Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC OPINIÓN Panorama VIERNES 27- 2- 87 AGUSTINUM HIPPONENSEM L A carta apostólica Agustinum Hipponensem dedicada por Juan Pablo II a conmemorar el XVI centenario de la conversión de San Agustín, refresca la olvidadiza memoria de los hombres, instándoles al estudio y conocimiento de esta lumbrera de la cristiandad; su vida, y dentro de ella su trabajosa conversión, ofrécese como paradigma a los que, desorientados por el cerco de las doctrinas materialistas y ateas, por el atadero de las concupiscencias modernas, no encuentran la certidumbre de ese Ser inmutable- nunca nuevo, nunca viejo, renovando todas las cosas, y envejeciendo a los soberbios, sin que ellos lo entiendan -que el obispo de Hipona, anheloso de verdad, halló en el análisis de su propia razón interior. Maestro en retórica, polemista, maniqueo en sus años mozos, neoplatónico en sus escarceos filosóficos, fuente doctrinal del agustinismo- como es definida su cosmovisión en la historia del pensamiento- tan influyente en la Edad Media y en el filosofismo y discusiones teológicas de los siglos XVI y XVII, tras madurar las inquisiciones de su entendimiento y los deseos ardientes de su corazón- nuestro corazón anda siempre desasosegado, -hasta que se aquiete, y descanse en vos alcanza a la postre en su itinerario espiritual, las creencias que iluminan el principio y fin de la existencia humana desde la óptica ideal que es razón y fe del cristianismo. Explicadas muy por lo menudo andan esas meditaciones, esos místicos desvelos del alma agustiniana, en su obra Confessiones, de la que tenemos a la mano en la biblioteca familiar un primoroso volumen en octavo, editado en Madrid por Ángel Pascual Rubio, el año 1726, y vertida al castellano por el- padre Pedro de Ribadeneyra, de la Compañía de Jesús. El repaso del mismo es ocasión propicia para una nueva introducción en tan claro y valiente espíritu; naturalmente, otros ojos antes que los nuestros han pasado la mirada por sus páginas. De una remota personalidad, estamos ciertos; expresa paladinamente su existencia la declaración manuscrita en una de sus guardas: Soi del licenciado don Francisco Martínez de Luna, maestro de ceremonias de Baeza. Y ¿quién sería ese ignoto personaje que allá en aquel pueblo húmedo y frío, destartalado y sombrío, entre andaluz y manchego del verso machadiano, de piedras venerables y vieja tradición intelectual, enriqueciera la s a b i d u r í a de su alma mediante continuas, mediante fervorosas, meditativas sesiones de lectura? Mas ¡qué lejos y arcanos están hoy los tiempos de aquel interlocutor perecedero, y qué actual y asequible esta íntima lucha de un hombre cuyo espíritu converso, santificado, nos edifica incesantemente con su humilde confesión! Fernando PÉREZ MARQUES Planetario CONTRADICCIONES E Gran surtido, precios de fábrica. Restauración de alfombras MORÓN ROA SUCESOR. Doctor Castelo, 30 N paisaje de personajillos andaluces cha- el pecho del montañero ese corazón de puzados; naranjas por el suelo en Cas- arroyos y pinos para que viva y dé vida dentellón, Murcia y otras tierras levantinas; agri- tro del pecho de un hombre enfermo. El sucultores de. Segovia y Zamora manifestándo- persticioso respeto a la muerte es felizmente se porque quieren Europa, sí, pero así no; vulnerado por el acrecido amor a la vida y el mineros reivindicando su porvenir en Asturias mito tenebroso del doctor Frankestein se cony otras muchas muestras de la satisfacción vierte en la realidad alegre y generosa de social que produce el Gobierno socialista, una futura donación general de órganos deYoldi, voz de su amo, el terrorismo, y Ardan- masiado valiosos para desperdiciarlos bajo za, buen vino para el largo caminar peneuvis- un puñado de cal y de responsos. ta, hablaron en el Parlamento comunitario, Hay personas, muchas pesonas, que están que celebraban la habitual ceremonia de la confusión, para elegir nuevo lendakari Na- esperando un corazón, un hígado, unos ríñoturalmente, lo hicieron en español, para ser nes, decía ayer una lectora de ABC. Espeentendidos. De este modo, la situación se rando para poder vivir y a la par para darle equilibra un tanto. El golpe bajo a la demo- latido a un corazón que ya callaba; actividad cracia que suponía la sacralización parlamen- a ese misterioso laboratorio que es un hígado taria del terror, se acompaña del golpe bajo que se perdía; arrebatando a la soledad del dado a la diferenciación nacional y hasta ra- hombre esa parcela de solidaridad humana cial que supone el uso del batua, o como que consiste en preservar, aunque sólo sea ellos le llaman, atizada por el presunto y el provisionalmente, mínimos territorios dé la vida a la avidez demacrada de la muerte. efectivo. Se oye, no sé cómo, en este instante, una La sordidez de la política se difumina bajo ciertas luces de la vida real que nos ofrece voz que desde no sé dónde, dice: ¿Oiga, tío, espectáculos morales como el trasplante a un es que no va a decir palabra del debate? joven que iba a morir a falta de un corazón ¿Qué debate? sano, de la viscera cardiaca de un joven Lorenzo LÓPEZ SANCHO montañero. Un corazón con arroyos y pinos y un ruiseñor de hierro que resista a martillo de los siglos como quería García Lorca, adelantando una vez más la poesía a la ciencia, cuando pensaba pedirle prestado SE VENDE (trato directo) el corazón a un amigo. EN IBIZA CAPITAL Enorme contradicción la del tiempo en que vivimos. Declaramos sagrada la vida, pero no la del embrión humano, y protegemos con torpe ternura al que asesina, destruya las vidas ajenas que destruya. En nuestra exaltación, descubrimos la vida tras la muerte. Con casa guarda- Edificios: 3.500 m 2- CapaciComo el que va al cementerio de automóviles dad frigorífica: 2.000 m 3- Solar: 22.000 m 3 para rescatar entre los restos inútiles valiosas INFRAESTRUCTURA COMPLETA visceras de duraluminio o de acero que coloTeléfono (91) 729 02 00 car en coches vivos, el cirujano recupera en COMPLEJO COMERCIAL- FRIGORIFICO