Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Carmen MARTÍNEZ ANIORTE Por José Ramón PARDO J. L. MARTIN DESCALZO Sin pelo Traemos hoy a estas páginas dos ejemplares de lo más extraño de la raza canina: se trata de los perros desnudos... No se crean que es una broma, estos canes existen y les deben su nombre, precisamente, a su falta de pelo. Hay dos ejemplares solamente en todo el mundo. Se trata del xoloitzcuintle, de México, y el chinesse crested dog, de China. El ejemplar chino parece ser que es el antepasado del mexicano, que, a su vez, es conocido popularmente como Pelón o Xolo En los tiempos anteriores a la conquista española, estos perros eran perseguidos por los grandes gourmets Para los aztecas era considerado como un animal sagrado, algo semejante a las deidades egipcias, entre las que también se encontraba algún fiel amigo del hombre, como el caso del dios Anubis. En algunas excavaciones en tumbas de los antiguos moradores de lo que hoy es México se han encontrado pequeñas estatuas de barro con la figura de este simpático can. Este perro gozó de gran popularidad como animal de compañía durante todo el siglo XIX. A finales de este mismo periodo fue exportado a los Estados Unidos, donde gozó de una merecida popularidad. Allí se encuentra en la actualidad uno de los principales clubes de esta raza. Su principal característica, como hemos dicho, es la falta de pelo, de ahí que su piel en algunos casos tenga cierta semejanza con la de los elefantes, pero ésta más suave. El temperamento de estos pequeños perros es alegre y cariñoso. El chinesse crested dog (el nombre le viene del pequeño penacho que le cubre la cabeza) es el antepasado del perro xolo mexicano. No debe pesar más de cuatro kilos y su alzada desde la cruz es de 30 a 50 centímetros. No existe un estándar en su colorido; tiene la curiosidad de que su tono cambia según las estaciones. Su piel es muy sensible, sobre todo a la lana. Uno de sus principales enemigos es el frío intenso, así como el gran calor. Sus patas están cubiertas por una pequeña capa de pelos que dan la sensación de llevar unos pequeños patucos Existe una variedad con pelo que recibe el curioso nombre de powder puff (borla de polvera) debido a su pelo corto, suave y delicado. Estas razas es muy raro verlas fuera de su país de origen. Este perro era conocido en China allá por el siglo XII antes de Cristo. Los restos del naufragio Menteve Ave John Lennon. EMI 24 6658 1 Batir un récord Me parece que la mayor parte de la gente no es feliz porque, en lugar de dedicarse a vivir, a lo que se dedican es a batir récords. Tiene razón José María Cabodevilla cuando asegura que los hombres hemos creído que el éxito consistía en adelantar al resto de los jugadores. La consecución de la meta ha sido reemplazada por la persecución del competidor Es exacto. Y ocurre en los deportes como en la vida. Un saltador no quiere saltar mucho, aspira a saltar un centímetro más de los que saltó el poseedor del récord. Un equipo de fútbol no se preocupa por jugar bien, lo que le interesa es meter un gol más que su contrario. Y en la vida, tres cuartos de lo mismo. La gente no quiere vivir bien, aspira a vivir mejor que sus vecinos. Y así es como la vida se nos va convirtiendo en un torneo de envidias: El portero de la fábrica envidia al director porque tiene más dinero y vive mejor. El director de la fábrica envidia al gerente porque tiene una mujer guapísima. El gerente envidia al jefe de negociado porque le gana siempre al ajedrez. El jefe de negociado envidia al jefe de personal porque tiene unos hijos preciosos y que funcionan de maravilla en los estudios. El jefe de personal en- vidia al joven recién ingresado en la empresa! porque liga como nadie en las discotecas. El joven recién ingresado envidia al portero porque no da golpe, mientras a él lo traen como una peonza. Y así es cómo todos envidian a todos. A todos les falta lo que desean. Y, como a todos les falta lo que desean, creen que no pueden ser felices, ya que gastan más tiempo en soñar lo que les falta que en gozar de lo que tienen. Sí. se diría que la gente no aspirase a ser feliz, sino a llegar a la felicidad antes y por caminos más floridos que sus compañeros o competidores. No importa tanto llegar a la meta como ser los mejores y más rápidos. Pero luego resulta que la verdadera felicidad consiste en disfrutar de lo que tenemos, en sacar el máximo de punta a nuestra propia alma y no en pasarse la vida soñando utopías. Si la gente tuviera conciencia de las cosas que tiene, todos se sentirían millonarios. Si nos entregásemos a saborear lo que nos ha sido dado en lugar de luchar como perros por lo que nos parece tan imprescindible, a lo mejor dejábamos de necesitar todo eso que ambicionamos. En realidad, en la vida no hay caminos buenos y caminos malos. Lo que hay son buenos y malos caminantes. No hay- -lo dice también Cabodevilla en su Juego de la Oca -viajes maravillosos. Lo que hay son viajeros maravillados. Y así es como hay personas que son felicísimas haciendo una pequeña excursión a la sierra vecina, mientras otras bostezan dando la vuelta al mundo. Y hay quienes son felices con cuatro perras y quienes nunca se cansan de desear. Mingóte lo contaba en un chiste reciente, dibujando a un niño feliz que, en una caja de cartón, veía tanques, coches de bomberos, autobuses y coches de Fórmula- 1, junto a otros chavales que, sin imaginación, ningún placer sacaban de sus sofisticadísimos juguetes. Porque, en conclusión, la única riqueza es nuestra alma y basta ella sola para llenarnos de felicidad. 43 John Lennon murió en diciembre de 1980. Acababa de editar un álbum que rompía un silencio de cinco años y tenía algunas grabaciones terminadas y a medio terminar en los estudios neoyorquinos. Su viuda y heredera guardó celosamente, y en caja fuerte, aquellas grabaciones, pensábamos que para evitar se lanzaran temas indignos de la categoría del artista. Y así se mantuvo durante mucho tiempo. Pero, al final, Yoko ha claudicado y esas grabaciones desechadas en su momento, incluso de la sesión con Phil Spector en el 75, ven ahora la luz. Siempre es interesante tener material nuevo de uno de los nombres básicos de toda la historia del pop Pero hay que ser conscientes de que esas grabaciones son cada vez menos consistentes, restos de un naufragio que se produjo aquella noche de diciembre del 80 frente al edificio Dakota. Grabaciones que si se desecharon en su día, tan sólo han mejorado en su carácter de documento, pero han envejecido en lo musical y artístico. Desde Suecia con rock The final countdown Europe. CBS EPIC EPC 26.808 Los grupos de rock duro o de música heavy que los límites entre ambas definiciones nunca están claras, ya no son patrimonio ni de un país ni de un determinado estrato social. Estos vienen de Suecia y son tan aparatosos y espectaculares como el género parece exigir a sus practicantes. Pero además son altos, rubios y fuertes, lo que acrecienta su impacto en escena. Si a ello súmanos que musicalmente son bastante más melódicos que la media habitual y que hacen canciones también más pegadizas y tarareables de lo normal, parece fácil colegir cuáles han sido las causas de su repentina popularidad entre nosotros. Sobre todo cuando han contado con una tarjeta de presentación como ese The final countdown que suena en todas partes y a todas horas. Vuelta atrás La casa de la bomba Brighton 64. EMI 12 2158 6 Cuidados Tanto el xolo como el cresta chino no necesitan cuidados especiales. Se les debe bañar, pero no con mucha frecuencia. El xolo tiene la curiosidad de que a diferencia de los demás perros transpira por la piel, por lo que no necesita sacar la lengua como los demás cánidos para oxigenarse. El cepillado y peinado en estos animalitos se lo pueden ahorrar, ustedes comprenden... Pese a lo que dice su nombre, el grupo es barcelonés. Pero no disimula su admiración por la referencia geográfica (Inglaterra) de su título, ni por la temporal (década de los sesenta) O dicho con otras palabras: hacen ese rock sano y sin complicaciones que caracterizó a ios pioneros y que consigue que perdonemos sus imperfecciones, hipnotizados por ese aura de entusiasmo y autenticidad que tienen las canciones. Son sólo cinco- -maxisingle o mini- LP- pero les basta para hacer un rock trepidante, La casa de la bomba una versión muy peculiar de La canción del trabajo que nada tiene que ver con la de Raphael y hasta algún blues propio como Ojos, botellas y traiciones Y están convincentes en todas.