Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
U ABC OPINIÓN LUNES 9- 3- 87 Panorama LA IDE HACE EFECTO L ambicioso- y a parece que definitivo- -programa de desarrollo tecnológicoindustrial- militar norteamericano, conocido oficialmente como Iniciativa de Defensa Estratégica (siglas IDE en español y SDI en inglés) y en términos populares como Guerra de las galaxias comienza a hacer su efecto de sometimiento y resignación sobre la Unión Soviética y su política de armamento nuclear. La URSS parece dispuesta a resignarse con la pérdida del status de primera potencia mundial, ex aequo con USA, que a trancas y barrancas ha venido sosteniendo durante tres décadas. Aunque otras cosas son las que se nos dicen, la verdad es que desde que Washington anunció la puesta en marcha (con colosal presupuesto) de la IDE, la URSS comprendió que no podía seguir a su ritmo de costosísima inversión. Y, como es natural, Gorbachov se fue a Reikjavik con el propósito de cargarse la IDE, prometiendo a cambio lo que fuera. La Administración Reagan, consciente de su poderío, se negó en la capital islandesa a negociar la IDE. Sólo cuatro meses después de aquel encuentro, Moscú, consciente a su vez de una debilidad económica que no le permite competir con el gigante yanqui, ofrece la retirada de los misiles de alcance medio (lo que se le suplicó sin el menor éxito hace dos años) sin condicionarlo a que USA detenga el desarrollo de su Iniciativa de Defensa Estratégica. Todo un éxito de la Administración norteamericana, aunque se nos sirva como una humanización del sistema soviético y una aportación de éste a la paz universal. La etapa del equilibrio ha terminado. Si el acuerdo sobre misiles de alcance medio, incluso tácticos, se concreta, como parece, este mismo año, recobrarán una importancia capital las fuerzas convencionales y, dentro de este contexto, la presencia de las americanas en Europa. Quedando restringida la respuesta nuclear a los arsenales intercontinentales de uno y otro coloso, el equilibrio militar entre OTAN y Pacto de Varsovia quedaría supeditado a las fuerzas convencionales en presencia. Dicho de otro modo: la guerra volvería a ser posible sin necesidad de convertirla en holocausto. Y la superioridad convencional sigue en manos del Pacto, en proporción de tres a uno. Si de verdad la URSS quiere la paz, ¿por qué no ofrecer la negociación simultánea de los arsenales nucleares americano, soviético, francés y británico en territorio europeo (cuyo objetivo somos los europeos) junto a la reducción equilibrada de fuerzas convencionales? Manuel MONZÓN E Contraventana ORDENAR LOS PAPELES DE LIMA P ATENCIÓN BOUTIQUE CAROLL Todos losJerseys al costo desde 1.000 pesetas. Faldas y blusas a 2.000 pesetas Jorge Juan, 4 (frente a Loewe de Serrano) ARA ordenar los papeles acumulados en la mesa del despacho y sus alrededores hace falta tiempo. En sobres y en carpetas, sueltos los catálogos y las cartas, rebosa el almacén de esa documentación que ha ido uno recogiendo, sin saber bien del todo para qué sirve. Se impone una medida de firmeza y de voluntad, para no sentirse ahogado por la montaña de información. Hay que reducir los montones y sacrificar algunos recuerdos y no pocas curiosidades. Por mucho que aplacemos la decisión, alguna vez se logra vencer la pereza. Es indudable, entonces, el alivio y el regusto que representa este repaso de las letras y los apuntes. El material almacenado de mi viaje a Lima estaba sin ordenar: libros, anotaciones de urgencia, música y recuerdos indoamericanos. La pincelada criolla y la huella geográfica peruana me han llevado un par de horas, entre la clasificación y el desprendimiento. Uno de los montones ha ido a parar a los lugares menos visibles del archivo. Otros han quedado en sitio destacado de la mesa o de la biblioteca. El último repaso- inscripciones y credenciales, sesión de apertura, aires de Chabuca, visita a Lima antigua y moderna, comité de trabajo, Museo de Oro, artesanías aztecas, ponencia sobre la minería de América del Sur, zona arqueológica de Pachacamac, Francisco Pizarro frente a la catedral, el Ayuntamiento y la guardia de Palacio -ha encontrado mis impresiones escritas en los márgenes de los programas y guías de turismo. Recorría una tarde una de las calles comerciales, llenas de venta ambulante, telas y frutas al aire con fondo de arquitectura colónial. Quedaba a la espalda de la plaza de San Martín, donde todos los domingos se reúnen los corrillos para hacer teatro, predicar mensajes de esperanza, vender versos, enseñar juegos y malabares... Una casa blanca con perfiles azules, cal de Andalucía y retoques de Picasso, llamó mi atención en medio del bullicio. Anunciaba una nueva forma de comercio, una galería en un edificio singular, de esos que nadie puede pensar nunca en su demolición. Entré en el portalón y recorrí las escaleras y los pasillos interiores. Al aire las barandillas del siglo XVI. Las barandillas limeñas tienen fama. Los compartimentos, las habitaciones, estaban abiertas de par en par. Eran tiendas de oro peruano, de plata y de piedras azules y verdes, de sedas y productos de la selva. Nombres españoles inscritos en la placa de salutación. Aquí vivieron, entre otros, Pedro Gutiérrez (1537) primer sastre de Lima y alcalde; Francisco de Avendaño (finales de ese siglo) escribano mayor de minas y registros, visitas y despachos de armadas y navios de Lima y Callao; Tomás de Avendaño (1609) abogado de la real audiencia, defensor de indios y regidor perpetuo del cabildo limeño; Antonio de la Banda y Zorrilla (1810) firmante del acta de la independencia del Perú en 1821... José Jiménez remodeló la casa en 1872 y Seguros Atlas la compró en 1940 y dispuso su conservación de esta forma tan responsable. Toda la historia se recoge en una simple placa conmemorativa. Desde los balcones se contempla la Lima de siempre, la arquitectura colonial que reluce y el respeto a la huella del pasado. Una amplia legislación municipal se esfuerza en la conservación y en el cumplimiento de las Ordenanzas... Estos papeles no se pueden tirar así, de pronto, sin dejar constancia y sin resistir la tentación de recomendarle a las autoridades de aquí comportamientos semejantes, perseverancias del ejemplo urbanístico que debimos llevar de! a mano de Pizarro al corazón del Perú. Luis PRADOS DE LA PLAZA ANDREE HIPÓLA gran liquidación Mesas desde 60.000 pesetas. Sillas, aparadores Serrano, 16. MADRID. Teléfono 43135 56 COMEDORES