Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 27 DE FEBRERO 1987 ABC Editorial convicciones, la miseria ideológica, el oportunismo de muchos de sus gobernantes de la transición. Justo es reconocer algunas excepciones de quienes se han enfrentado al terrorismo, como Barrionuevo, con valor. Es claro que la historia de las democracias europeas ha demostrado que un sistema de libertades no puede existir sin una base común de creencias profundas, vivas, diariamente confirmadas: una serie de principios por los que la gran mayoría de los ciudadanos son capaces de arrostrar el sacrificio y la persecución. La ignorancia de esta realidad es lo que ha llevado a los Gobiernos últimos a la situación que padecemos hoy. El señor Yoldi ha dicho desde lo alto de su tribuna que Euskadi quiere ser una nación independiente, separada de España; ha defendido la necesidad de unir el territorio navarro a la secesión; ha pedido que se abra de inmediato una negociación entre el Estado y el pueblo vasco, negociación en la que han de estar presentes ETA y el Ejército español; ha acusado a todas las otras fuerzas políticas de apegarse a sus sucias poltronas. La solución a los problemas, ha añadido Yoldi, sería la remodelación del reconocimiento de la soberanía nacional que reside en el pueblo vasco y que no es reconocida por Madrid. Para añadir: El punto de partida es la negociación de la alternativa KAS. De lo contrario, la lucha armada continuará, y cada vez más fuerte, para conseguir ese derecho a la autodeterminación. Toda democracia desarrollada se distingue por no admitir a debate la identidad indivisible de la nación. Esa firmeza en las convicciones, compartidas por grandes mayorías, es la única base posible del pluralismo democrático en el que todo se discute, salvo aquello que no se puede discutir. Damos la voz de alarma y levantamos bandera por la reflexión, contra el simplismo, por el estudio sereno y urgente de verdaderas soluciones. Hemos señalado en la falta de valor moral y el oportunismo de muchos de nuestros gobernantes el origen de la situación actual. Creemos que el independentismo acabaría por disolverse en el mundo de lo pintoresco si no estuviera animado y financiado por fuerzas exteriores que quieren debilitar el flanco meridional de Europa. El PNV, REDACCIÓN ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 28006- MADRID FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA AMOS la voz de a l a r m a sin apasionamiento alguno, sin gestos innecesarios, sin dramatismo. Damos la voz de alarma como debe darse en una sociedad de hombres libres, resueltos en su mayoría a plantar cara a la indignidad. La presencia de un acusado de complicidad con ETA en la tribuna del Parlamento vasco es un síntoma de descomposición del Estado y de pérdida de los principios en que se asienta toda convivencia civil. Atónita Europa ante el caso Yoldi, el periodista francés Thierry Maliniak se preguntaba en Le Monde ¿Imaginan a un partidario de la lucha armada exponiendo durante una hora y media su programa de gobierno en la tribuna del Parlamento? Pregunta sin duda descabellada en Europa, pero no en el País Vasco español... Quince años de ambigüedad han desembocado en la miserable escena de ayer, en la que un preso pendiente de enjuiciamiento reivindicaba desde una tribuna parlamentaria la legitimidad del asesinato y la conveniencia de la secesión nacional. La gravedad de lo ocurrido no permite, empero, valoraciones sumarias. El proceso es complejo y viene muy de atrás. La última guerra carlista terminó hace más de un siglo con una victoria militar y una primera etapa de centralismo administrativo que acabó por erosionar la multisecular vinculación del País Vasco en la entraña de la nación. Medio siglo después se cerraba la victoria militar de 1939 con uno de los errores políticos más graves de la España moderna: la oficial declaración de Guipúzcoa y Vizcaya como provincias castigadas. La imbecilidad de esta declaración hizo causa común con la sevicia del poder, prolongada durante años por un Gobierno personal que atizó el fuego que nos quema hoy. El primer asesinato de ETA llegó en 1968. Desde entonces, el poder, en sus distintas versiones, ha carecido de las dos cualidades necesarias para hacer frente a una situación de crisis: la capacidad intelectual para analizar el problema y ei valor moral para encarar sus soluciones. La falta de coraje de los posfranquistas, el apresuramiento ovejil por ceder casi todo, la adulación reiterada del adversario y la política de parches revelaba el verdadero fondo de la cuestión: después de una larga dictadura, España padecía la falta de D ADONDE HEMOS LLEGADO como primer partido vasco y fuerza política indispensable para volver a la estabilidad, no puede esquivar el fondo del problema: una Euskadi en marcha hacia la independencia, apoyada con todos los matices necesarios desde el Este, tendría como objetivo final la liquidación del partido fundado por Sabino Arana. Yoldi lo recordó ayer: después de dirigir las armas contra las distintas fuerzas de Madrid, el penúltimo enemigo es el PNV. Herri Batasuna no admitirá una fuerza política comprometida con la Alianza Atlántica y la libertad de las democracias europeas. Más claro: si las provincias vascas se constituyeran en nación independiente gobernada por el PNV, el terrorismo se recrudecería hasta derribar a los peneuvistas y convertir el nuevo Estado en un compañero soviético en el corazón de la OTAN. Entonces, sí, entonces conseguido su propósito, terminaría el terrorismo en las provincias vascas. Y Euskadi Sur plantearía la anexión de Navarra, primero, y la de Euskadi Norte, después, a través de los mismos métodos con que ahora se lucha en Vasconia. Las soluciones, dentro del cuadro constitucional español, han de ser forzosamente de gran envergadura. No es cuestión de un Gobierno ni de dos, sino de la sociedad entera, en un esfuerzo sostenido a lo largo de los años. Es necesario elaborar con el concurso de las grandes fuerzas no sólo políticas, un gran proyecto para Vasconia a corto, medio y largo plazo, y es necesario abrir el debate de verdad, en su sangrante realidad, desde ahora mismo, para que el sistema democrático no se desangre por la brecha abierta de la cuestión vasca. En medio de la confusión y de la cobardía de tantos, resonaba hace tres años la única voz española, la del Rey, que está más allá de la política. Con ella cerramos hoy nuestra llamada a la acción y nuestra voz de alarma: Todos los problemas españoles disminuirán su tremenda provocación si solucionamos el más importante: el de reconocer el compromiso de la unidad nacional... Debemos caminar hacia la modernidad sin abandonar ninguna de nuestras conquistas anteriores y como primera de ellas la de la unidad profunda, inalterable de nuestra propia patria. Quiero uniros a todos diciendo una y otra vez la palabra que significa el sueño de nuestros si 7 V D glos: España, España. -r O v