Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ABC OPINIÓN MARTES 10- 3- 87 Ni guerra ni política- ZIGZAG Penitencia Ai obispo italiano Gilberto Baroni se le ha ocurrido pedir a sus fieles que, como penitencia, se impongan no ver televisión hasta el domingo de Pascua. En España esta petición no podría producirse. Porque, tras pasar un par de días para acostumbrarse a tener el receptor apagado, probablemente serían muy pocos los que quisieran volver a encenderlo ni el domingo de Pascua ni en muchos domingos más. Aún no tenemos televisiones privadas. del vicepresidente del Gobierno al avión hubo que levantar a unos pasajeros de primera ciase diciéndoles que había habido un problema de último momento El señor Guerra matiza tras la interpelación parlamentaria sobre esta cuestión del diputado José Antonio Trillo, que miente groseramente Y mientras en la Cámara se enzarzan a discutir sobre el placentero vuelo de los viernes, el señor Guerra se fuma un puro tranquilamente: el diputado aliancista, el guardia, las azafatas y nuestro columnista Antonio Burgos son unos falsarios, unos mendeces y unos calumniadores. Y ahí queda el asunto. Son gajes de los modos autoritarios que se imponen abusivamente desde el Poder. LOSFMISEOS U NO de esos amigos malvados que uno tiene la suerte de tener me envía el tarjetón- menú de un banquete, celebrado en cierta c i u d a d de cuyo nombre no quiero acordarme, para celebrar las bodas de plata matrimoniales de una pareja superconocidísima. Es un menú muy especial que transcribo para que ustedes tengan el gusto de asombrarse como yo. Consta de un largo aperitivo en bufett: patatas chips, trocitos de queso, aceitunas sevillanas, tartaletas de ensaladilla, tartaletas espuma de marisco, tartaletas de caviar, tartaletas de espuma de queso, barquetas de Homar Mantua, croquetas de pescado, calamares fritos, gambas Orly y buñuelitos de vigilia. Luego viene el menú propiamente dicho: praws coctail, huevos escalfados al nido, fantasía de langosta y langostinos con espárragos Muerza dos salsas, omeletté surpise al kirsch, cafés, vino y demás alcoholes. Al pie del tarjetón, mi amigo- que ya tes he dicho a ustedes que es un malvado- me subraya la fecha del banquete- -4 de marzo- -y añade a bolígrafo dos palabras entre admiraciones: ¡Mortifiqúese cómodamente! Y yo- que soy bastante corto de entendederas- tardo unos cuantos segundos en interpretar la ironía de mi amigo. Al fin caigo en la cuenta: la fecha del 4 de marzo es la del miércoles de ceniza. Y lo llamativo del menú que mi amigo me envía es que ¡todos los platos son de vigilia, huevos y pescados! Y uno empieza a entender que unas bodas de plata- con ceremonia religiosa que presidió el obispo- -tenían que guardar las formas: tenían los pobres la mala suerte de que su celebración fuera a caerles nada menos que en miércoles de ceniza, día de ayuno y abstinencia. ¿Cómo dar en la ciudad el escándalo de un banquete con carnes? ¡Ni el obispo, ni el prestigio social de los cónyuges lo permitirían! Pero, como para algo existe la inteligencia de los humanos, alguien descubrió que había una manera de mortificarse cómodamente: atiborrándose de mariscos. El honor de la pareja y de la ciudad estaban salvados. Los mandamientos de la Iglesia quedaban cumplidos y los estómagos de los invitados satisfechos al mismos tiempo. ¿Hay quien dé más? Para no ser fariseo como los protagonistas de esta historia tengo que empezar diciendo que yo no entiendo muy bien cómo la Iglesia mantiene eso de la abstinencia. Entiendo el ayuno como una de tantas formas posibles de mortificación, pero no logro ver por qué en nuestro tiempo va a ser más mortificante comerse una ración de langostinos que una de chorizo. De niño, cuando en mi pueblo comíamos todos los días sin excepción el infallable cocido, yo estaba deseando que llegaran los viernes en los que mis abuelos se saltaban la rutina. Más tarde fui entendiendo que, o las comidas de vigilia suponían una cierta privación real, o eran un brillante camelo fariseico. Y que la mortificación cuaresmal o tenía un sentido de acercamiento al hambre del prójimo o se quedaba en puro masoquismo. No me parece muy penitencial vaciar el estómago si no se vacía al mismo tiempo de egoísmo el corazón. Pero cuando la mortificación se eleva a la categoría de banquete- como en el menú de la historia- me parece que se ingresa directamente en la cofradía de los fariseos. Claro que, vistas las cosas desde el hoy, uno tiene que preguntarse si esos fariseos de las bodas de plata no serán fariseos de segunda. Al menos se atreven a ser fariseos contra corriente: tratan de aparentar buenos. Y hoy lo que se lleva es aparentar ser perversos, no creer en nada ni en nadie. Con lo que es un lío saber quiénes son hoy los fariseos. Tal vez porque todos los somos. J. L. MARTIN DESCALZO Optimismo No es bueno adelantarse a los resultados electorales. Ni siquiera las encuestas logran habituaímente atinar con el deseo real de la mayoría de los españoles. Pero lo que parece realmente optimista es la frase pronunciada por el dirigente socialista Enrique Múgica: Vamos a ganar porque hay conciencia de que la gestión socialista es buena Habrá que esperar los votos de agricultores, mineros, profesores, estudiantes... Madres de toxicómanos En un local madrileño tiene lugar, cada semana, una batalla puntual contra los caballos galopantes de la droga: las Madres Unidas contra la Droga se reúnen desde hace casi cuatro meses para realizar terapia de grupo, conseguir subvenciones, El puro de Guerra adoptar medidas contra el tráfico Al mismo tiempo que el vice- de estupefacientes y escudriñar presidente del Gobierno afirma la actuación de la Policía. Son que jamás he levantado a na- mujeres de Parla, Getafe, Alcalá die, ni siquiera con anterioridad, de Henares y una docena de barequisando vuelos, porque me rrios más de la capital con un tomo la preocupación de pedir factor en común: el calvario que las reservas con mucho tiempo, padecen por la adicción a la droa veces con seis meses, tuego ga de sus hijos y allegados. Esta no puede ser, es falso lo que se actividad de protesta y coordinadice una azafata de Iberia pun- ción de la sociedad en demanda tualiza que en una ocasión, de respuestas a concesiones todo el pasaje de un avión estu- inexplicables por parte del Govo esperando un cuarto de hora bierno no es repulsa de cargas a Guerra, mientras te veían cru- inherentes a la democracia, sino zar la pista, caminando tranquila- todo lo contrario. Máxime cuando mente con su séquito y fumán- la Administración, inerme, no dose un puro Otra empleada hace nada: Vas pisando jerinde la compañía declara: Yo guillas por las calles de Parla presencié y fui testigo, en un via- es la patética declaración de una je, de que antes de la llegada de estas madres. Empiece d día con ABC. Tarifas de suscripción Mes Ptas. Trimestre Ptas. Semestre Ptas. Anual Ptas. 23.350,2.280,6.350,12.200, Madrid