Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 A B C VEINTICINCO AÑOS DE LA MUERTE DE JULIO CAMBA VIERNES 27 2- 87 Camba visto por sus contemporáneos En la tienda de una guantera Quiero al querido Camba. El Camba, a mi entender, prototipo del humorismo galaico pasado por Londres, pasado porSterne. Tiene de Sterne, como puede tenerlo un galaico, la insinuación y la medida. Veo a Camba, como veo a Sterne, en París, en la tienda de una guantera, sonriente, amable, con sonrisa de complacencia y sorpresa. AZORIN La prosa de la perpetua infancia El estilo literario de Camba, ese gran escritor contemporáneo, es uno de los más transparentes, sobrios, fluidos de cuantos ha dado de sí esta nuestra habla castellana, que parece llevar en su entraña el pecado original del rebuscamiento y el énfasis. La prosa de Julio Camba es no sólo el manantial de la fuente de Juvencio (la eterna juventud) sino, más aún, el de la perpetua infancia. Ramón PÉREZ DE AYALA Vitaminas, libertad y humorismo Quien lea o relea los artículos de Camba creerá que te está pasando revista a las preocupaciones, sensaciones, opiniones del mundo a lo largo de medio siglo. De todo sacaba partido Julio Camba, fluidamente: de la cerveza y de las vitaminas, del guardia inglés y de las corridas de toros, de las boticas y de Sarah Bemhardt, del amor y de la muerte, del arado virgiliano y del treinta y cuarenta del paisaje suizo, de la explosión bolchevique en Rusia, del Vesubio, de la Quinta Avenida, de la plaza de Santa Ana... Por debajo de esa inmensa temática corren las galerías entrecruzadas de un sistema de ideas y de una libertad de espíritu sin los cuales no hay humorismo de veras. Melchor FERNANDEZ ALMAGRO Cirujano de la risa Su diagnóstico era siempre acertado, y allí donde encontrábamos algo que no marchaba bien y que, sin saber las causas, no funcionaba a nuestro gusto, el maestro intervenía con su fría habilidad de cirujano y nos mostraba el mal y cuál era el motivo de su funcionamiento deficiente. Y lo que se nos antojaba tan complicado y alarmante, cuando él nos lo explicaba nos parecía fácil y sencillo. Y entonces, ya tranquilos, nos echábamos a reír. Estaba tan de vuelta de las cosas que no intentaba arreglar nada ni poner tratamiento a ningún mal de nuestro tiempo, quizá porque sospechaba que era inútil a más de pretencioso. Ni tomaba partido ni se molestaba por encontrar una solución. El se limitaba a descubrir las grandes tonterías, a señalarlas burlonamente con el dedo, a dar su veredicto, y después, sonriendo, se largaba a otra parte con aire de tenerle todo sin cuidado. ¡Qué gran inteligencia! Miguel MIHURA ginas de observación verdaderamente prodigiosas, en las que ni su permanente actitud de humorista oficial deformaba un costumbrismo de la mejor genealogía, era una criatura decididamente aliteraria. Ni hablaba nunca de literatura ni se expresaba como un profesional de ella, tal vez porque, en realidad, pensando que profesión viene de fe, no era un profesional. César GONZALEZ- RUANO Las pinzas inflexibles El humor de Camba proviene de esa acuidad de su inteligencia para jerarquizar sensaciones é ideas. Su claridad de juicio disuelve esas nieblas con que la raza, la historia y hasta la poesía perturban la ordenación real y racional de los seres. Y Camba, en esa prosa suya tan tersa y pausada, con una lógica dé pinzas inflexibles, va colocando por su valorauténtico a hombres y cosas en el tablero de la existencia. Y ese pasar los fantasmones a términos secundarios es el recurso nunca fallido de su humor. José CAMÓN AZNAR Bibliografía Alemania (Impresiones de un español) (1916) Londres (1916) Playas, ciudades y montañas (1916) Un año en el otro mundo (1917) La rana viajera (1920) Aventuras de una peseta (1923) Sobre casi todo (1928) Sobre casi nada (1928) La rana viajera (Selección de artículos) (1928) La casa de Lúculo o el arte de comer (Nueva fisiología delgusto) (1929) La ciudad automática (1932) Haciendo de República (1934) Esto, lo otro y lo de más allá (1945) Etcétera, etcétera (1945) Obras completas (1948) Mis páginas mejores (1956) Nifuh, nifah (1957) Millones al horno (1958) Países, gentes y cosas (1962) Genial al tute y de chachara Algunas noches jugábamos al tute habanero. Yo era tan zote como aquella su criada para el chámelo. No me ganaba mi soldada mensual porque jugábamos muy barato el tanto, pero me ganaba absolutamente todos los días, lo cual le llenaba de satisfacción. A mí me aburrían estas partidas porque durante ellas sólo comentaba las incidencias del tute y me privaba del. singularísimo placer de su ingenio, el más asombroso que he escuchado de labios humanos, y cuenta que he tenido la fortuna de tratar con cierta intimidad a muchos de los grandes hombres de mi tiempo. El ingenio de Julio Cambá era genial, tan perfecto en su chachara como en sus escritos. Antonio DIAZ- CAÑABATE Profesión viene de fe En su conversación misma, Julio Camba, que había escrito invenciones admirables, pá- Illii