Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 6- 3- 87 SUCESOS A B C 67 El accidente se produjo cuando realizaba una maniobra para partir hacia Dover -las autoridades belgas habían hecho un llamamiento a todos aquellos que practican esta especialidad- manifestaron que el barco, que en esos momentos se había dado prácticamente la vuelta, presentando la quilla hacia el cielo, y creyéndose que había tocado fondo- -en esta zona, muy arenosa y de unos 15 metros de profundidad- se podía divisar a través de las ventanillas de los camarotes a numerosas personas con vida yendo de un lado hacia otro, creyéndose que había gran cantidad de aire en el interior. Estos se debatían por hallar una salida, y los buceadores trataban de abrir boquetes para lanzarles escaleras de cuerdas y extraerles de la bodega, que ocupaba la parte superior. Sin embargo, a medida que pasaban las horas iban perdiéndose las esperanzas de hallarlos con vida. Pese a las gélidas aguas, muchos pasajeros apenas se dieron cuenta de que habían caído al mar. Afortunadamente Zeebrugge es el puerto más importante de Bélgica, después de Amberes, y en cuentión de minutos ya se encontraban en la zona barcos de pesca, mercantes y patrulleros de guerra, que rasgaban la noche con sus potentes focos en busca de náufragos. También en tierra, los faros de los automóviles, los lanzadestellos de las ambulancias y el ulular de las sirenas ponían en alerta a los ciudadanos, muchos de los cuales acudieron a los hospitales para donar sangre, mientras los radioaficionados también se ponían a disposición de las autoridades y emitían constantemente mensajes informativos y de socorro. Los heridos se contaban por docenas, mientras se barajaban las cifras más dispares en torno a las víctimas. El ferry fue remolcado hacia aguas menos profundas por un buque de la compañía Smith International, pues hay que tener en cuenta que el accidente había ocurrido a menos de media milla de tierra y cuando se realizaban estas operaciones la marea estaba bajando. Además del pasaje, el barco llevaba automóviles y otro tipo de carga. En este sentido hay que añadir que el ferry podía transportar 2.000 pasajeros y 300 vehículos. El navio, de 132 metros de eslora, había sido construido en 1980 por los astilleros de SchiffbauUnterweser, de Bremerhaven, en Alemania federal. Este es el primer accidente grave de los transbordadores o ferrys que en números crecientes cruzan diariamente el canal de la Mancha, informa desde Bruselas Andrés Garrigó. Es este un medio de transporte muy popular, sobre todo desde la aparición de los hidrofoil, cuya velocidad de crucero reduce considerablemente el tiempo de travesía. Hace más de un año se registró un accidente en aguas belgas, pero su gravedad se debía a que el mercante en cuestión llevaba una carga de residuos radiactivos. Según el primer ministro belga, Wilfried Martens, este accidente constituye una verdadera catástrofe. Pocas horas después del siniestro, Martens llegó al puerto de Zeebrugge informando de la instalación de un centro de crisis en la zona para socorrer a las víctimas, i Con la llegada de los supervivientes a Zeebrugge, se registraron fuertes escenas de emoción. Cerca de doscientas personas quedaron atrapadas en el interior del buque. El puerto de Zeebrugge, escenario de una versión real de la Aventura del Poseidón Bruselas. Andrés Garrigó Las dramáticas escenas que provocaron una escena de horror en aguas del puerto de Zeebrugge hicieron recordar las patéticas escenas- reales esta vez- de la película estadounidense La aventura del Poseidón cuando el gigantesco transatlántico da una vuelta completa y los supervivientes tratan desesperadamente de abrirse camino hacia la quilla, que aún emerge. El espectáculo que ayer se vivía junto al puerto belga fio era, sin embargo, producto de un filme, sino unas escenas auténticas y desgarradoras, cuando los pasajeros, a través de los ojos de buey, hacían señales a los hombres- rana para que les sacaran de aquella prisión de acero, que aún respiraban gracias al aire todavía existente en el interior del casco. Y pese a que los equipos de submarinistas señalaban que había suficientes reservas de aire, otras fuentes iban perdiendo paulatinamente las esperanzas de rescatar con vida a un elevado numero de personas allí atrapadas. El siniestro sorprendió a los viajeros en el momento en que se disponían a cenar. La mayoría de ellos, de nacionalidad británica, habían visitado Brujas aprovechando las tarifas especialmente baratas del transporte de fuera de temporada. No he visto más que muertos. La frase provenía de la boca de todos los socorristas que descendían de los helicópteros, después de haber intentado rescatar a personas. Algunos han muerto de frío- señalaban- o ahogados. O por las dos cosas. Accidentes marítimos más importantes Madrid El naufragio del ferry británico Herald of Free Enterprise ocurrido durante la pasada noche, con 463 pasajeros a bordo y 60 tripulantes, junto con el hundimiento del buque soviético Almirante Nakimov en el que perdieron la vida 398 personas, el 1 de septiembre de 1986, son los dos accidentes marítimos más importantes. Otros naufragios acaecidos con numerosas víctimas mortales son los siguientes: El 25 de mayo de Í 983, un barco se hunde en Egipto, en el Nlilo, en el que mueren 326 personas. El 5 de junio de 1983, en la Unión Soviética, naufraga el Alexandre Souvorov en el Volga, causando al menos 250 muertos. El 23 de marzo de 1985, en Bangla Desh, se hunde un navio en el río Buriganga, perdiendo la vida 250 personas. El 14 de agosto de 1985, en China, naufraga un ferry y mueren 161 personas. El 25 de mayo de 1986, también en Bangla Desh el naufragio de un ferry causa la muerte de 224 personas. El 11 de noviembre de 1986, un naufragio entre Haití y la isla vecina de la Gonave origina 200 muertos. Escenas de horror De madrugada se ordenó que los helicópteros se retirasen para poder escuchar si alguien golpeaba el casco del buque desde su interior. Los submarinistas procedían a abrir boquetes en el casco en una dramática carrera contra reloj para intentar liberar a aquellas 250 personas allí atrapadas. Mientras que los supervivientes que se rescataban de las aguas relataban al llegar a la costa escenas de horror tras haberse lanzado al mar. Una capilla ardiente fue instalada en un barracón del Ejército en las proximidades de la zona portuaria. En un rincón se alineaban los primeros cadáveres en el suelo, cerca de varios camiones. Sin duda, son tripulantes que perecieron por el frío comentó un oficial.