Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ABC OPINIÓN 1 SÁBADO 28- 2- 87 El catalejo ZIGZAG La huida de Hellín Es natural que produzca alarma la fuga de Emilio Hellín, condenado a cuarenta y tres años de prisión, que cumplía en la de Zamora, por el asesinato de Yolanda González. Pero Hellín disfrutaba de un permiso de seis días de libertad como lo disfrutan otros cumplidores penitenciarios. El juez había autorizado la salida en contra del parecer de la Junta de Régimen Interior de la cárcel, parecer recurrido en vano por el fiscal. Ahora se ha producido mayor inquietud que de costumbre, con motivo de la huida de Heltín. Porque éste era, en verdad, uno de los más indeseables asesinos de nuestras cárceles. La muerte de una pobre muchacha, cínicamente presentada como un hecho político hace aún más repugnante este crimen. Pero hay que prescindir de! trasfondo sentimental del asunto e ir a la esencia del problema. Y el problema es una legislación laxista que. adula al delincuente comprometiendo la función correctiva de la justicia. Por el camino que se lleva, el ideal de un penalismo delicuescente produce estos frutos. Aparentemente, las medidas son progresistas; en realidad, se fundan en el deseo de halagar. Y la justicia debe ser humana sin dejar de ser justicia. Volvemos á un argumento repetido: compárese la absurda situación de aquí con las naciones serias de Europa. autonómica de Madrid se expusieron un par de cuadros que, independientemente de la calidad artística de sus autores, pueden encuadrarse claramente en el apartado del pornografitti Una vez pasada la sorpresa inicial, pidieron que se retiraran los sucesos gráficos allí expuestos, por una simple cuestión de buen gusto, Dos lienzos fueron retirados- Uno de ellos, en el que se mostraba una escena de bestialismo no ha vuelto, a ser colgado. En cambio, otro, titulado Dos formas de provocar la eyaculación ha vuelto a las paredes de la Asamblea sin que los diputados de la oposición sepan realmente a qué carta quedarse. La moral del cambio, una vez más, queda reducida a un cambio de moral. SOCIEDAD CIVIL H AY quien no distingue y piensa que la sociedad civil es lo opuesto- aunque no necesariamente enfrentado, menos mal- -a la sociedad militar, y quien, rizando el rizo, estima que no pasará de ser la otra cara de la moneda, donde la cruz es la sociedad religiosa. El concepto, acuñado hace siglos, se refiere, sin embargo, a toda la sociedad no estatalizada, no oficializada, no g u b e r n a mental ni administrativamente unida al paraguas del Estado. Es ese tejido plural, compuesto por las asociaciones, los clubes, las fundaciones, que se ocupan de actividades tan varias como son las que se ofrecen, en definitiva, al ciudadano, al hombre. La sociedad civil, fruto inmediato de la iniciativa privada, florece con las actividades científicas, las culturales y las deportivas, sin excluir las de orden social y económico. Es la sociedad civil quien origina, en el tejido social, una serie de elementos de poder, de influencia, de orientación. La propia sociedad establece sus centros con la mayor independencia posible del poder político, siempre que haya un sistema de gobierno democrático, donde el ciudadano pueda ejercer sus derechos y libertades. Con los socialistas en el Poder, en la etapa actual de la vida española, la sociedad civil, desnutrida y raquítica en los tiempos del régimen anterior, por motivos obvios, no ha experimentado variación cualitativa alguna. El sistema de gobierno socialista, y esto resulta especialmente doloroso en el ámbito de la cultura- pero se da igualmente en los ámbitos científico y deportiv o- ha seguido una política intervencionista, dirigista en grado sumo, revistiéndose una veces de mecenazgo y en otras de abusivo y absorbente paternalismo. Padecemos una anemia que amenaza acabar con la vida del enfermo, una descalcificación y una debilidad tales que el cuerpo social apenas si es un organismo inerte, sobre el cual operan los torpes cirujanos del poder político sin obtener siquiera respuesta a sus manejos, incluso tras de cualquier mutilación. La cultura oficial es, hoy, una colección de subvenciones interesadas que fiscalizan la creatividad del artista y condicionan su inspiración. Ocurre en el cine y en el teatro, y también en la música y en las artes plásticas. El Gobierno- y también buena parte de sus ecos autonómicos- se erige en financiador sin rivalidad posible, indicando discriminadamente caminos, señales y. tabúes. El creador ha de someterse al diktat del ejecutivo, que utiliza dinero de todos para oficializar su cultura o quedar condenado al ostracismo o a la emigración. Otro tanto ocurre con las actividades de investigación. No hay estímulos para las empresas privadas, que en otros países del club comunitario europeo, por ejemplo, canalizan y protegen, como entidades esenciales en este campo, el mayor porcentaje de sus investigadores, sean éstos científicos o humanistas. Aquí, los centros oficiales de investigación son prácticamente monopolizadores del personal y apenas tienen dotación para pagar sueldos. Es la aplicación del cuento del perro del hortelano, sin ambages. Incluso en el deporte, el intervencionismo gubernamental alcanza cotas inadmisibles. Los socialistas que mandan organizan crisis y campañas de desprestigio, metiendo las nances donde no debían, buscando el control de Federaciones y Comités. Los socialistas no son ya la representación del big brother del gran hermano orwelliano, sino la gran familia, con ramificaciones de apariencia maffiosa para que s u s t i t u y a n nervios y músculos de esa sociedad civil despreciada y pisoteada. Pedro CRESPO Televisión libre El anuncio de admisión de canales privados de telévisióin, hecho por el presidente del Gobierno, no autoriza en verdad al aplauso de esta medida hasta no conocer en qué condiciones se regularán los nuevos canales. Porque puede ocurrir que bajo Ja denominación de privados lo que se apruebe en definitiva sean otros canales al servicio del poder, o bajo su prepotente influencia. Más claro y más propio de un sistema de libertades sería anular el monopolio estatal de televisión y admitir, como acaba de hacer Francia con un presidente socialista y un Gobierno conservador, la reconversión total del sector, para transferirlo a las íeyes dé la competencia abierta. Todos los Gobiernos democráticos de Europa han acabado por reconocer que la existencia de televisiones estatales es equivalente, en el terreno de los principios, a mantener periódicos estatales, como hacían las dictaduras de mediados de siglo o hacen hoy ¡os países del Este. Pornografitti Los diputados autonómicos quedaron asombrados. Después de la detención del socialista José Luis Torner por supuesto tráfico de cocaína, la exposición de lo que parecen ser las nuevas preferencias socialistas en la pintura tuvo sobre ellos el efecto de una ducha escocesa. Porque en los salones de la Asamblea Hágase suscripto? de Envío por avión Andorra. Gtbraltar. Portugal, Azores y Madera Europa. Turquía. Marruecos Argelia. Túnez y Groelandia America. África y Asia Occidental Trimestre Semestre Ptas. Ptas. 1.375,1.675,1.900.2.000, -2.250,2.750,3.350,3.800,4.000,4.500, Anual Ptas. 5500,6.700,7.600,8.000,9.000, Asia Oriental y Oceania notieneprecio.