Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 A B C REPORTAJE DOMINGO 1- 3- 87 documento Se hará público en breve y es probable que rechace los niños probeta y los experimentos sobre embriones y fetos El documento del Vaticano sobre la bioética, que debería haberse publicado hace meses- e l Papa dijo en su viaje a Australia que saldría en diciembre- está por fin en la recta final. Este nuevo documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe supone una toma de posición comparable a la de Pablo VI con la Humanae Vltae y esperado con enorme interés no sólo en ambientes católicos, sino también por Ante él vacío legal existente, los Gobiernos esperan que el documento vaticano les proporcione un código ético que les ayude a legislar sobre esta cuestión. También los ambientes científicos, en los que ¡a decisión de Testart- e l padre de la fecundación in vitro francesa- de renunciar a proseguir sus experimentos en nombre de la ética de la investigación ha producido un auténtico revuelo, sienten la necesidad de un cuadro normativo que ponga límites a la investigación en biotecnología. La posiura del Vaticano supondrá además unas directrices para numerosos hospitales católicos. La polémica ha comenzado antes incluso de que e! documento sea público. El temor de que suponga una decidida toma de posición contra la fecundación in vitro la inseminación artificial, y los experimentos sobre embriones y sobre fetos, ha provocado una fuerte reacción, en especial en Estados Unidos. Se acusa al Vaticano de interferir indebidamente en los caminos de la Ciencia, recordando el gran error del que todavía se pagan las consecuencias la encíclica Humanae Viiae de Pablo VI. ¿Por qué el documento sobre la bioética provoca tanto escándalo? Según la revista Trenta Giorni -una de las mejor informadas sobre temas religiosos- ciertamente, afirmará la competencia moral de la Iglesia para hablar de bioética porque en la cuestión está implicada la misma doctrina sobre el hombre y sobre Dios; examinará la casuística relativa y los problemas que se refieren a la concepción (inseminación artificial y fecundación in vitro si embrión (licitud de los experimentos) el feto (diagnostico prenatal y experimentos) y, por último- algo más bien numerosos Gobiernos y medios científicos. Existe una gran preocupación por las implicaciones ético legales de las nuevas técnicas, como la fecundación in vitro y los problemas anexos; los bancos de semen, las madres de alquiler y los embriones sobrantes Junto a ellas, la investigación salvaje y las manipulaciones sobre embriones libres abren un futuro lleno de incógnitas. res del mundo científico como la respuesta de la Medicina al problema de la esterilidad. Pero esta técnica ha conducido a algunos extremos que han llevado a muchos a preguntarse no sólo sobre su legitimidad, sino también sobre su necesidad. En efecto, la primera cuestión que se plantea es que los partidarios de la FIVET no hablan sobre las causas más comunes de oclusión tubárica en la mujer, que son, en el 90 por 100 de los casos, los abortos precedentes, el uso del DIU como dispositivo anticonceptivo y las enfermedades transmitidas por vía sexual (De los comentarios al Informe Warnock del Bishops joint committee on Bio- ethical Issues Los primeros pasos de la FIVET se realizan en los años cuarenta, cuando Xammond consigue por primera vez cultivos de embriones de ratón. En 1958 McLaren y Biggers transfieren blastocitos de ratón al útero de una madre adoptiva logrando su desarrollo hasta ratones adultos. Chang, en 1959, es el primero que prueba con marcadores genéticos la fertilización in vitro de óvulos de mamíferos, conejos en concreto. Es archisabido que el primer niño probeta se llama Luisa Brown, y nació en Inglaterra el 25 de julio de 1978 de la mano del equipo de Edwards y Steptoe. Pocos meses después, en Australia nace la segunda niña fruto de una fecundación in vitro El método FIVET se extiende, y el primer nacimiento en Estados Unidos por este sistema se produce en 1981, en Francia en 1982. En España, en enero de 1985, cinco niños y cuatro niñas debían su nacimiento a este programa. Pero ya en 1981 surgen las primeras llamadas de atención. Biggers, uno de los pioneros en este campo, escribió entonces que el naci- inédito en un documento vaticano- habrá una parte dirigida expresamente a los Estados, dedicados a la preparación de una legislación adecuada en este sector Tres comisiones con la colaboración de numerosos científicos y expertos y, en especial, del Instituto Juan Pablo II de Estudios sobre el Matrimonio y ia Familia de la Universidad de Letrán, han llegado a unas conclusiones que no han sido ni precipitadas ni fáciles y en Se espera que proporcione un código ético y ayude a legislar sobre las nuevas técnicas de manipulación del ser humano La polémica ha comenzado incluso antes de que el documento se publique, provocando una fuerte reacción en Estados Unidos las que la cuestión central son los problemas en torno a la fecundación in vitro y el embryo- transfer (FIVET) que constituye la técnica más espectacular de los últimos años. Del ratón al niño probeta La FIVET, que nace de las investigaciones encaminadas a resolver el problema de la esterilidad tubárica, es vista por amplios secto- El negocio de las El precio de mercado en Estados Unidos de una madre de alquiler oscila entre los cinco mi! y los veinte mil dólares. En Gran Bretaña existen agencias que cobran treinta mil dólares: doce mil para la madre portadora y dieciocho mil para ellos. El problema es que en las madres de alquiler se crea una verdadera maternidad sentimental con consecuencias desconocidas todavía sobre el desarrollo pre y postnatal del niño. Son continuos los casos de madres de alquiler que se niegan a entregar a ia madre genética el niño que han gestado, mientras que hay madres genéticas psicológicamente incapaces de aceptar el niño tan ardientemente deseado unos meses antes de su nacimiento. Un ejemplo, el de las gemelas Magali y Christine Sevault, de Francia. Magali sufre un accidente y como consecuencia, un aborto espontáneo. Queda imposibilitada para tener más hijos. Su hermana Christine admite ser fecundada con semen del marido de Magali. Cuando el 22 de abril de 1983 nace Stephane, comienza, en palabras de Christine, una vida de infierno. Yo hubiese querido alimentar a Stephane, pero Magali me lo prohibía, de cía que era una cosa absurda, que me habría ligado demasiado a Stephane. El cordón umbilical ya se ha roto- me decía brutalmentey tienes que olvidarte de haber dado a luz a Stephane. Te debes olvidar completamente. Todavía hoy la tengo en brazos lo menos posible, para no caer en la tentación de sentirme traicionada por mi propia generosidad Christine acabó odiando a su hermana Magali, y tuvo que acudir al psicoanalista. Ahora, ya recuperada, concluye: No deseo a nadie pasar por lo que yo he pasado Estos días, un caso de madre de alquiler divide a los Estados Unidos. Mary Whitehead, madre de dos hijos, casada con un camionero en paro, aceptó ser insemínada con el semen de William Stern a cambio de diez mil dólares. Los Stern habían retrasado siempre el tener un hijo para no sacrificar su profesión, bioquímico él, pediatra ella. Pero a los cuarenta años, cuando finalmente se decidieron, Elizabeth, su mujer, descubrió que además de ser ya algo mayor, tenía una forma ligera de esclerosis en placas. Un abogado de Chicago, especialista en madres de alquiler