Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 7- 3- 87- CULTURA -ABC, pág. 43 Quince artistas norteamericanos en cruzada contra la restauración de la Capilla Sixtina Una consigna: Noli tangere la sabiduría del tiempo es infinita Nueva York. José María Carrascal Quince famosos artistas norteamericanos han dirigido una carta al Papa en la que ie piden una pausa en el proyecto de restauración y limpieza de los frescos de Miguel Ángel, en la Capilla Sixtina. Asimismo, solicitan que se suspenda la restauración de La última cena de Leonardo, en Santa María de la Gracia. Figuran entre los artistas Ro- mámente ni la Capilla Sixtina ni bert Motherwell, George Segal, la iglesia milanesa, las reproRobert Rauschenberg, Erice ducciones fotográficas que he Fischl, Christo y el propio Andy visto me parecen raras. Los coWarhol, que firmó el manifiesto lores parecen sentimentaloides y poco antes de morir, el pasado el conjunto tiene una textura muy 22 de febrero. Ambas peticiones poco escultural, que no correstienen textos casi iguales, y en ponde a la obra de Miguel Ángel. ellos se reconoce el noble pro- Fue algo que no me dejó un pósito de los restauradores así buen sabor, lo que me indujo a como la amplitud de sus inves- firmar el manifiesto En términos parecidos se extigaciones previas a emprender su tarea Pero aún así, propo- presan otros artistas. George SeLa Sibila Deifica, con la cara nen una pausa como medida gal, por ejemplo, cree ver perdilavada, testigo de la polémica de precaución apuntando que da la belleza sutil y modelada durante ella habría oportunida- de Miguel Ángel. Y temo que se resisten a aceptar su pureza des para revisar más a fondo hayan tirado el bebé con el agua original Concretamente, en Miguel Ángel, tales impurezas hatodas las opciones ante noso- después de bañarlo tros Además de la respuesta del bían envuelto su obra en la CaPadre de la idea, sin embargo, profesor Gianfranco Colalucci, pilla Sixtina de un aura de mistefue un marchante neoyorquino que se recogen en esta misma rio que no correspondía a la de arte, Ronald Feldman, quien página, tenemos las réplicas de mano del autor. Y es sólo eso lo se ha convertido en un experto los restauradores a otras críticas que se ha eliminado. Suponemos que éste va a ser en la obra de Leonardo. Fue al anteriores. Lo que suelen decir comprobar lo que se estaba ha- es que muchos artistas han de- sólo un capítulo en la larga gueciendo con La última cena en sarrollado una relación sentimen- rra de las restauraciones de la iglesia florentina, desde que tal con las suciedades e impure- obras de arte famosas. Y lo más empezó su restauración en zas acumuladas sobre las obras grave de todo es que resulta difí 1977, lo que le empujó a denun- de arte clásicas, de forma que cil decir quién tiene la razón. ciar los que él califica de cirugía radical de la obra. Todas sus cartas a los restauradores no le trajeron una resEl magistrado Eugenio Rams, titular del Juzgado de puesta satisfactoria, y cuando Instrucción número 17 de Madrid, ha requerido a tres peoyó que el profesor de Arte de la riodistas de Diario 16 para que no informen sobre una Universidad de Columbia, James serie de personas relacionadas en el texto de una quereBeck, expresaba sus serias dulla presentada contra ese periódico en relación con el das sobre lo que se estaba hacaso Calvete. Como se recordará, el teniente coronel Carciendo con los frescos de Miguel los Calvete se confesó autor de un desfalco de 297 milloÁngel en la Capilla Sixtina, pennes, descubierto en el Cuartel General de la Armada. El só que había llegado el momenrequerimiento del magistrado Rams es una equívoca petito de hacer algo para detenerlo. ción de silencio que convendría aclarar. Desde estas co ¿Qué? Nada mejor que movililumnas hemos defendido la necesidad de informar con zar a los artistas para defender rectitud cuando está en juego el buen nombre de las perla obra de un artista fue su sonas. Pero defendemos también la libertad de expresión pensamiento, y se puso en concomo una conquista inseparable del Estado de Derecho. tacto con los más destacados Se ha producido un escandaloso desfalco en un organisnorteamericanos para que le semo de la Administración pública, caracterizado en este cundaran. caso por el culto al sacrificio y al honor. La irregularidad detectada debe aclararse en sus menores detalles. No La respuesta de la inmensa puede impedirse a unos periodistas que informen, si lo mayoría de ellos fue inquietud hacen rectamente, sobre personas y entidades relacionaante lo que estaba ocurriendo das con el caso. Cada vez que se produzca un intento aunque sin querer comprometerde recortar el derecho a ia información repetiremos con se totalmente. Primero, porque alarma una cuestión de principio: la libertad de expreno son expertos; luego, porque sión como la libertad misma es indivisible. No se puede casi ninguno había visto lo que conceder tan sólo una porción de libertad. Si una falsa estaba haciendo, aunque habían información lesiona derechos individuales o colectivos, visto bastantes fotografías y haahí están los jueces para atajar el abuso. Pero, salvo bían oído bastante de ello como exigencias del secreto sumarial, no pensamos que un para andar preocupados. juez pueda prohibir que se informe sobre una estafa. Motherwell, por ejemplo, dice que aunque no ha visitado últi- ¿Qué pinta aquí el pop- art? Roma. Alejandro Pistolesi La réplica del profesor Gianluigi Colalucci, jefe del equipo de restauradores que está limpiando los frescos de la Capilla Sixtina, al llamamiento de los artistas estadounidenses que piden que se suspenda la restauración es firme y contundente: Nuestra postura es muy clara y la hemos reiterado muchas veces. Estamos dispuestos a suspender la restauración cuando lo exijan razones técnicas objetivas. En cambio, no tomamos en consideración las p r o p u e s t a s de suspensión que se deben a motivos de otro tipo. Colalucci no se inmuta ante el hecho de que el llamamiento en cuestión vaya firmado por artistas renombrados, entre ellos el recientemente fallecido Andy Warhol. A este respecto, desde la primera plana del Corriere della Sera el prestigioso crítico Giovanni Testori publicó ayer una nota titulada, con gran relieve, Pero el pop- art no tiene nada que ver con la Sixtina y con el Cenáculo en la que afirma que esos artistas, antes de firmar semejante llamamiento, tenían que haberse preguntado si a Miguel Ángel y a Leonardo no les hubiese gustado más que un azul fuera azul y no ya azulsucio, y que un rosa fuera un rosa y no un rosa- sucio Personalmente, Testori confirma que su parecer acerca de las dos restauraciones es totalmente positivo Hubo, según ha vuelto a recordar Colalucci, una primera interrupción de los trabajos cuando en 1980, tras los primeros ensayos en superficies muy reducidas, se descubrieron esos colores tan luminosos que nos dejaron sorprendidos Se estudiaron detalladamente los resultados durante seis meses, y luego se empezó a trabajar. Ahora, cuando se desplaza el gran andamio, hay siempre una pausa de un mes para estudiar más a fondo la porción siguiente. Hace quince días, Su Santidad Juan Pablo II renovó su confianza hacia el equipo de restauradores, si bien no ha subido aún al andamio para ver de cerca el trabajo. Pero algunos piensan que este hecho podría verificarse. Nosotros- concluye Colalucci- no estamos alarmados. Tampoco lo está el Papa; de lo contrario habría actuado hace tiempo. Tengo, en cambio, la sensación de que algunos de los firmantes no han visto jamás lo que estamos haciendo. LIBERTAD DE EXPRESIÓN