Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 9- 3- 87 ABC Impuestos A B C 39 Se pide la regulación inmediata de la profesión de asesor o consejero fiscal En Francia se garantiza el concurso de determinados profesionales Parece obligada la necesidad de regular de forma inmediata y precisa la profesión de asesor o consejero fiscal. Actualmente ejercen en nuestro país, bajo la denominación de asesores fiscales, un numeroso colectivo de personas que no sólo carecen de título profesional alguno, sino también de aquellos conocimientos que ofrezcan un mínimo de seguridad y garantía para todos los interesados que demanden sus servicios. El asesoramiento fiscal es una necesidad social que crece en proporción a la demanda de los administrados, y éstos han de tener la segundad de que sus asuntos están en manos de profesionales reconocidos En esta misma línea, desde hace años se vienen produciendo importantes intentos por parte de los Consejos de Abogacía, de los economistas y titulares mercantiles, que ya elaboraron un proyecto que llegó prácticamente a nivel de Consejo de Ministros. Pero aún hoy, en un momento extraordinariamente avanzado como consecuencia de las grandes reformas de nuestro sistema fiscal, se encuentra sin regular la figura del asesor fiscal, advirtiendo que no estamos ante una nueva profesión, sino ante una especialidad que precisa ser defendida ante el intrusismo de no titulados y definida en cuánto a qué profesiones tituladas se han de considerar idóneas para este fin. Parece que, desde todas las demandas de regulación de la profesión, existe el convencimiento de que hay tres profesiones llamadas a su ejercicio; éstas son: economistas, abogados y titulares mercantiles, solicitándose como requisito primordial la inscripción, como ejercientes, en los respectivos Colegios Oficiales con acatamiento de sus normas respectivas. Así ocurre en Francia, donde aparece la profesión- bajo el nombre de consejero fiscal, siendo la consultora fiscal libre, pero reservada a determinados profesionales; este título se encuentra ampliamente protegido y nadie que no reúna los requisitos exigidos puede ejercer sus prerrogativas sin ser penalmente perseguido. En la República Federal Alemana, la profesión de asesor fiscal se menciona por primera vez en una ley de 1933. Actualmente, para ser admitido como asesor fiscal se requiere superar satisfactoriamente un examen previo, pudiendo ser admitidas al mismo aquellas personas que hubieran terminado estudios jurídicos o económicos. En este punto parece obligado hacer mención al Reglamento General de la Inspección de los Tributos, recientemente aprobado, donde en su artículo 25 y siguientes se autoriza la asistencia del asesor fiscal como persona que podrá aconsejar en todo momento a su cliente y cuyas manifestaciones en acto de inspección se entenderán formuladas por el propio sujeto pasivo. Se le otorga responsabilidad al asesor cuando el propio reglamento dice: Quienes ostentaron su representación legal deberán actuar, asimismo, a requerimiento de la Inspección, particularmente para hacer frente a sus responsabilidades como sujetos infractores. Contrariamente a esta responsabilidad implícita en el reglamento, éste, propicio quizá para regular definitivamente la figura del asesor fiscal, guarda silencio en torno al mismo. El administrado podrá servirse, como hasta ahora era habitual, de profesionales no reconocidos depositando en éstos su confianza no sólo en el asesoramiento y confección de declaraciones tributarias, sino también en la actuación de todo un proceso de inspección. En buena lógica, se verá reducida la garantía para la Administración tributaria. Por todo ello se hace necesario que pueda quedar definitivamente regulada esta profesión llamada a una gran responsabilidad, porque ello conllevará una garantía para el administrado, haciendo acreedora de una mayor fiabilidad a la Administración tributaria. Carlos SANZ GARCÍA DESPEGUE. 4. ATERRIZAJE. SEUM Iberdoor es un nuevo servicio de Iberia y Seur para que sus envíos lleguen volando. De puerta a puerta. A cualquier hora. Incluso festivos. Así de sencillo. Madrid (91) 205 53 36 205 40 90. Ext. 2630. Barcelona (93) 370 77 11 370 77 50 370 65 11 370 65 50. O llame a la delegación Seur más próxima.