Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lola Flores insulta gravemente a Iñaki Gabilondo RAN alrededor de las diez de la mañana del pasado viernes, cuando, dentro del espacio radiofónico de Iñaki Gabilondo en la Cadena SER, a Manolo Ferreras no se le ocurrió otra cosa que personarse en la Puerta del Sol para pedir a cada uno de los transeúntes que le salieron al paso un duro para Lola Flores. Sabido es, pues en más de un medio de información se ha podido leer y oír la noticia, que la Faraona atraviesa graves apuros económicos. Hacienda le pide cuarenta millones de pesetas y dice Lola que no sabe cómo pagarlos. Quizá por MARTES 10- 3- 87 E ello se le ocurriera un día decir que si se hiciera una cuestación entre los españoles, seguro que entre todos la sacaban del lío. Dicho y hecho. Manolo Ferreras, según dice Iñaki Gabilondo, no hizo más que recoger el guante. Y tuvo la idea una travesura radiofónica dice Gabilondo) de pasarse por una de las más transitadas plazas madrileñas por ver en qué quedaba tan original sugerencia. El caso es que, durante los veinte minutos que aproximadamente duró la encuesta callejera, de ochenta a noventa ciudadanos estuvieron dispuestos a alargar por su Lola los veinte reales correspondientes, llegando a manifestar algunos su indignación por injusticia tan manifiesta (la del Fisco con la folclórica) y a sugerir otro que incluso debería el Estado subvencionarla. Otros, sin embargo, se negaron a colaborar con semejante causa, al alegar más de uno que ya es mucho lo que con su indiscutible arte lleva la Flores ganado; y gastado también- se atrevió a añadir otro- en sus juegos de azar preferidos. Lo cierto es que, si la mayoría de los entrevistados por Manolo Ferreras parecían estar al cabo de la calle por saber que se limitaban a hacer el juego a los artífices de la chanza, a Lola Flores no debió de gustarle un pelo la broma. Y ayer se la oyó contestar en el programa que tiene Luis del Olmo en la COPE: Iñaki Gabilondo es un hijo de mala madre dijo. El locutor radiofónico, por su parte, afirma no tener nada que decir y se limita a apartar de sí, con el silencio, toda polémica. Lola Flores está enfurecida, cuando, según los responsables del programa de marras, bien pudiera haberse alegrado al ver que son tantos los que la apoyan. S. G. A B C 99