Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-ABC, pág. 46 LA FIESTA NACIONAL Ayer, en la Monumental de las Ventas- -LUNES 9- 3- 87 Terrorífica corrida del marqués de Ruchena Preciosos, pero mansos, toros tinquenos de otra época Esta anticipadísima primavera que nos está tocando disfrutar ha hecho que acudamos a las Ventas con mentalidad isidril- ¡ya quisiera Chopera que hicieran en la feria muchos días como el del domingo! -Por si fuera poco amaneció nublado. Lo cierto es que el público estaba la mar de bien sobre la dura piedra- ¿para cuándo las butacas, Leguina? -de la Monumental. Corrida cinqueña en los chiqueros, muy seria, espléndida de hechuras y pinta, muy para aficionados amantes del toreo, yo diría que, en lo que a trapío se refiere, la excelentemente presentada corrida del caballero maestrante era del gusto no sólo de los toristas, sino de todos aquellos que gustan de la belleza y la estampa del elemento primordial de nuestra fiesta nacional. Claro que... Todo hacía pensar que el festejo se desarrollaría en una pugna esencialmente defensiva, como consecuencia de la edad de los toros, qué, según mis noticias, se han pasado el invierno en los corrales de la Venta del Batán. Era fácil calcular que los toreros se pondrían también en posición de salvar por encima de todo sus respectivas anatomías. Pero de primeras José Fuentes se encontró con un precioso berrendo, que embestía con extraordinaria nobleza por el pitón izquierdo. No le sobran los contratos al bien plantado torero de Linares. Adivinamos que se iba a echar el trapo a la zurda, para aprovechar las boyantes embestidas de su oponente; pero su reconocida facilidad se perdió en la falta de ajuste. No fue capaz, una vez más, de ligar los pases. Los naturales no tenían relación entre sí. Algunos, templados y toreros, morían huérfanos, desligados y deslavazados. Una faena más que se perdía en ese mar de dudas e indecisiones que tanto daño le han hecho a este buen torero. Espadazo bajo, que fue más que suficiente. Ovación, intento de vuelta al ruedo y pitos de cierto sector del público que rechazó a Fuentes cuando echaba a caminar por la circunferencia. El cuarto era un canalla. Uno de esos toros que salen con las intenciones de los humanos de mala condición. No se podía hacer nada con él. Sin intentar siquiera doblarse con él (dicen que Fuentes toreó con cuarenta grados de fiebre) sin ninguna preparación previa despachó a su enemigo de dos pinchazos y esfocada, lo que dio paso a una fuerte bronca. Otra oportunidad que se le va a este veteífflf -i- Z- s v v- r- cia jftrrt Un pase natural, de Fuentes, a su primero La cogida de Gallito de Zafra, afortunadamente sin consecuencias rano torero, del que un viejo revistero diría so y torero, templado y tranquilo. Puede- y aquello de que tiene una onza y que el día debe- tener una nueva oportunidad, porque que se decida a cambiarla... le encontramos en un buen momento de madurez, muy centrado y con el oficio a punto, aunque no lograra en esta ocasión la brillanCompuesto tez que tanto necesitaba. Peleó espectacularmente el primero del lote de Paco Alcalde con los caballos. El boSe le fue... nito colorao seguía el engaño con la cara alta y con clara sosería. El torero manchego Bueno de verdad llegó a la muleta el prianduvo afanoso. Ya se había lucido en un mero de Gallito de Zafra. El del marqués de quite por chicuelinas y unos pares de bande- Ruchena embistió con alegría y prontitud, con rillas vistosillos. Se ajustó en los primeros rectitud y fijeza. ayudados y no logró el lucimiento deseado Gallito de Zafra se empleó a fondo. Hizo porque el toro se le paraba distraído en el todo lo que sabe con capote, banderillas y centro de la suerte. La pelea quedó en tablas muleta. Pero no alcanzó el triunfo por falta de cuando mató de pinchazo, estocada y dos picardía. Hubo momento en que el público se descabellos. había entregado a la decisión del extremeño, El quinto la emprendió a topetazos con los pero no fue capaz de apoderarse de su enecaballos. Iba de oca en oca, empujando y de- migo. Cometió la torpeza de separarse de él rribando con gran espectacularidad, en pelea para unos cites frontales. El toro se sacudió de manso, fuerte pero manso. Ángel Trinidad el atosigamiento del valiente torero. A partir le había picado superiormente. Gracias a que de ese instante se creció. Y comenzarían los le zurraron fuerte la badana pudo llegar al úl- sobresaltos. El de Ruchena le venció al toretimo tercio descolgado, aunque sin apenas ro. La confrontación, que ganaba el diestro a recorrido, demostrando Alcalde las buenas in- los puntos, cambió de signo. Acabó ganando tenciones que traía de casa. La verdad es el toro, que derribó al torero y le puso al borque esta vez no se desinfló. Anduvo decoro- de de la cornada. Mató mal y devolvió lo que llevaba ganado en muy buena lid. Cuatro pinchazos y estocada dieron lugar a un aviso. La ovación todavía sería lo suficientemente fuerte como para dar la vuelta. El hombre desistió ante las protestas de algunos aficionados y se metió entre barreras. El sexto, flaco y destartalado, muy cornalón, no se dejó torear. Embestía con la cara alta y con escasa fuerza. Gallito de Zafra estrelló su buena voluntad contra la muralla de lo imposible. Y curiosa también la hilarante anécdota protagonizada en los tendidos ante la aparición de un nuevo Ronquillo allá por el 2 que se presenta como la oposición de la oposición. Un buen rival para él simpático Lupas; que también en los tendidos- n o sólo iba a ser en el ruedo- hacía falta la competencia... El formidable puyazo de Ángel Trinidad Vicente ZABALA -Ficha de la corrida- Plaza Monumental de las Ventas. Primera corrida de toros de la temporada del 87. Seis toros del marqués de Ruchena, grandes, cornalones, preciosos de pinta y lámina, aunque mansos. Primero y tercero se dejaron torear. José Fuentes, de nazareno y oro, estocada baja (ovación) en el cuarto, dos pinchazos y estocada (enorme bronca) Paco Alcalde, de verde y oro, pinchazo, estocada y descabello (algunas palmas) en ei quinto, pinchazo (silencio) Gallito de Zafra, de grana y oro, cuatro pinchazos y descabello (ovación) en el sexto, dos pinchazos y estocada (palmas)