Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ESPECTÁCULOS DOMINGO 1- 3- 87 Las salas de cine pasan por la crisis económica más aguda de su historia El número de espectadores se ha reducido a un tercio desde 1970 Estos últimos años han demostrado que el cine de pantalla grande sufre una profunda crisis, incluso se dice que corre el riesgo de desaparecer y dejar su lugar al vídeo o a la televisión que parecen ser los medios con más futuro. ¿Es esto cierto? ¿De quién es la culpa, de la Administración, de las empresas que no han sabido modernizar las salas, o de los que hacen negocio, no siempre muy limpio, con el vídeo? Tal vez, como a menudo ocurre en la vida, todos son culpables y todos inocentes. Lo cierto es que la crisis que afecta al cine de gran pantalla, al cine con mayúsculas, es gravísima, y no se puede olvidar que el control de taquilla arrojó en 1985 unos ingresos superiores a los 25 millones de pesetas, y que en el primer semestre del año pasado ascendía a 11.582 millones. Sin embargo, la desaparición de las salas de exhibición es una realidad palpable, cotidiana, provocando que los listados de control del Ministerio de Cultura sobre el número de salas existentes queden rápidamente obsoleteos. En concreto, y según estadísticas del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, de 331 millones de espectadores en 1970 en toda España, se ha descendido a 101 millones en 1985. blema de la exhibición pública de vídeo, cuya competencia es muchas veces invencible En cualquier pueblo- afirma- si hay veinte bares, hay veinte vídeos, y muchas veces con películas de reciente estreno en Madrid o en Barcelona. Si el pequeño exhibidor tiene que esperar para contratar un filme de éxito, a que éste haya sido suficientemente comercializado en las grandes ciudades, los piratas del vídeo los reproducen y los alquilan a los exhibidores públicos de vídeo, provocando que el espectador pierda el interés por lo que se está proyectando en los cines. Para Juan Moya, que lleva cincuenta años de taquillera en el Palacio de la Prensa, el público ha disminuido mucho en los dos últimos años, ha pegado un bajón tremendo dice, que él achaca a la proliferación de los vídeos y a l a enorme delincuencia de esta Salas de cine en España Anos 1970 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1986 Número de espectadores 330.859.091 255.785.631 249.315.153 211.910.616 220.110.077 200.485.325 175.995.962 173.659.664 155.955.909 141.084.131 118.592.695 101.117.420 42.054.486 Número de cines 6.911 5.076 4.874 4.615 4.430 4.228 4.096 3.970 3.939 3.820 3.510 3.109 2.309 Las cifras se refieren sólo al primer semestre. Desaparición del cine rural Justina Rodríguez, secretaria general de UNICINE, que defiende a la pequeña y mediana empresa de exhibición, considera que la desaparición del cine rural repercutirá negativamente sobre el de las grandes ciudades, por la pérdida del hábito de asistir a una película en una sala especial. El problema más gordo que se produce en este sector- c o m e n t a- es el sistema de contratación. Las películas se contratan por lotes. Las casas distribuidoras cuando ofrecen un filme de éxito, obligan a que el exhibidor tenga que llevarse también otro tipo de películas que carecen de interés. Para Justina Rodríguez es necesario que exista una contratación libre de películas o que sea el mísnio Ministerio de Cultura el que marque las normas de la contratación. A este problema la secretaria de UNICINE añade el proLa razón de la aguda crisis que afecta a las salas de exhibición es para Fernando MéndezLeite, director general del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, coyuntural e histórica, producida por los cambios en las formas de vida y en las costumbres. Sin embargo, piensa que esta crisis está tocando fondo, y si se toman las medidas oportunas la gente volverá a las salas grandes. No hay que olvidar que el vídeo se encuentra actualmente en un momento culminante y es lógico que haga mucha pupa a las salas, pero es también evidente que nunca se ha visto tanto cine como ahora, y que el hecho de ver películas a través del vídeo El vídeo y la exhibición de películas piratas son sus peores y casi invencibles enemigos céntrica calle madrileña. Sin embargo, reconoce que aunque los días laborales hay poca afluencia de público, los fines de semana cuando se proyecta una buena película todavía se producen llenos, aunque no son los de antes Para este taquillera los cines de barrio tendrán que desaparecer Esto mismo opina el secretario general de la Asociación de los Distribuidores y de la Fe- deración Antipiratería (FAP) Antonio Recoder, cuando afirma que las salas con una recaudación inferior al millón de pesetas anuales no podrán sobrevivir. En España- d i c e en los años sesenta había aproximadamanete ocho mil doscientas salas de exhición y un total de trescientos cincuenta millones de espectadores. Desde aquellos tiempos áureos hasta hoy el descenso ha sido vertiginoso. Esto mismo sucedió en los Estados Unidos y en el resto de Europa, y fue provocado por la aparición de la televisión Por ello en la década de los 80, España se encuentra en inferioridad de condiciones para poderse enfrentar a la agresión del vídeo, y tendrá que intentar acomodarse a los nuevos tiempos can la mayor urgencia para recuperar espectadores. La competencia desleal y peligrosa para el cine- afirma el secretario del FAP- no es exactamente el vídeo doméstico, sino el vídeo comunitario y la piratería que se realiza con las películas. Se llama vídeo comunitario V. C. al sistema de televisión cerrado que funciona mediante la conexión, por cable, de una variedad de televisores instalados en distintas unidades familiares a un magnetoscopio único que actúa como centro emisor que trasmite simultáneamente a todas sus conexiones. El V. C, que nació en Barcelona entre 1981 y 1982 con la Socidad Televisiva, se instala en edificios de apartamentos, aisladamente o con interconexiones entre los mismos- urbanizaciones- y se financia con una cuota de- d i c e- sin la previa licencia, y los exhibidores tendrán que cumplir los requisitos oportunos y sujetarse a las reglas del juego El director general de la Cinematografía no está en contra del vídeo comunitario y sí en la forma con que éste actúa. Es una estafa- -comenta- a las productoras, a las salas de exhibición y a Hacienda, y es patente el gravísimo daño que está produciendo en estos sectores El resto de los problemas que afectan a este sector no deja de ser un conflicto entre distribuidores y exhibidores de cine o de vídeo, donde la Administración intentará actuar como mediador, sin que exista merma en los derechos de los sectores implicados A NI. Méndez Leite: El Ministerio de Cultura está preocupadísimo con el problema no deja de ser una forma bastarda El director general de Cinematografía considera que es urgente reconvertir las salas, pero que esta reconversión no la puede financiar la Administración. El Ministerio de Cultura- a f i r m á está preocupadísimo, y particularmente es un tema que me tiene todo el día en danza. Se están manteniendo negociaciones con el Banco de Crédito Industrial para que financie con bajo interés créditos no sólo para la reconversión, sino para la creación de nuevas salas. Si lográramos llegar a un acuerdo, la Dirección General de Cine podría subvencionar parte del interés bancario exigido En cuanto al problema del vídeo c o m u n i t a r i o Fernando Méndez- Leite afirma que existe en estos momentos un decreto, que se encuentra en el Consejo de Estado para su aprobación, con el que se regulará este tipo de exhibición. No se podrán proyectar películas en vídeos