Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Í 5. f i- X? í; ÍT IOS tenemos. Su fundjLion c fraguó en 1983 y fue Gon jl Comeílas iu a r i i f e ÜTI cnn agrado vioünisia, cuyj inquietud por cL deurrnllo de b inúsic; i le llevó hasia la Casa Rea! a solidiar para u joven de Camiira el nrtmhrr il- -R -in Srttfn I n í vi 1 Q que ya hA cosechado de publico y cn lica han sido su mejor preludio. dt: lJ l e del Tearro Real. Un erapo de melómanos no ocultaba su inn: envidia hacia lo afoilunados con eniradjs. La oca i Sn lo mcrceÍH. Era. piir decirlo de alguna manera, la pueMJ de Urgo de la orquesta en el Real- no s pnmer baile- con un programa de lujo: -Los seis ciíncierlos de BrandemburgON. b obra en que Bnich eritro a saco en los fUepos de oonirapunlo. escrila, La t r i a l a r d e d e i n v i e r n o a d e m l s en una de las apocas- cuando tuvo lugar nuesrra c i í a- mas fecundas ild maenlio. Fue eonrrdslaha con kib acalorados un concierto mafavilloso. ánimos que remaban en los alre- Sus componentes Ocho violmcs, dos violonchelos, otras dos vioías, un contrabajo y un clavicémbalo componen e ta pequeña, pero gran orque? ta que para ocaMoneín especiales- -como la le aquella t a r d e- invita a cotaboTar con ellos a determinados- vientos (músicos) yui: ella no tiene. Todos espunoles, menos cuairo extrflnicíos- n o hjv que olvidar que Polonia tieni! Jos ciieídus del mund o- Jos miisicos de b- Rcinü Sofía- pertenecen a grandes orquestas que, más o menos, lienen resueltos sus problemas íecomV micüi) Esta dependencki limita sus actuaciones, por lo que realizar una gira, poí ejemplo, de tres meses es asunío impensübte. Óoncal Cornelias lanicnia hi falta de sub -encitm por parle del Ministerio de Cultura no w ilo para e s u orqoeíita, sino para otras lant: is iniciativas y activid ides musicales. i- Pero no me refieu solam e n t e a las a y u d a s e s t a t a l e s- puntualiía- H sino a las subven- ReportA e gr Tlco; Gonzalo CRUZ fil