Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ABC OPINIÓN PostalesZIGZAG L Express y Guerra VIERNES 27- 2- 87 SUELDOS RyiERECEN los políticos (j I V Í un aumento de sueldo? Supongo que a bastantes lectores la mera pregunta les inducirá a la carcajada, si no a algo peor. Un 76 por 100 de los norteamericanos, gente práctica, se han limitado a un no tajante. Lo que no ha impedido a sus políticos aumentárselo. Para que se quejen en Murcia, Y además no se han andado con chiquitas: los miembros del Gabinete pasan de los 88.800 dólares anuales a 99.500, mientras congresistas y senadores saltan de 77.400 a 89.500. viejo argumento de que debemos pagar bien a nuestros políticos para que no nos roben. Lo malo es que eso no ha impedido que sigan robando. Al menos aquí no pasa mes sin que se sepa de alguno de ellos, demócrata o republicano, pues en eso no hay diferencia, atrapado por tal causa. Es la mejor prueba de que tal teoría no sirve. Personalmente creo que a los políticos no deberíamos pagarles, sino al revés, cobrarles. El político es un individuo de ego tan monumental, con tales ansias de figurar que por lograrlo es caLo que más ha molestado, paz no sólo de vender a su sin embargo, es la forma alepadre, a su madre, a su espovosa como lo han hecho: tiransa, a sus hijos, y no digamos do la piedra y escondiendo la ya a sus correligionarios, sino mano. Claro que si no, no se- incluso de pagar dinero. De rían políticos. El Congreso tiehecho, se lo gasta ya para alne el derecho y el. deber de canzar el puesto, aunque lueexaminar cada partida del Prego se desquita cumplidamente supuesto para aprobarla o recuando lo alcanza. chazarla. Algo que hace con fiera meticulosidad, ya se trate Pero mientras mi revoluciode cantinas escolares, de arnaria sugerencia no sea acepmas atómicas, de subvenciotada, lo mínimo que podemos nes agrícolas o de ayuda a los hacer es aplicar a los políticos contra Pero miren ustedes las mismas normas que nos por dónde que de su subida aplican a los demás a la hora de sueldo no ha querido saber de subirnos el sueldo: ¿Han nada. Mejor dicho, se hicieron desempeñado bien su trabajo? los tontos- siendo tan listos- ¿Han cumplido lo que promeolvidándose de actuar en el tían? ¿Han resuelto los principlazo reglamentario para votar pales problemas del país? al día siguiente. Entonces sí, ¿Han asistido, simplemente, a la inmensa mayoría votaron las sesiones de la Cámara? contra el aumento. Por desgracia, era ya demasiado tarde Me atrevo a decir que si se para evitarlo. Et objeto de la aplicara tan simple criterio a triquiñuela era que en las los políticos, no importa del próximas elecciones los aspiEste o del Oeste, del Norte o rantes a su escaño no pudiedel Sur, nunca se les subiría el ran acusarles de haberse votasueldo. do un atza de sueldo, cosa Aunque el verdadero arguque siempre suena mal, sobre todo cuando se predica la aus- mento para no subírselo es otro, más simple todavía: que teridad en todos los órdenes, como hacen ellos. O sea que en tiempos como los que corren, de tremendas dificultades se quedan con el escaño y económicas y rebaja de gascon más de nuestros impuestos, unos señores que se protos. claman servidores del pueEl argumento esgrimido para blo ganen considerablemente defender tafes aumentos es más que el noventa y nueve que debe ofrecerse incentivos por ciento de sus pretendidos para atraer a la vida pública a señores. O se apean del título hombres y mujeres que de o del sueldo. otra forma irían a la Banca, la industria u otra ocupación bien José María CARRASCAL retribuida. En realidad, es el El semanario francés L Express dedica su última portada a las manifestaciones españolas con el título La société gripée que es más o menos, la sociedad bloqueada, la sociedad que no funciona. Enfrentado a una avalancha de crisis- escribe la revista de París- el presidente del Gobierno se encierra en la Monclóa, mudo. ¿Los musulmanes de Melilla se agitan? Silencio. ¿Se paralizan las negociaciones con Estados Unidos? Silencio. ¿Fracasa la concertación social, dejando solos frente a frente a empresarios y sindicatos? Silencio. ¿Tres millones de parados, dos mil más cada día? Silencio. ¿País Vasco? Silencio. Ahora el Express podría añadir la catarata de palabras que Felipe González ha lanzado Escasa oratoria sobre los diputados, en el aburridísimo debate del estado de la Tema atrayente para un arnación. Pero son, en buena metículo- mejor aún para un endida, frases vacías, ajenas a los sayo- es el de la decadencia de problemas inmediatos de la sola oratoria y, sobre todo, el de la ciedad. Alfonso Guerra ha dicho oratoria parlamentaria. Quedan que hay una campaña de la pocos auténticos oradores. La Prensa contra el Gobierno sociamayoría de los diputados leen, y lista, cerrando los ojos a la realisólo de cuando en cuando hadad. ¿Pensará también que el blan sin tos folios ante la vista. Express hace política contra el ¿Por qué ocurre esto en un país Gobierno socialista? Quizá sea en que tanto abundaron los oramás fácil, admitir que la Prensa dores parlamentarios? Ya en las española informa de lo que Cortes de Cádiz brillaron a gran pasa, y que el Gobierno ve una altura Toreno, Arguelles, Muñoz realidad distinta, acostumbrado Torrero, Inguanzo, Gutiérrez de ya a colocarse, en su prepotenla Huerta, entre otros. Más tarde, cia, por encima del bien y del un Martínez de la Rosa, un Alcamal. Como se ha dicho en el de- íá Galiano. Después, Ríos Robate del estado de la nación, sas, Castelar, Aparisi y Guijarro, vuelve abrirse peligrosamente a los que habían precedido Olóuna separación entre la España zaga o el Conde de las Navas. oficial y la España real. Todavía vive bastante gente que oyó a Vázquez de Mella, a Silvela, a Maura y mucha más que conoció directamente ia elocuenMar en Madrid cia de Gil Robtes, de Azaña, de El viejo sueño de un Madrid Calvo Sotelo, de Prieto. De esto marinero podrá hacerse realidad y de k anterior son soto unos en pocos años si el Ayuntamienejemplos. E! contraste con! as to de la capital y la Liga Naval Cortes de la restauración demoEspañola llegan al deseable crática es sorprendente. acuerdo para la creación de un puerto de mar artificial. La Ciudad de los Niños, en la Casa de Campo, albergaría este atractivo proyecto, muy impulsado por el fallecido alcalde Tierno Galván. Varias encuestas realizadas entre los niños madrileños revelan que cerca de un 60 por 100 no conoce el mar y los que lo han visto sólo han disfrutado de él en época de vacaciones. Si a la instalación de un puerto de mar artificial en Madrid unimos las clases didácticas y pedagógicas que podrán recibir los niños sobre la influencia del mar en la vida de los pueblos, estamos ante un proyecto que merecerá, a buen seguro, el aprecio de los ciudadanos madrileños, que nunca pudieron imaginar que la costa peninsular pasara por la meseta. Pida información a EDITORIAL PRENSA ESPAÑOLA. S. A. Padilla. 6 28006 MADRID Tel 4312628 y 4312711