Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 28- 2- 87 ESPECTÁCULOS Música A B C 85 El Teatro Estable de Madolid triunfa con la dramaturgia de Unamuno Valladolid. José Jesús Arroyo Si, como escribió Julián Marías, las novelas de Unamuno son dramas en grado extremo, Sombras de sueño escrita en 1926, constituye una creación dramática de primera magnitud. Así parece haberlo entendido el Teatro Estable de Valladolid al plantearse la escenificación de la versión realizada por el periodista Ramón García, cuyas incursiones en el mundo teatral son cada vez más frecuentes y afortunadas. El Teatro Estable de Valladolid- cuyo director se quejaba recientemente del enfoque actual por los responsables de la política cultural de las instituciones regionales, provinciales y municipales- había realizado una exitosa gira a través de diversas Universidades norteamericanas antes de presentar el espectáculo en su ciudad. De tal forma que se puede hablar casi de estreno nacional, habida cuenta que Sombras de sueño solamente llegó a representarse en media docena de ocasiones, allá por el año 1930. Parece superfluo un detenimiento en el texto literario, cuando tanto se ha escrito sobre la obra de don Miguel de Unamuno, a cuyo L aniversario de la muerte se debe el montaje dirigido e interpretado por Juan Antonio Quintana. Sombras de sueño es un drama de soledades y aislamientos en el que perfectamente queda plasmada la vertiente más humana del pensamiento unamuniano: la lucha constante entre el hombre de carne y hueso y su protección o imagen social; entre lo que somos y lo que ambicionamos ser. Ramón García ha sabido plasmar en su versión todo el espíritu de los personajes que cobran vida propia de la mano de ese equipo que dirige Quintana. Una austera y, a su vez, ambiciosa escenografía de Mery Maroto sirve a los cinco actores, aunque quizá debería hablarse de seis, desde el momento en que la mar llega a ser un personaje más para encarar esos personajes creados por don Miguel de Unamuno, el vasco- salmantino universal, que plasma en el fatalismo dramático del texto la situación de la España del primer cuarto de siglo. Emilio Salcedo, periodista y ensayista, conocido como uno de los más ilustres unamunianistas actuales, recibió durante el estreno en Valladolid de Sombras de sueño un caluroso homenaje por parte del Teatro Estable y de la capital de Castilla y León. D Treinta países en el Festival Mundial de Folclore en Palma. Treinta países han confirmado su asistencia a la segunda edición del Festiva! Mundial de Folclore, que se celebrará en Palma de Mallorca del 22 al 25 de abril próximo, y cuya presidencia de honor fue aceptada por la Infanta Doña Elena, hija mayor de los Reyes de España. Las mismas fuentes del Ayuntamiento de Palma dijeron que participarán más de 3.500 bailarines formando 110 grupos folclóricos y cuenta con un presupuesto de más de 50 millones de pesetas El festival tendrá como marco el Paseo Marítimo, frente a la bahía de Palma, donde se instalarán los escenarios. En la anterior edición- que se celebró en Munichse proclamó vencedor el grupo mallorquín Escola de Música y Danza, que dirige Tomeu Enseñat. De nuevo el espléndido Fandango de Claudio Prieto en el Real Teatro Real. 26- 2- 1987. Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE. Solistas: Jesús María Corral, oboe d amore, y Carmen Sinovas, mezzosoprano. Director del Coro: Jordi Casas. Director: Víctor Pablo Pérez. Programa: Fandango de Soler de Claudio Prieto; Concierto para oboe d amore, cuerda y continuo en la menor, de Juan Sebastián Bach, y Alexander Nevsky cantata para mezzo, coro y orquesta, opus 78, de Sergei Prokovief. No faltaban atractivos en los conciertos de esta semana de la serie de Radiotelevisión. En cabeza, la presencia en el programa de ese formidable ejercicio de traslación que es el Fandango de Soler de Claudio Prieto, estrenado con carácter absoluto en el Festival Internacional de Santander de 1985 y programado en Madrid, por la Nacional y López Cobos, en noviembre de ese mismo año. Y he aquí la razón principal del atractivo y del aplauso: que se haya montado ahora la obra por otra de las orquestas madrileñas, cuando es tan corriente- -tan seguro, más bien- -que los estrenos de nuestros compositores se queden para siempre en primeras y únicas audiciones. Claro es que para que las repeticiones se justifiquen han de ser títulos de calidad evidente y contrastada; pero eso es precisamente lo que encierra con sobreabundancia el Fandango de Prieto. Porque el gran músico palentino- y no me importa tener que volver a repetirme- exhibe con generosidad en él hasta donde llega su conocimiento de la orquesta y las mil y una posibilidades del vehículo, al paso que cumple con rigor sus objetivos creadores de mantenerse fiel al espíritu barroco, a la propia y personal prosodia del agustino, a las características sonoras del instrumento del que se parte y al talante genérico de la danza de que se trata. Y todo ello sin renunciar a la incorporación de una riquísima serie de aconteceres nuevos y originales, tanto expresivos Mauricio Kagel, en Madrid Mauricio Kagel es figura de personalidad muy rica y original, con sello propio e independiente. Sin perjuicio de reservar para momentos con menor agobio de espacio y actividades un comentario sobre el famoso artista- que bien puede partir de la biografía que dentro de la colección Músicos de nuestro siglo excelente idea del Círculo de Bellas Artes, firma Llorenc Barber- quede constancia de su presencia en Madrid y del concierto ofrecido en la citada entidad en el que Christie Becker, piano; Geoffrey Wharton, violín, y Michael Risler, clarinete, con la rectoría del autor, brindaron algunas de sus obras de las últimas décadas. El calificado compositor bonaerense, muy unido al acontecer musical contemporáneo germano, había ya visitado España en 1970- vehículo de su creación, el Conjunto de Colonia- y cursos más tardé participado en los Encuentros de Pamplona. Ahora la presencia se patrocina por el Centro para la Difusión de la Música Contemporánea, el Instituto Alemán y el Círculo de Bellas Artes. Sea bienvenido. A. F. -C. como tímbricos, que contribuyen de modo decisivo a conformar una pieza orquestal maestra. Que proporcionó de nuevo muchos aplausos a su autor. Otros atractivos y detalles de interés: las destacadas intervenciones solistas de sendos componentes no menos destacados de la Sinfónica y del coro de RTV: Jesús María Corral y Carmen Sinovas. Aquél tuvo ocasión de demostrar en ese concierto de va- y- ven que es el BWV 1055 bachiano- también por primera vez en los atriles de la orquesta- las grandes calidades de músico que lleva dentro, siquiera la pulcritud de la traducción material se viera un punto disminuida por cierto inocultable nerviosismo. En cuanto a Carmen Sinovas se produjo de manera superconvincente en su hermosa elegía del sexto número de la cantata: a su decir sereno y a su finura expositiva, unió la inteligente adopción del clima expresivo adecuado. Ambos fueron ovacionados no sólo por el público, sino por sus respectivos compañeros de conjunto. Lo fue asimismo al término de cada una de las páginas programadas el director invitado, Víctor Pablo Pérez, en unión, al final, de Jordi Casas. Están muy recientes las alabanzas que le dediqué a aquél, en reconocimiento de su indudable madera directoriál, con ocasión de su concierto, en el mismo Real, al frente de la Sinfónica de Tenerife. Permanecen intactas las razones de ese reconocimiento; sólo que- probablemente por insuficiencia de ensayos en programa nuevo, en gran parte, para la orquesta, que en todo caso cumplióme parece que se le escapó en el Fandango la necesaria continua regularidad de la rítmica en ostinato esencial para el recto entendimiento de lo que la traslación quiere, así como un mayor cuidado a la gradación de las terrazas dinámicas en el acompañamiento de Bach. El coro, por su parte, salvó con más que suficiencia sus muchos pasajes incómodos, de conjunto o de cuerdas por separado, especialmente para los tenores. Leopoldo HONTAÑON n Los Jóvenes Cantores de Viena. Los Jóvenes Cantores de Viena actuaron en el Teatro Municipal de Matará ante unas 1.200 personas que acudieron a escucharles. El grupo de cantores actuó bajo la dirección de Giorg Stangelberger. El programa consistía en tres partes; la primera de las cuales comprendía interpretaciones de Loti, Begelossi, Foure, entre otros. La segunda parte fue una ópera cómica con la pieza Historias de teatro en donde los niños de Viena mostraron su calidad no sólo como cantores, sino también como actores. En la tercera parte se interpretaron obras de Mozart, Mendelsonn, Regert y Strauss. 4