Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PELÍCULASFIN Viernes cine Primera sesión Largometraje especial Dudley Moore y Bo Derek, una pareja que mereció un diez Lolo García en una divertida escena del filme que le lanzó Marisol contaba en aquella época con una edad difícil para encontrarle papeles 10, la mujer perfecta Director: Blake Edwards, 1979. Color. Ciento quince minutos. Hoy, a las nueve cuarenta y cinco, por la Primera Cadena, en Viernes Cine La guerra de papá Director: Antonio Mercero. 1973. Color. Noventa minutos. Sábado, a las cuatro y cinco, por la Primera Cadena, en Primera Sesión Blake Edwards, productor, guionista y realizador del filme, es un maestro de la comedia americana. Conocido, especialmente, por la irregular serie de La Pantera Rosa cuenta en su haber con más de un título memorable, como, por citar sólo uno de los más recientes, Víctor- Victoria Y a esa etapa reciente de su carrera pertenece estr 10 que hoy nos ofrece TVE, cuyo título hace referencia a la calificación que el protagonista masculino da a las mujeres que considera perfectas, y se aplica, en este caso, a la encarnada por Bo Derek, a cuya, por otra parte, efímera consagración como mito erótico contribuyó decisivamente la película. En definitiva, de lo que se nos habla en ella es de la crisis del hombre cuarentón, en busca de nuevas sensaciones que, como en este caso, le impiden ver que la mujer que le conviene es, precisamente, la que ya tiene a su lado. Y la reflexión se hace en clave de un humor tan sofisticado como, en última instancia, cercano al patetismo, que sitúa al filme entre los mejores de su autor, que también, de otra parte, ha hecho escapadas al cine dramático. Además de revelar a la perfecta -al menos en lo f í s i c o Mrs. Derek, que en otras manos- -especialmente en las de su marido, que la dirigió en más de una ocasión- es una actriz nula, la película consagró el talento de Dudley Moore y dio a Julie Andrews- -en la vida real Mrs. Edwardsla oportunidad de iniciar una nueva carrera como actriz de composición. I V 6 A B C Posiblemente sea ésta la mejor de las películas para la pantalla grande de Antonio Mercero, lo mejor de cuya obra ha tenido como destino la pequeña, en la que recientemente vimos la excelente serie Turno de oficio Y es una adaptación de una novela de Miguel Delibes, El príncipe destronado en la que el protagonista es un niño de pocos años, celoso de su hermana menor y preocupado por la obsesión de su padre centrada en la guerra civil. Es, en este sentido, y aunque la contienda no esté en primer plano, uno de los mejores filmes que la tienen como elemento básico de su historia. Y la realización de Mercero es funcional, distendida y llena de matices. De hecho, La guerra de papá fue en su momento uno de los grandes éxitos taquilleros del cine español, y lo fue, en buena parte, gracias al impacto que hizo en el público su jovencísimo protagonista, Lolo García, a quien el propio Mercero no sabría dominar como lo hizo en esta película en la siguiente que rodó con él, Tobi Lo que no quiere decir que la actuación del actor infantil sea el único mérito del filme. Junto a Lolo, encarnando a sus padres, Héctor Alterio y Teresa Gimpera, en uno de sus mejores trabajos, y un amplio reparto, en é que cabe señalar la presencia, en un breve papel, de la actriz argentina Norma Alejandro, que en el último Cannes se alzaría con el premio a la mejor actriz por La historia oficial ganadora del Osear a la mejor película extranjera. Director: Jaime de Armiñán. 1969. Color. Ochenta y seis minutos. Sábado, a las siete y media, por la Segunda Cadena, en Largometraje Especial Ya era Jaime de Armiñán, cuando realizó esta su opera prima cinematográfica, un cotizado director y guionista de televisión, campo en el que acaba de reponerse su estupenda miniserie Cuentos imposibles Y cabe suponer que aceptó la fabricación de este vehículo para el lucimiento de Marisol- hoy Pepa Flores- únicamente por afán de dar, de una vez, el salto al cine comercial. En cualquier caso, no da el filme, en absoluto, la medida de su gran talento, que demostraría posteriormente en títulos que van de Mi querida señorita a La hora bruja a la espera de que se estrene el por ahora último de su filmografía, Mi general Poeta, por así decirlo, de lo cotidiano, y autor de los que son, posiblemente, los mejores diálogos de nuestro cine y nuestra televisión, poco podía hacer Armiñán con una historia de la que, no obstante, era coautor, planteada en clave de opereta sin música pero con canciones interpoladas, a base de princesa de país imaginario refugiada en el nuestro y con una pintoresca doble vida Poco, en efecto, hizo, salvo demostrar que era capaz de dominar la técnica cinematográfica, pero sin dejar en el filme el poso de su personalidad. Marisol estaba en una edad difícil cuando protagonizó Carola... No era ya una niña, había dejado atrás la adolescencia y no era todavía una mujer. Su trabajo es mediocre. Como lo es el de la mayoría de los intérpretes. Mala Buena Pasable Muy buena Para cinefilos VIERNES 27- 2- 87