Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 28 TRIBUNA ABIERTA -VIERNES 27- 2- 87 N 1985, aRevue de l Art decidió dedicar su número 70 al arte español, con colaboraciones de estudiosos españoles. El director, André Chastel, me pidió que escribiera una introducción a ese número especial. Aunque no soy experto en historia del arte, pensé que podría ser útil llamar la atención sobre las relaciones entre el arte de un país y su propia historia, y, por otra parte, señalar la conexión entre la investigación del arte en España y los métodos intelectuales que en nuestra época han surgido entre nosotros y pueden servir en cualquier lugar para un planteamiento más hondo y adecuado de los problemas artísticos e históricos. Acepté la amable invitación de André Chastel y escribí en francés la introducción que me pedía. Pienso que puede ser interesante para españoles conocer ese breve estudio, y ahora lo traduzco a mi propia lengua, con algunas ligeras modificaciones. E EL ARTE ESPAÑOL Y LA HISTORIA DE ESPAÑA (I) La tentación habría sido decir El arte español y su historia pero me parece evidente que no hay propiamente una historia del arte como no hay historia de las ¡deas La razón de ello es bastante clara: las ideas no vienen de otras ideas, sino de las ideas del pasado y de la realidad presente. Si se tratara solamente de un proceso de ideas, del desarrollo de los sistemas, se podría en principio adivinar, por ejemplo, la filosofía del siglo XXI: bastaría con pensar, ahondar el contenido de la filosofía de nuestro tiempo, llevarlo más allá, llegar a sus consecuencias, descubrir sus dificultades e incluso sus contradicciones. Si se trabajara lo suficiente, se podría anticipar desde ahora la filosofía del siglo próximo. Pero esto no es verdad. El siglo XXI no está dado; su filosofía nacerá de las ideas filosóficas de nuestro tiempo y de la realidad, todavía desconocida, del siglo XXI: no hay más remedio que esperar. Solamente un análisis del presente, entendido como un conjunto de tendencias, de proyectos, permitiría adivinar a dónde puede ir la filosofía del siglo próximo, y aun esto con la mayor inseguridad, pues el porvenir está abierto, es reino de libertad. Non, l avenir n est a personne! Sire! l avenir est á Dieu! Estos dos versos de Víctor Hugo deberían estar siempre presentes a los que se ocupan de cuestiones históricas. Cuando las creaciones de la cultura están profundamente arraigadas en la condición humana, cuando no se reducen a ciertos contenidos abstractos, hay que comprenderlas mediante una consideración que rebasa su dominio particular; es menester buscar sus raíces en una forma de vida, que es, por supuesto, histórica, y, por consiguiente, se realiza en un haz de trayectorias. Tal es el caso del arte, vinculado a lo más profundo del hombre, a la manera como sé encuentra en el mundo, a su interpretación de su propia vida, a sus proyectos y, por otra parte, a la circunstancia concreta, al paisaje, a las formas urbanas, al clima, a las condiciones económicas, a los materiales de que se dispone para construir los edificios y las ciudades. cruzamientos oe la realidad histórica si se quiere entender el pensamiento, la literatura, el arte de un país cualquiera. Pero sobre todo hay que descubrir el Por Julián MARÍAS proyecto histórico que Hay dos conceptos que he utilizado amplia- constituye una variedad única de la vida humente en mi Antropología metafísica, sin los mana. cuales me parece muy difícil comprender la España resulta inteligible si se encuentra el vida humana como tal: instalación y vector. argumentó de su historia, si se ve cómo se Estoy instalado en el mundo, en mi cuerpo, ha constituido, cómo ha intervenido el azar mi sexo, mi lengua, mi edad- que cambia- en diversas ocasiones para interrumpir o desmi condición social; partiendo de viar sus trayectorias, cómo la soestas instalaciones- o de una ciedad española ha absorbido instalación de múltiples dimenesos azares para hacer de ellos siones- me proyecto según vecla materia de sus proyectos origitores, es decir, magnitudes diriginales, cómo ha cometido errodas, orientadas. Se puede decir, res es decir, ha sido infiel a su si se prefiere, que la vida humainspiración auténtica o ha descona es una instalación vectorial. nocido los datos reales. En España inteligible he intentado ver Esto es lo que define una sola realidad española según este ciedad, una variedad humana, método, que permite comprender un país, un pueblo, a través, por mejor, espero, la historia de Essupuesto, de una serie de forpaña y, durante la Edad Modermas históricas que componen na, de las Españas, es decir, de una estructura dramática con un la Monarquía católica, cuyo suargumento y que se puede concesor actual es el mundo hispátar. nico. Julián Marías Si volvemos al arte, vemos cíe la Real Academia que su conjunto, para una comuEspañola La primera realidad que se nidad dada, es la expresión de puede considerar como un anteuna forma particular de instalacedente histórico de España es ción y que su historia muestra la sucesión (o Hispania, resultado de la romanización de la la coexistencia) de diversos proyectos vecto- Península Ibérica, que fue la primera hispariales. Puede pensarse que este punto de vis- nización de un espacio geográfico fragmenta conduce a un nacionalismo, a una interpre- tado social y lingüísticamente. Ciertamente tación cerrada del arte. Sería un error, por- era una parte del mundo romano, y los Hisque la circunstancia humana, salvo casos pani famosos e ilustres- poetas, filósofos, excepcionales, no es nunca cerrada; hay una emperadores- eran romanos, pero se trataba circunstancia inmediata que, a su vez, está de una variedad con personalidad muy fuerte, envuelta por otra más amplia y se entrecru- desarrollo urbano sólo comparable al de Itazan según los tiempos y las diversas dimenlia, participación intensa en los asuntos de siones de la vida. Roma. España tiene una estructura interna, se articula en una variedad de sociedades insertivas a través de las cuales cada individuo realiza su condición de español; por otra parte, España está implantada en Europa, como Francia, Italia, Alemania, Inglaterra, etcétera; la condición de español es una modalidad del europeo. Desde cierto momento, la circunstancia real de los europeos y de los americanos es Occidente. Hay que tener en cuenta todos los entreCuando el Imperio romano es invadido por los bárbaros, la consecuencia más grave es la división, la extremada fragmentación de la gran unidad de la Romanía. (Algo semejante a lo que sucedió a los países de la América hispánica después de su independencia. Los visigodos, tras un periodo de luchas, quedaron como dominadores de Hispania, y el hecho de que se replegasen a la Península, dejando la Galia a los francos, reforzó la unidad del territorio español. La monarquía visigoda vino a ser una reconstrucción de la Hispania romanizada, y la superioridad cultural de los hispanorromanos tuvo la consecuencia de que el latín se convirtió en la lengua de los dominadores, y desde el siglo Vil el catolicismo de la población será también la religión de los visigodos, que abandonan el arrianismo. El papel de la Iglesia fue sumamente importante: un carácter que se ha atribuido erróneamente a la Reconquista, pero que es evidentemente anterior a la invasión árabe el año 711, fecha decisiva en que se destruye la monarquía visigoda, la mayor parte del territorio queda sometida al dominio islámico, como todos los países de la orilla meridional del Mediterráneo, helenizados o romanizados, cristianizados, y que hasta hoy son musulmanes, de lengua y cultura árabes. Y aquí es donde surge precisamente el carácter excepcional de España. CARIOP IflH