Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIH ABC ABC 7 marzo- 1987 Fernando Truena, con aliento Dibuje con detallada precisión sus movimientos nocturnos desde por la mañana temprano; ensaye y corrija cada una de las frases ingeniosas elegidas para la jornada; no deje al descuido el tinte de sus cordones y que hagan juego ¡hagan juego, señores! con, digamos, su ceja derecha; no piense, no coincida, no transija con las opiniones vertidas por aquellos que no compartan su pasión por la compra a plazos. Estos son los tiempos del diseño en escobillas de inodoro y del teñido artístico y, en ellos, tiene puestos sus pies Fernando Trueba, un hombre que se caracteriza, entre otras cosas, por tener siempre dispuesta una frase tan natural que en el balneario de las diseñadas fórmulas se había ya condenado al exilio. Qué mayor acierto, qué mayor alarde de natural ingenio que decir de corrido lo siguiente: Lo de recoger un premio es Obsérvese que en este pequeño discurso Trueba narra el acontecimiento sin dibujos, ensayos, tintes o plazos y que utiliza palabras tan poco diseñadas como explicar, idiota, joé, chorrada, relación y oso, una osadía dentro de ese juego menor del artista sin interrupción y del arte a pesar de la obra. Y obsérvese además. que a Trueba- soy una persona vaga, me gusta levantarme lo mas tarde posible y aprovechar la más mínima ocasión para no hacer nada -lo consideran el inventor de algo que han llamado la comedia madrileña y que a ésta la consideran como uno de los motores del postmadrileñismo El, claro está, no sabe a qué se refiere todo esto, no lo asume, y, por tanto, mejor es dejar este caminar oscuro y entrar en la luz. Como si dijéramos, pasar del túnel al andén de la estación de Ópera, el lugar que, en cierto modo, comenzó lo que ahora ha ido a darse de bruces- con un Oso de Plata en el Festival de Cine de Berlín. En El año de las luces nada de en túneles, es a donde le gusta entrar ahora a Trueba, y nada mejor que hacerlo por las vías de sus últimas circunstancias: En realidad, para el público hacen sus películas hasta los directores más raros y todos pretenden, en el fondo, llegar a cuantos más mejor, lo que ocurre- prosigue el Trueba productor- es que unos utilizamos un lenguaje más claro que otros; eso no quiere decir que seamos mejores o peores; probablemente sí demos más dinero en taquilla, lo cual es muy bueno, por cierto Claridad, luz, taquilla, palabras estas también que sorprenden- más por su sensatez que por su diseño. La claridad es una virtud fundamental para andar por la vida (eso se sabe, pero alguien tenía que decirlo) aunque la oscuridad no tiene por qué ser necesariamente un defecto. En el cine, por ejemplo, hay directores oscuros que me gustan, yo soy un gran admirador de Robert Bressons, que no se distingue precisamente por lo accesible de sus películas... yo creo que él las hace para provocar sensaciones a los que las ven. Y, en definitiva, no creo que porque una película sea muy clarita tiene que ser necesariamente mejor. Pues, todo esto, que no queda demasiado claro, lo precisa de la siguiente manera: Yo, la verdad, si me preguntan si el cine americano me gusta, no diría nada. Como no soy nacionalista, no entiendo ese término de cine americano, cine español o cine francés; porque si aceptas eso y dices que te gusta el cine americano, mientes, y si dices que no, también. Yo admiro ahora, por ejemplo, a Scorsese y a Woody Alien, y detesto a otros ochenta mil directores americanos. algo que está muy bien, siempre es mucho mejor recogerlo que no recogerlo Y a esto, tan claro, ponerle u. i aliño integral: Cuando consigues un Oso en el Festival de Berlín, lo siguiente es tener que explicar a todo el mundo lo que sientes. Y sólo te quedan dos opciones: una, decir que tú a lo que habías ido allí era a que te dieran el premio, con lo cual eres un idiota; otra, decir que a tí no te interesan los premios, que no son cosa tuya, con lo cual eres también un idiota. Yo, joé, me resisto ante ese tipo de preguntas y prefiero decir una chorrada como eso de que aunque nunca había tenido relación con osos y no me gustan los animales grandes, estaba totalmente abierto a comenzarla Y, sin ser ya necesario, poner una rúbrica fernandina: De todas formas, lo confieso, me gustan más las frases chorras que las serias El Oso se removía en el Zoo -L o más interesante para mí del suceso berlinés ha sido la reacción del público el día de su proyección... (la saja, el Zoo Palast, repleta de los más severos críticos europeos y de espectadores berlineses, muy europeos y muy críticos; corrientes de risa, corrientes de seriedad y un aplauso final grande, macizo y feroz como el animal que hacía presagiar) y que desde aquel Celuloide a la parrilla momento ya hubiera compradores interesados en Alemania, Estados Atrapémosle durante unas líneas Unidos y otros países europeos e en esos terrenos, y, tomando como hispanoamericanos... (Para él, el referencia una escena de El año cine es, además, un comercio y no de las luces aquella en que el tiene ningún pudor en admitir que protagonista arroja al fuego unos lihace películáiscomerciales: Yo tra- bros presuntamente peligrosos, bajo para el público, me gusta di- pongámosle en similar tesitura con vertir a la gente: títulos y autores: -A mí no me gusta que se eche nada al fuego, entiendes (uno, si; pero la irreverencia postmoderna es más dudoso) yo no condenaría a las llamas ni las películas malas, o las que a mí no me gustan, porque creo que lo peor que se puede hacer con el trabajo de la gente es quemarlo. Pero puestos a respetar empezaría por la obra de Billy Wilder, Renoir y Buster Keaton. Del primero, aunque hay un par de películas que no me gustan, las demás son muy buenas; las de Buster Keaton son siempre buenas, y las de Renoir hasta las más flojas son excelentes... Osea yo... es que estamos hablando de dioses, no de personas. Ni se deja llevar, como se ve, por ansias purificadoras; no tiene inconveniente en hablar de dioses, ni se niega a hacerlo de personas, actores por ejemplo: Aunque siempre parezca que trabajo con la familia (se refiere a todos esos intérpretes qué poco a poco se van haciendo