Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ejemplos son niJÍs quf íuíldcntcs de su existencia- L o s antecedentes habria que huiCiUlns en el iinTi mt Rpiipio di iwJe l o i síicvTiJotcs cornx iaii las íuofzas íisiciis coma el calor o la oicctricidad- aunque mucho hisiiinadore? lo nieguen- y las psíquicas eonocid is como llu do magnciico que el hombre irradia en torno su -o. I C fenómeno era con xido 3.100 anos anles de JnucnsTo y ha sido denominado e n d i s l i n i a s épocas h i s r ó r i c a s como K a V r i l- O d eicéicra, FVro concrcTando, en mi caso del o d e d f que aún no se han estahiecido que ipos de energías stm Jas que aquí uTíliio. porque mi son asimilables a ningún modelo de conductor ultr iti nico O L- Ccciioma neticOH lo cual descaJTa la p v ibilidad de a ociaikis con energías ojnocidav le de su lieni o. One se calaliv liuc así o se denomine hecho par a n o r m a L e s p i r i i u a ü s i a o de eii, il iiier o l í a m. mcra depende m, i ilc la pcisonahdad o la dewv tii. M líe qnn ii lo ju j; a O que de l.i vul- id iKj hecho en sf. M i 1 ra ii 11 i i l i i ca o. ctuisrste en c j e u i i i Mí- t u oi) min Ho o en cxplK. HJi cientdiiamcnte. De es. i deberán ocu jrse personas más i: tpjcilatías en estos campos, -N o podría, siendo sincera, dar una lista cerrad ¡i. Vo procuío ayudar a sanar a cualquier persona, tenga la enfermedad que ten a. Porque vo misma ignoro hasta dónde es posible llegar. Aunque los casos m s c o r n c n l c s y con los que me siento m s satisfech. i son ios problemas de artrosis, Íerpes, ¿E s necesaria U fe del paciente para lograr su euradón? -N o Lii le o la confianza en el saiijiior facihian el cimlacto. pero E CJiperiencia me ha d c m a trado que ninguna de ellas es rmprescindible para que el feni metxo líe la curaaón v piodu ca. -í l i e n pero si muchas enfermedades se deben- según afirma u s t e d- a un desequilibrio cnergíítico üué lo causa? -E s j c plicauon es el mismo- A l h o m b r e no se le puede a r g u m c n i o por c que precisa- ánalizai fuer; dc su entorno. í n nícnie los denuficos rechazan su su vida diana no influye sólo La cxiMcncia, y afirman que si no se situacii n sodo- econi mica sino tootnoce esa encrpía de U que us- das las situaciones anejas a éL it l habla, 0 mo van i iceptar iiHlo el eniornü en el que vive. ue al uien la utilice? I h i v h s causas dc la enlerinedad- H a c e dos siglos se ignoraba Mpfi muy tlivcrsas y nucslTos mela e islcnda de las ondas de ra- estjii totalmente inadio V no por eso se puede ho Ujptados (Teme a ella. El ntmo negar su evisienda. Por oira par- Je vida i i c í u a l d e l h o m b r e en te, yo creo que U Ciencia deoería nuestni e poca fadhia una merma ocupara délos resol 3 do que es de su capacidad biológica para en dermiliva lo que se puede j u í crear sus propias barreras trente íiar, V tiejar de poIcnii? ii sobre este ¡isunio. Deberían constatar Ja enferrnedad. dejándolo cada que UJ personay que livjran re- día UMs indefenso por alterar las su Md s posuivos. que ellos no Teclas mas elementales tic la Napueden ejiírficar por que muchos luralcita- D a l l o que esta actividad no pacientes sanan v que lo racional es estudiar el íenómeno V- sobre tiene exphcado su rigor ante la lodo, constatar su utihdad en pro Medicina mi postura es la de code in salud. abi racion, jlemliendo a pactentes habituiílmenie dcshauciados, s- ¿Cree usied cnionccs que la ifue jamás admito a tratamiento comunidad eientilica n O.I LI sien- Sin que estiín controlados por sus do justa con esic íeniVmenn? médicos. Este hecho nuede- cv- -L a C i e n c i a en m i o p i n i ó n comprobado a través de mis ardebería apovar al sanador que chivos. acredite con su seriedad v Irabajo- -í l a v otro aspecto que preocuunos hech s que. aunque d fidleii pa a la clase mc dica y es que mude e x p l i c a r son una r e a l i d a d chos sanadores sugieren a sus pacomprobada, para cualquier sanacientes Ja torna de medicamendor honcNlo o mt dico lo impórtame e ijue se cure el enfermo, tos... -E n mi gabinete hay una regla no el med Muchos sanadoras básica y es hi de no levantar nunhemos expuesto ante lo científicos nuestros trabajos sin obtener ca una prescripdón medica bajn ningún c o n c e p t o J. os médicos Ja respuesta adecuada Pern ho esí alortunadamente, empieza a s m Us personas eapacilaJas para camhiur Físicos, químicos v mi -prescribir los fármacos. Es nh ís. dief s en todo el mundo empiezan no e lov de acuerdo en cibssfliilo a interesarse en esU tema con la con i Éiufomediciíd Ti 4 et enleimente abierta y libre de prejui- m o tampoco porque puede ser cios. V no tengo nmeuna duda ijue el fármaco altere la marcha que, ül final- los hechos se m i- normal del organismo. Sinceramente, creo que es ct médico, vipondran a las meras palabras. plante del proceso de i enlermedad. el que puede determinar sob r e l; i c o n v e n i e n c i a o no d e No hay milagros r el trat: imívn 1o farma O llbililí dt i U j jZun. n pUC- cológico y esta tesis la apUc 5 firda curar simplemente impimiendo me mente siempre. sus manos no deja dc parecer un milagro -r Cualquier enrcrincdad- -Los milagros, en muchos casos. son naiumles para los ¿Qué t i p o de enfermed. itles que ta Ciencia no tiene explica- trata eon mayor asiduidad v L. sh crün; sucesos inusuales p. ir delan- lo? roblemas renales y hepáticos, neuralgias, insufii: iendas circulatorias y tumoraeioncs. Entre los casos tratados con Maiiü Antonia Jtmcno hay algunos virprendentcs. Observando el proceso dc uno dc sus enfermos, pudimos comprobar que llevó a ii consulta un certiricailo donde el ni dico indicaba que la enfermedad era irreversible- Estaba d e s h a u c i n d o Más adelante el mismo médico. Iras reali jir un nuevo auillisis a su paaente una vez que fue tratado por esta sorprendente simadora psíquica, no tuvo mas remedio que hacer oiro certificado distinto corroborando que su paaente estaba ab olulamente c u r a d o aun c u a n d o científicamente se pensO que no había criación para él. Peio los casos más sorprendentes- q u e hemos constatado en los- d o s siers- médicos del gabinete- -es el de aquellas personas a las que- según demuestran las radiograf í a s- les faltaban trozos de huesos del cuerpí V María Antonia ha logrado- y i o vuelven a demostrar las radiografías- crearmutcna eon la erKrgfa emitida a t r a v é s d e sus m a t i o s r e c o n s truyendo totalmente los hueso- Algo completamente insólito en el mundo de los sana tores a escab munLlial. Pues bien, en una ocasión- e ignoro la cau. sa- magneti é el agua de una botella y al poco rato se volvió densísima. Como si fuera mercurio y no a ua. Pesaba mucho más de lo normal. La repartimos entre unos amigos que estaban aquí en ese momento. H u b o algo que nos llamó la atención cuando íbamos a desperdinos de ella. Tres fotografías en blanco y negro que cuelgan dc una de las paredes dc su consulta donde aparece Mari a Antonia rodciida de una especie dc h a l o blancOr Le preguntamos si era un momajC- Con una sonrisa en los labios nos respondió: N o- Me las hicieron aquí mism o en el gabinete hace unos años. La pared, como puede observar, es totalmente blanca y se utilizó flash Sin embargo, al revelarlas apareció ese halo alrededor mió. cuando Ío lógico, en -N i i me pregunte ct mo lo logré porque no lo sé. Y o me Umito a desear la curación del enlermo poniendo en ello toda mi vol u n t a d V mediante la energía que iiasmilo al enfermo, el cuerpo, el orgamsmo. reacciona. Hoy calo- i n s i s i i ó- puede pjiecer un milagroi- V o estoy convencida de que a medida que la Ciencia Juanee dará una explicjición totalmente raciona y Científica a este fenómcno- Í Trqs la sanadora psíquica rueden observarse las tres otografías que, al ser reveladas, muestran su persona rodeada de un hato luminoso cuyo ohgen se desconoce todo caso, hubiera sido la aparid ó n de sombras no de una- e n voliura luminosa. Pensamos al princpin que podría ser un reflej o pero a visualizar la serie de fotografías vimos que se movía. Oue no permanecía estática. Ouc explicación tienc? Y o pienso que es el espíritu que me- acompaña- El ser de íuí que lodos tenemos con nosotros desde el ntomenio en que nacemos A l menos pienso que puede ser asi. -P a r a finalizar, ¿piensa enionccTí que hay algo despulís de la miicnc -Ekspues le la mueric evistc una nueva vida. Sólo mucre lo pereceder Y en el hombre Jo único perecedero y mortal es su cuerpo- Pero nunca su alma, Jorge Carlos PALAFOX 53 Hecho- s insólitos En lodo caso, esta mujer de serena helieza que tanta paz de espíritu infunde cuando menos cabe tlefimr como eUrjnas- A s i una copa de cristal finísimo qm? aparece et riado por su parte superior como si se hubiese realizjdo con un H iasscr o un diamanle hnísínio. -N o pretendo demostrarlo píHque es imposible. Pero el corlo lo produjo involunlanamenic la e n e r g í a de m i s m a n o s L a a r d o soto como recuerdo. Y se ha p r o d u c i d o algún i iro íenómeno entraño, incluso p. ir L u ted, en la consulta -l i u c n o sa tlije que yo magnetizo el a ua con las manos.