Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, VipRNES 27 DE FEBRERO 987 ÉEIÜIS, N U m DE HmilE DE ESTADO En el pleno que celebró ayer el Parlamento regional de Vitoria para elegir a José Antonio Ardanza como presidente del Ejecutivo autónomo, José María Benegas abandonó la sala durante el tiempo en que el presunto terrorista Juan Carlos Yoldi ocupó la tribuna. Se negó el señor Benegas a escuchar la arenga en la que el presunto etarra se permitió ofender a la unidad de la Patria española y amenazar con que la lucha armada -término con que ETA y HB se refieren al terrorismo- continuará y cada vez más fuerte Fue un gesto el de Benegas de hombre de Estado, ante la indianidad nacional que suponía la presencia de Yoldi en el Parlamento. Ha merecido el aplauso unánime de la opinión pública. José María Benegas, además, ha sabpo conducir las negociaciones hacia la única solución posible tras las elecciones: la que propuso ABC en nuestro editorial del 1 de diciembre, al día siguiente de las elecciones: Benegas- decíamos entonces- debe estar dispuesto a ceder la presidencia a Ardanza para que la coalición de los socialisras con el PNV y CP o CDS permita formar un Gobierno que deje al margen los extremismos de EA y HB. Se equivocaría gravemente el PSOE si mantuviera a ultranza su aspiración a la presidencia vasca si pactara con el extremismo (Editorial en Tercera e información en páginas interiores)