhattan como Vietnam Hay una cierta tendencia cinematográfica que atenta esencialmente a la acción, a lo que de su desarrollo se deriva, acentúa cuanto determina a este género de películas que no persiguen otra cosa que llevar al espectador por una sucesión de sobresaltos, emboscadas y traiciones. Un programa. Otras alternativas del vídeo El vídeo no acaba en su modalidad doméstica, fundamental y precursora. Encuentra una creciente diversificación de canales para llegar al destinatario. Para evitar que en su expansión medren, en detrimento de los propietarios del copyright especuladores y piratas se ha constituido la sociedad Videoline, S. A. avalada por la participación en el Consejo de Administración de personalidades destacadas en el mundo del cine y el espectáculo, como José Vicuña. Esta compañía se propone, según manifiesta a ABC su consejero Martín de Careaga, centrar su actividad por el momento en los estamentos públicos, Ministerios de Justicia y Educación y Ciencia, por ejemplo, a través de sus cauces naturales de difusión, y en el sector turístico, preferentemente representado en hoteles. Damos especial atención a cintas en versión original inglesa, para incorporar a continuación otras en alemán y francés Hasta ahora Warner Bros, y 2O th Century Fox son las firmas que asumen la oferta, a la que pronto se añadirán más compañías norteamericanas, en un total de 100 títulos durante 1987. MARTES 10- 3- 87 TEMA SIN RESOLVER No puede darse por zanjado el tema proceloso y grave del vídeo- comunitario en razón de la sentencia de. la Sala Tercera del Tribunal Supremo admitiendo el funcionamiento de esa confusa, incontrolada e inorgánica modalidad colectiva de explotación videográfica. Sucede con frecuencia que una cuestión de interés público salta a los medios de comunicación con toda suerte de titulares y luego un extraño y pernicioso silencio se cierne sobre la misma cuando la base del- -problema sigue sin solucionarse. Es el caso del debatido y preocupante vídeo comunitario, que, aparte de lo determinado por la alta magistratura, requiere una urgente normativa, solicitada justamente por los afectados en el sector del vídeo, editoresdistribuidores de ámbito doméstico; productores cinematográficos que ven indefensos cómo se atrepellan sus derechos; autores a los que no se respeta en sus lícitos intereses intelectuales; exhibidores cinematográficos que sufren las consecuencias de una desleal y fraudulenta competencia; vídeo- clubes serios que observan una disminución en los alquileres de cintas; fabricantes de magnetoscopios que experimentan un receso en las ventas de los mismos. No acaba aquí el ciclo de los que en una situación u otra del sector vídeo padecen las consecuencias de la expansión salvaje y abusiva de los vídeos comunitarios, que después de la sentencia del Supremo crecen indiscriminadamente. Se barajan, con la imposible precisión de una coyuntural extensión, cifras que indican la extrema gravedad de los hechos. Al parecer, se han iniciado conversaciones de exponentes del sector con la Administración y el Ministerio de Cultura, y en razón de la realidad del vídeo comunitario y de su incidencia negativa en los derechos de autor, se van a introducir modificaciones en la ley de Propiedad Intelectual que espera turno en el Congreso de los Diputados. Mientras tanto, los videos comunitarios pueden seguir creciendo como setas y aumentando el mal irreparable La duda es natural en cuanto a la indiferencia hacia la importancia social, económica y cultural del vídeo por parte del Ministerio de Cultura y a su inhibición en afrontar los hechos que han permitido llegar a una situación como la actual, propicia a la confusión y la especulación Un ciclo de posibilidades Explica Martín de Careaga que las compañías motrices en Estados Unidos venían advirtiendo que su producción era utilizada en España de manera irregular. En hoteles donde el vídeo se empleaba de forma aleatosia. Y no sólo en hoteles, sino en transportes públicos y otros medios. Al observar esto se decidió crear en enero de mil novecientos ochenta y seis Videoline Puntualiza Careaga que también distribuirán títulos, concretamente doce, de producción española y que el fondo de la sociedad se nutre asimismo de Impala y Procines con películas en versión castellana. En su conversación para ABC Martín de Careaga precisa que el mercado demanda infinidad de títulos en vídeo para io que se llama explotación non theatrical o sea, fuera de la básica y habitúa en las salas públicas. En muchos casos son videopeliculas cuya presentación en versión original pueae considerarse de estreno dentro dei exclusivo dominio del vídeo, y en otros, cubrieron su trayectoria en el vídeo doméstico. Martín de Careaga es un experto en estas cuestiones videográficas y promocionales. Vicente A. PINEDA ABC 103