Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 27- 2- 87 OPINIÓN ZIGZAG A propósito- ABC 17 La otra estadística La reciente muerte de Emilio Guruceta en accidente de carretera replantea el drama de ios accidentes automovilistas desde un ángulo que generalmente se trata poco. Nos referimos al impacto en la estadística de fatalidad de las obras en las carreteras. Un elevado índice de percances que causan muertos y heridos está relacionado directa o indirectamente con las obras de nuestras vías de comunicación. ¿Quién no recuerda esos verdaderos muestrarios de señales, colocadas una tras otra, sin tiempo a ser digeridas por los automovilistas y que en definitiva pretenden que el conductor pase de 90 a 20 kilómetros por hora en apenas cincuenta metros? Lo imprevisible de un arreglo temporal, la sorpresa de una obra de mantenimiento no esperada, exigen un tratamiento técnico de señalización que no puede quedar en manos de unos operarios especialistas sólo en reparaciones. Un simple cambio en las circunstancias climatológicas puede invalidar una señalización que servía una hora antes. Tengamos en cuenta que al final está la vida del conductor. nos saca de ella plasmando una figura en que lo violento de la inclinación mantiene el justo equilibrio y el brazo derecho sé levanta para lanzar el disco mientras a la vez gira sobre la pierna que se apoya firmemente en la tierra. Resulta que la copia de los Lancelloti despertó el apetito de los alemanes instalados en Italia durante la segunda guerra mundial. Se lo dijeron a Mussolini de parte de Hitler y El Discóbolo permaneció en poder germano hasta que el ministro italiano Rodolfo Siviero lograra esforzadamente repatriarlo. Es alentador pensar que Roma mantiene con Florencia un debate reclamando la inmortal escultura que figuraba en el catálogo del Museo de las Termas romanas. Carga aérea Si usted tiene que acudir a la terminal de carga aérea del aeropuerto de Barajas a recoger un pequeño paquete sin valor, ármese de paciencia. No menos de siete trámites, con sus correspondientes ventanillas o mostradores- además de presenciar el espectáculo de los perros detectores de estupefacientes- serán precisos para ver culminada su misión, a costa de una irritante pérdida de tiempo. Además, se sentirá inerme y en palmaria desventaja frente a los empleados de agencias de aduanas que acuden allí a despachar de una vez gran número de paquetes y que, como es lógico, están familiarizados con aquel dédalo burocrático. Si existe un despacho especial para particulares ¿por qué no se simplifican los trámites y se da preferencia a quienes acuden a recoger un solo paquete? ¿Es una involuntaria coacción para que el particular confíe estos trámites a los especialistas? OVIDIO L estado de la nación no es bueno. Tal es la principal conclusión a extraer del debate general celebrado los días 24 y 25 pasados. El foro parlamentario ha sido como un gran escenario en el que ha desplegado todas sus gaias una clase política que, salvo esporádicos chispazos, se mostró desconectada del pulso vital del país. Ese es, precisamente, el más importante problema de la nación: la esclerosis del sistema político y, sobre todo, del aparato gobernante, que parece funcionar en el vacío, desengranado de la realidad, reaccionando tarde y mal a las inquietudes, angustias y gritos de la sociedad. El debate puso en evidencia las dos debilidades mayores del sistema. En primer lugar, la paradójica debilidad de un Gobierno que, con mayoría absoluta, con un complejísimo manojo de poderes y de instrumentos de control e intervención, se muestra incapaz de gobernar. El presidente González hizo una selectiva descripción del estado de la nación, silenciando problemas acuciantes y pasando como sobre ascuas por otros. El resultado fue una pintura casi idílica, glosa actualizada del último eslogan electoral socialista, Por buen camino Un informe que más bien recordaba la literatura habitual de los folletos turísticos. Evidentemente, la España de González no es la España de los españoles. La España que se vive y se percibe dentro y fuera L Express acaba de caracterizarla por el malestar general y del presidente dice que parece vivir en otro mundo no es la Jauja que diseña Felipe González. Estremece pensar que cuando el jefe del Gobierno afirma con aplomo que el balance global de su mandato es positivo, está diciendo lo que piensa y lo que siente. El ve, seguramente, las cosas así; no es un cínico que trate de hacernos comulgar con ruedas de molino. Es impresionante comprobar el daltonismo político a que pueden llegar quienes se encastillan en el poder arropados en la autocomplacencia y el mesianismo, arrogantemente convencidos de sus razones y sordos a todo lo que no sea E DEBILIDADES CAPITALES el servilismo y la adulación. Es triste constatar la impotencia y hasta la incompetencia de quienes hace unos años intentaban hacer borrón y cuenta nueva de la historia de España ¡presentándose como el mejor Gobierno qué nuestro país ha tenido en los últimos siglos. Jamás tantos alardes produjeron tan pobres frutos. Los socialistas se rebelan contra la in comprensión que, crecientemente, encuentran a su alrededor. No quieren entender que la hostilidad que perciben- -y que una vez más ha llevado a Guerra al fácil y socorrido reflejo autoritario de culpar al mensajero, a la Prensa- es la consecuencia lógica de su modo de gobernar. Porque lo peor de esta era socialista no han sido sus errores políticos y legislativos, pese a que han sido muchos, grandes y, en ocasiones, irreparables. Lo peor ha sido su talante, esa odiosa autosuficiencia que les ha llevado a considerarse como los redentores de este viejo país, encontrados, felizmente, después de una espera secular. Instalados en la prepotencia, los socialistas han creído que gobernar es lo mismo que invadir, ocupar e intervenir. Y no- acaban de entender por qué si lo controlan todo, no funciona nada. La otra gran debilidad del sistema, que el debate puso en evidencia, es la de la oposición. Por la tribuna pasaron Un buen número de grupos regionales, desde los más significativos a los más insignificantes, en una exhibición de particularismo que mostró cómo sobrevive el tribalismo hispano en esta hora de urgencias internacionales. Al lado del neocantonalismo vimos también el particularismo seudoideológico representado por los varios grupos que se reparten el ya menguado espacio del centro y la derecha. Oposición fragmentada hasta el minifundio, ineficaz y roma, ayuna de generosidad y de sentido histórico, que en vez de alternativa al poder se ha convertido en su coartada. En el país de los ciegos el tuerto es el rey: ese es, en definitiva, el máximo argumento socialista. Alejandro MUÑOZ ALONSO El Discóbolo En un mundo tantas veces sometido a la vulgaridad y el materialismo, es confortante comprobar que dos ciudades fabulosas, Roma y Florencia, se disputan una obra de arte de hace veinticinco siglos. Nos referimos a El Discóbolo de Mirón, una de las estatuas más portentosas que han salido del genio humano creador. Un estudio de la anatomía en acción, donde el rostro del atleta permanece divinamente sereno al realizar el enérgico esfuerzo. Se ha dudado de la eternidad del arte. Pero Mirón nos hace dudar de esa duda o en febrero Treinta años de guarda con el conde de Yebes Las huellas de los animales en la nieve Campeonato de España de Caza Menor con Perro Un nuevo concurso y 1.000 cartuchos de premio ADQUIÉRALA EN QUIOSCOS Y LIBRERÍAS.