Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA L DE MARZO DE 1987 O FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA L e s c á n d a l o- p o c a cosa en verdad, ya que escandalizarse no está de moda- ante la festiva actitud que el Gobierno reitera constantemente en el Parlamento nos mueve a preguntar de quién se ríen los socialistas. Creo que las justas censuras de algunos periódicos a tan jocoso hábito reducen en exceso, aunque sin proponérselo, las verdaderas dimensiones de la ofensa. Los destinatarios del jolgorio que se traen el presidente y sus coadjutores no son, en realidad, los pacientes líderes de los demás partidos; el blanco principal del agravio es toda la sociedad española. Reírse en las barbas de millones de mudos ciudadanos asomados al televisor es como propinar un insolente empellón al principio constitucional de que la soberanía reside en el pueblo; es una recusación gráfica de los valores en que se fundamenta la democracia. ABC REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 28006- MADRID medio para que una parte de la sociedad podían emanar de la determinación im- se adhiera a una corriente del Gobierno, puesta por el poder exorbitante de la en tanto la otra parte se apunta a la conmayoría absoluta. El disidente, el discre- traria. Hábil sistema para representarlo y pante, el opuesto era automáticamente aprehenderlo todo, y negar consecuenteexcluido e ignorado del discurso, un dis- mente cualquier función a quienes están curso reducido a la arrogancia del monó- al margen del aparato, a los condenados logo. El Partido Socialista ha cambiado literalmente a las tinieblas exteriores ahora de actitud: aquella rigidez autoritaLos dos ejemplos apuntados pueden ria que hacía que las decisiones descen- generalizarse hasta el infinito: el lector dieran tumultuosamente en cascada sin que analice con cierta atención las notila menor vacilación, sin resquicio para la cias periodísticas advertirá que la mayomás tenue interferencia, ha sido sustitui- ría de las polémicas ya no tienen lugar, da por un originalísimo método dialécti- contrariamente a lo que sucede en el mundo occidental, entre el partido que co. Las cuestiones económicas, por gobierna y los que se le oponen, sino inejemplo, son actualmente objeto de una tramuros del partido- sindicato- grupo de intensa polémica; pero- h e aquí lo sor- presión el cual ejerce un férreo dominio prendente- -el debate en esta segunda sobre las instituciones, buena parte de legislatura tampoco tiene lugar entre el los órganos de comunicación y gran núpoder y la oposición, como sería lo pro- mero de resortes de la vida social. La pio en un régimen democrático, sino ennación yace otra vez bajo un manto anatre dos alas dos tendencias dos crónico: el sistema, inmutable e imperePero cuidemos de indagar sobre todo cedero; las leyes fundamentales, indefecel porqué de tanta risa en los escaños corrientes del partido único tibles; las adhesiones al poder, inquedel partido hegemónico. Los regímenes El trasunto del viejo Movimiento Nacio- b r a n t a b l e s l o s g o b e r n a n t e s autoritarios, cuando alcanzan cierto gra- nal que denunciamos no es fruto de una irreemplazables. Los actores tácticos, do de institucionalización, generan inevi- malévola interpretación de cuanto ocurre: otra vez, rendidos irremisiblemente a tablemente pretensiones legitimadoras es el resultado de una serena e imparcial quien gobierna, los intelectuales, fernanmás o menos ingeniosas. Su mayor observación. Don Carlos Solchaga, expo- dinos y gratificados; los banqueros, sopreocupación consiste entonces en abrir nente del ala derecha o liberal del cialdemócratas y exultantes; los obispos, un portillo artificial a la pluralidad de opiPSOE, propugna la concertación social constantinianos y prudentes. Es nuestra niones que brotan espontáneamente del en términos idénticos a las tesis patrona- vida pública sustancialmente idéntica a la cuerpo social, aunque se niegue el pan y les. Pero frente a esta corriente conser- de los tiempos del partido único. Y las la sal a quienes transitan por trochas vadora, la tendencia obrerista es decir ideas, sobrecogidas por la evidencia, han opuestas, marginales o innovadoras. la izquierda del PSOE- que ya, por dejado paso a los intereses. Conceptos Hasta el sistema más despótico aprende tanto, no es un partido sino un contraste tales como justicia moral y vera fin de cuentas del método hegeliano de pareceres- clama airada en la voz dad ceden su lugar a provecho coque la contraposición entre tesis y antíte- de don Nicolás Redondo, que arremete misión y renta sis genera una síntesis provechosa. Esta con denuedo contra su adversario Esta situación no es positiva ni estadialéctica, como es sabido, se desarrolla Ambos se enzarzan en una pugna dia- ble. Los más insignes estudiosos de las en las democracias occidentales median- léctica de la que sin duda emanará el cuestiones sociales han reiterado, como te un debate, arduo en ocasiones, entre término medio, el acuerdo social, la paz David Hume en los Ensayos, que aunel poder y la oposición, entre la mayoría felipista. El curioso fenómeno adquiere que lo que motiva a los hombres es soy las minorías, en el que cabe necesaria- matices aún más fascinantes cuando la bre todo el interés, ese interés, como mente una amplísima participación a las todo lo humano, está totalmente sometiinstituciones intermedias. Los criterios de contienda surge en el seno del mismo do a la opinión prevalente No es difícil departamento ministerial. Un personaje quien gobierna se perfeccionan y maticomprobar que la opinión pública espazan cuando se contrastan con los defen- secundario expone su criterio favorable a ñola tiene la impresión de que el sistela reconversión de esta o aquella emma, en manos de quienes lo rigen, didos por la oposición y los grupos sociales, de donde resulta la síntesis enrique- presa nacional, e invariablemente com- ebrios de su dialéctica autoritaria, no funcedora traducida en decisiones políticas parece en público acto seguido otro re- ciona, porque lo que debiera ser pluralipresentante del propio Ministerio a dad libérrima, diálogo fecundo, debate o en normas jurídicas. creador, se ha convertido en un régimen Pero en España nos hemos quedado a ramplón y empobrecedor. Habrán de ser medio camino de la profundización delas ideas las que desbanquen democráticamente de su ambigüedad a quienes, mocrática: la dialéctica política no se con el pretexto de afirmar el cambio y el mantiene, ni siquiera tangencialmente, progreso, han instalado sus intereses en entre el poder y la oposición, y, por sula cúspide para hacer de ellos el gran arpuesto, se ignora por completo a la sogumento- e l único argumento- de la ciedad. Durante la primera legislatura sosociedad. Hagamos que la tarde de ayer cialista la mayoría volvió la espalda a las y la de hoy no se oscurezcan con el misprácticas democráticas al imponer a los EDICIÓN INTERNACIONAL mo crepúsculo. Y que nadie caiga en la demás sus propias decisiones sin vacilar tentación de pensar que la mudanza un ápice. Es inútil que las fuentes romaUn medio publicitario único desde el Palacio de la Moncioa al de El nas clásicas enseñaran hace más de dos Pardo sólo consiste en recorrer un corto para transmisión de mensajes mil años que lo justo no se deriva de la trecho. norma, sino que la norma nace de lo que comerciales a ciento sesenta tenemos por justo Aquí ha ocurrido naciones todo lo contrario: el bien y la verdad sólo Rafael PÉREZ ESCOLAR E RISAS EN EL BANCO A 71II A III A contradecirle con la mayor firmeza. Es el