Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pog. 24 TRIBUNA ABIERTA LUNES 9- 3- 87 A L fin la sentencia del T r i b u n a l Constitucional sobre la inconstitucionalidad del artículo 13.1 de la ley de Saneamiento y Regulación de las Haciendas Locales, tan esperada, al menos por algunos, desde el mismo momento de su entrada en vigor, se ha conocido. A su vez, y en la misma semana, la Audiencia Territorial de Madrid sentenciaba, a través de su Sala Cuarta, como nulos de pleno derecho determinados acuerdos adoptados por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid en su sesión del día 31 de mayo de 1985. En el medio, desde la promulgación de la ley o la adopción de los acuerdos hasta las sentencias declarando inconstitucional a una y nulos a otros, la zozobra y la insistencia de unas cuantas personas que, pase lo que pase, hemos apostado por la democracia, por la libertad y por un Estado de Derecho. Es duro permanecer a lo largo de años aguantando, desde los bancos de la oposición y tan modestos, aparentemente, como los de un Municipio por grande que sea éste, la constante cantinela de que a pesar de que en la España democrática mandan los de la sinrazón, los de la imposición y los de te callas que aquí manda quien tiene los resortes del Poder. Y además, por si fuera poco, Montesquieu se murió hace mucho tiempo y de la división de poderes, nada. Pues bien, frente a todo esto, ios formados en Derecho, los que creemos que una sociedad siempre puede, y debe, luchar contra la sinrazón, hemos aguantado a pie firme y semblante ilusionado defendiendo lo que creemos, que son la Ley y la Justicia. Una sociedad que no tenga quien ia defienda de las amenazas y de las imposiciones de los políticos de turno es una sociedad acabada. No es todavía el caso de la sociedad es- LA RAZÓN AL QUE LA TIENE mejor tu nación a través de mejorar tu ciudad y tu entorno social. Así que frente a los Por José María ALVAREZ DEL MANZANO que otras mil veces te han dicho que en polítipañola, que contra las apariencias genera nú- ca las actitudes románticas no sirven, y que cleos de resistencia frente a la simple y primi- la utilidad en corto supera el idealismo, unos tiva ley de la fuerza, por muy arropada que cuantos vamos a seguir contestando que preferimos la dificultad limpia del bienestar coesté en formas institucionales o partidistas. Me enorgullezco de estar al frente y ser mún a la recompensa en corto del pragmaelemento activo de un grupo de resistencia al tismo oportunista. Poder sin justificación. Aquí, en Esa y no otra, junto con la preel Ayuntamiento de Madrid, no paración profesional adecuada nos hemos rendido, ni hemos- que no es lo mismo que la macedido ni un solo palmo de terrenía de la titulación- es lo que no en el espacio de la razón. nos ha sostenido a lo largo de años el aguantar que se diga por Habremos tenido más o meunos: ¿Qué hace la oposinos audiencia, más o menos creción? Y por otros: No me dibilidad o más o menos habilipreocupa en absoluto qué ustedad para transmitir nuestro mendes presenten ningún recurso. saje y n o t i c i a de n u e s t r o No es tampoco ninguna novedad esfuerzo, pero jamás nos hemos en la historia o en la marcha de rendido, ni individual ni colectivaesta Corporación. Ustedes han mente. presentado ya otros muchos reCuando a nuestro alrededor se cursos, ésta no es la primera vez desmoronaba la coalición que alque lo hacen; sí sería la primera bergaba nuestros partidos polítiJ. M. Alvarez vez que ustedes ganaran uno. cos, cuando las fuerzas vivas del Manzano (Pleno del Ayuntamiento de Macedían ante el pragmatismo de Candidato por AP a la drid de 31 de mayo de 1985, exestar a bien con el que manda o Alcaldía de Madrid tracto del acta de sesiones. Pricuando alguno de los nuestros buscaba el deseado y legítimo puesto en la mer teniente de alcalde, señor Barranco. retaguardia, otros hemos permanecido, y vaBien, aquí estamos defendiendo los interemos a permanecer, enhiestos ante la sinra- ses de los madrileños con lo que podemos, zón, por mucha fuerza que se le quiera impri- que al final es la Ley. Por mucho que nos mir. nieguen la razón y se impongan con la fuerQueda mucho por pasar y resistir, pero za, al final los actos adoptados con quebrantodo es posible si en el mundo duro de la po- tamiento de la Ley son nulos de pleno derelítica te sitúas con la ilusión de hacer algo por cho, y la Contribución Urbana cobrada por encima del 20 por 100 es inconstitucional. los demás y cobijado por una ideología. Mil veces te equivocarás, otras tantas pe- Ustedes han votado a favor y se han equivocarás de ingenuo, o de sobreavisado, pero, cado, y nosotros, en contra y hemos acertado. Quien tiene la razón, al final se impone. en todo caso, sabes que luchas por hacer ¡ESUCRISTO vino al mundo para hacer que entre los hombres reinen, en libertad, la justicia, la concordia y la paz, cosas que los hombres no saben dar. La suya será una justicia que penetre en almas y corazones, los regenere y ponga en ellos desinterés, bondad y generosa entrega a procurar el bien de los demás. Mas ¡qué paradójica su propia entrada en el mundo viene a tratar de que reine la justicia y se comete contra El la mayor de las injusticias al no darle ni un cobijo humano para nacer, y al ser perseguido por la primera autoridad, tan a muerte, que para evitarla tuvo que expatriarse. Es que el Espíritu de Jesús es distinto: todo él se encierra en las paradójicas Bienaventuranzas. Jesús, que no vino a abolir, sino a perfeccionar añadió esto: Si vuestra justicia no supera la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. Su ley era, pues, más exigente que la antigua hasta mandarnos: Sed perfectos como vuestro Padre del cielo es perfecto y sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso SOBRE LA JUSTICIA (y II) có en curar enfermos y en multiplicar panes y pescados. Lejos de querer El la resignación ante la miseria, obliga Por Francisco ARMENTIA a los suyos a un constante empeño por suprimirla. Para un cristiaToda la nueva alianza la reduce Jesús a no de verdad, el pobre representa a Cristo su mandamiento: Este es mi mandamienen igual medida en que le vista, le enseñe, le to, que os améis los unos a los otros como alimente y le visite en el hospital o en la cárYo os he amado. Ahí está la justicia que Jecel. Eso le hace justo o santo, en mayor o sús impone a los suyos. Tan es así, que añamenor medida. dió: En eso conocerán que sois mis discípuEntre Dios y la pobreza evangélica exislos. Nadie, por tanto, podrá creerse justificado por el mero cumplimiento del sistema te una misteriosa intimidad, quizá a causa de la injusticia que el pobre sufre. Así que ese sacramental. En el día de las cuentas, sólo Dios de justicia la hará bien cumplida un seremos examinados sobre nuestro amor o día, en aquéllos que, por la pasión de dinero desamor a Dios en nuestro prójimo, porque o de poder, causen las injusticias que El coresa es la esencia de la ley evangélica, que dialmente detesta. Por ejemplo: ¿No estarán justifica. en ese putrefacto hondón pasional las raíces de los injustos y peligrosísimos problemas llaDesgraciadamente, las miserias y las injusmados deuda mundial y hambre munticias persisten en el mundo, a pesar de veindial ¿Quiénes son, de ordinario, los que te siglos de Evangelio. Pero el Reino de más y peores injusticias causan? los que no Dios y su justicia están en imparable marcreen en Dios. Pero como su increencia no lo cha. ¿Que en qué medida? En la misma en suprime, algún día se encontrarán con El. Y que, a través de los cristianos, resplandece les hará ver y sentir que, en el fondo de sus en el mundo el amor de caridad, para el meinjusticias, está el rostro ensangrentado del jor servicio del pobre El día mismo en que Crucificado, que hará justicia. Jesús proclamó las Bienaventuranzas, se vol