Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 27- 2- 87 ASTURIAS A B C 59 N Asturias, como en toda Comunidad autónoma bien entendida, las minorías expectantes por adherirse a las ubres del poder se afanan inquietas para encontrar recias hebras peculiares con que entramar y urdir un tejido original y único que sirva inequívocamente de señas de identidad de lo asturiano. Los figurantes que ya han accedido a primer plano (más bien estrecho) del tablado regional remiten pronto de sus primitivos entusiasmos, si no de parola, sí ote facto. La inmensa mayoría, en cambio, dulcemente recostada en las delicias rutinarias de la rentabilidad, permanece silenciosa, ajena a tales preocupaciones: para señas de identidad- piensan sus componentes- les basta el documento personal del mismo nombre. Y uno, ingenuo, se pregunta, sine ira et studio, si hoy, en verdad, puede hablarse de una cultura asturiana que difiera de la que existe en las demás áreas de España y, ni tan siquiera, de la que caracteriza al mundo occidental en que nos movemos (aunque sea sólo en carromato) Los acérrimos pesquisidores de la quintaesencia asturiana- adictos, no obstante, a ese progresismo consumista- se empeñan en segregar espiritualmente el Principado de su natural conjunto. Ciegos en su mimética fiebre localista y olvidados del dicho de que Asturias es España y lo demás tierra conquistada ignoran que aquí se apiñan en germen todos los defectos y todas las virtudes del país. Los vanidosos ditirambos de lo E 1 SEÑAS DE IDENTIDAD Y ASTURIANA sitaron Jovellanos, Campoamor, Leopoldo Alas, Palacio Valdés, Pérez de Ayala, CasoPor Emilio ALARCOS na, etcétera, de un vede la Real Academia Española hículo idiomático pecupropio y las amargas quejas contra un desti- liar para dejar en sus obras, con la común no adverso que no se intenta evitar; el orgullo lengua española, las huellas vivas y particulaherido que encubre el sentimiento de inferiori- res de lo asturiano? dad ante las reticencias deferentes del exteLa especificidad asturiana no requiere de rior achacadas al bilioso envite de la envidia se entrecruzan intrincada en nuestras actitu- tales artificios. La diversidad humana de Asdes. Si España se lamenta de estar al mar- turias ya consta desde los tiempos históricos gen de Europa, Asturias se siente relegada y más antiguos, y sus moradores actuales siabandonada dentro del desconcertado con- guen haciendo gala de un cierto sentimiento diferencial de asturianía frente a sus vecicierto español. nos: ni en el extremo occidental se quiere ser Donde más se manifiesta este ánimo sece- gallego (aunque esto sea lo que allí se hasionista que agita a las mentadas minorías es bla) ni en el confín de Levante se identifican en el terreno lingüístico. Perduran en el Prin- con Cantabria (a pesar de sus íntimos concipado restos más o menos vivos de las va- tactos) ni nadie aceptará ser confundido con riedades dialectales en que se fragmentó el un leonés (sin perjuicio de las patentes simililatín que mal aprendieron los primitivos astu- tudes con la otra vertiente de la cordillera res. Con ellos se intenta construir una lengua autóctona para uso del Principado, que, al Esta asturianía se basa en emociones sociomismo tiempo, se enarbolaría como enseña céntricas tradicionales, que pueden resumirse propia de su identidad perdida y así recupe- en la presunción de creerse el cogollo y orirada Este síndrome añorante proviene de gen de la nación española y en la vanagloria un virus harto común y contagioso: la vana de ciertas actitudes de grandeza adrede creencia de que lengua y comunidad humana cultivadas, de algunas modalidades gastronópolítica coinciden. Se olvidan hechos eviden- micas y de la virilidad del canto regional (hoy, tes: ¿Ño es el inglés instrumento de inter- sin embargo, expuesto al auge det roqüiscambio común en naciones distintas como el mo Pero la asturianía idea recibida con Reino Unido, los Estados Unidos de América, fe de carbonero en unos, es más bien en Australia, etcétera? ¿No es el español lengua otros pose literaria, nada cerril y siempre oficial de una veintena de entidades políticas abierta a todo lo exterior. Los asturianos prediferentes? ¿Y no existen comunidades na- claros, como se dijo de Clarín, son provincionates bien unitarias con pluralidad de len- cianos universales No son precisas más seguas, como la Helvecia cuatritingüe? ¿Nece- ñas de identidad. Aproveche la úitima oportunidad de encontrar ofertas como éstas: Lampara portátil (uverv aro juvenil Fase Júnior 1 2 9 5 ¡Fase Júnior 1 2 9 5 pts Sofá mod. Astro desenkindabie une 9 50 pts fap. en raso gris.