Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 24- 2- 87 RELIGIÓN A B C 47 El individualismo, e! sex el aborto, la eutanasia y el fogo se presentan como la modernidad sociales parecen agotar sus esfuerzos en reivindicaciones para asegurar el nivel adquisitivo de los que tienen empleo, mientras ¡a suerte de los tres millones de parados se hace cada día más insegura e incierta. Mientras se dibuja en la sociedad este sombrío paisaje, ¿qué fórmulas se ofrecen a los españoles de hoy para hacer realidad la renovación profunda que nuestra sociedad necesita? ble en cada momento, en paz y en concordia. Monseñor Díaz Merchán dedicó la última parte de su discurso a resaltar la esperanza que debe seguir animando el trabajo de los cristianos por hacer un mundo mejor: Estamos viviendo un momento decisivo- d i j o para! a Iglesia en España. Deseamos que sea un momento histórico de inserción de los católicos en sus responsabilidades ciudadanas por medio del testimonio, y actuando como fermento en favor de una sociedad más justa, más fraterna y más respetuosa con todos. Nos sirve de estímulo la cercanía del nuevo milenio, que invita a nuestra imaginación a proponerse metas de renovación acordes con la novedad de los tiempos. Terminó aludiendo a los actos conmemorativos del V Centenario del Descubrimiento y al recientemente proclamado Año Mariano. María es para la religiosidad de nuestro pueblo un sello de garantía en la eficacia y en la autenticidad. Agradecemos ai Papa la próxima declaración de un Año Mariano, que hará vibrar a nuestro pueblo en nuevos fervores de amor a María Santísima. Esperamos de esta celebración mariana experimentar de nuevo cómo la Santísima Virgen está siempre, como Madre, cerca del pueblo cristiano. J Los ideales progresistas La respuesta que se da al pueblo- añadió Díaz Merchán- son fórmulas arcaicas sociales y culturales, que se presentan como signos de modernidad el individualismo exarcerbado, el sexo elevado a categoría de fin, el aborto, la eutanasia, el lujo y la vida concebida como diversión. Estos son los ideales progresistas que se proponen y se inculcan hoy hasta el hastío. Se adormece a los ciudadanos con el antiguo método del pan y circo subsidios y El pueblo español corre el peligro de convertirse en masa fácilmente manipulable La libertad es entendida como la facultad de hacer cada uno lo que quiera, sin admitir las reglas necesarias para una convivencia pacífica. Y ello conduce fatalmente al miedo y a reacciones autoritarias El arzobispo de Madrid, cardenal Ángel Suquía, es uno de los principales candidatos a la presidencia de la Conferencia Episcopal Española. Por este motivo, diversos medios de comunicación, gubernamentales o afines, han dirigido los días pasados unas duras críticas a la figura del purpurado madrileño, acusándole de ser un ultraconservador y de querer conquistar la presidencia para imponer desde allí un giro a la derecha. Preguntado ayer por su estado de ánimo ante las elecciones, declaró a ABC: Los obispos no estamos nerviosos; entre nosotros no hay enfrentamientos. Personalmente, algunas informaciones de los días pasados me han hecho sangrar, pero me han servido para acercarme más a Dios; ahora me encuentro con una gran paz. Palabras del nuncio Monseñor Tagliaferri, nuncio apostólico de Su Santidad en España, se dirigió a la Asamblea al concluir Díaz Merchán su discurso. Tagliaferri hizo especial hincapié en la necesaria cordialidad que debe existir siempre entre los obispos para que su trabajo colegia! sea verdaderamente eficaz. Basándose, después, en las palabras de Juan Pablo! a los prelados españoles durante las recientes visitas ad limina el nuncio resaltó la necesaria labor que se debe hacer para evitar el avance del secularismo, para lo cual es preciso la colaboración de todos los miembros de las comunidades eclesiales: sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos, en un común esfuerzo evangelizador En una entrevista concedida ayer a Radio Vaticano, el vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Valladolid, monseñor Delicado Baeza, rechazó la existencia de tensiones y divisiones dentro del Episcopado ante las elecciones. No nos gusta que ¡nos apliquen clichés ¡políticos, ni que se ¡hagan transposicio- nes simplistas de las votaciones en la sociedad civil a l a s nuestras afirmó. Todo o b i s p o como todo creyente Ji. -añadió el prelado vallisoletano- debe ser conservador y progresista, si conservador significa ser fiel al depósito recibido de Jesús y los Apóstoles y que hay que transmitir, y progresista es estar atentos a la vida y abiertos al futuro de la promesa, que en este caso es Cristo resucitado. El es nuestro mejor impulsor para defender continuamente al hombre en su integridad. Monseñor Delicado negó también que los obispos hayan perdido el liderazgo moral de la sociedad española, aunque reconoció que éste no puede ser ejercido sólo por ellos. fiestas, mientras la descomposición social avanza sin que nadie se atreva a proponer metas sociales que inviten al sacrificio de todos en favor de una sociedad mejor, más justa, más fraterna, más participativa y cooperadora para resolver los grandes problemas Necesitamos abundantemente- añadióque tenemos pendientes y que son ineludiagentes de pastoral, ante todo sacerdotes, a bles para construir una sociedad moderna. Dejando definitivamente la concepción pa- quienes el Vaticano II llama próvidos coopeternalista de la sociedad a la que somos tan radores del orden episcopal Son motivo de propensos; dejando, por consiguiente, de esperanza las estadísticas que demuestran echar la culpa en exclusiva a las autoridades un aumento de vocaciones sacerdotales en de turno, los españoles, a mi parecer, esta- los últimos años, aunque no se puede afirmar mos ante el desafío que nos ofrece la situa- lo mismo acerca de las vocaciones a las ción de España en los momentos presentes: Congregaciones religiosas. Merece todo elotrabajar juntos por el bien común, sumar es- gio vuestra preocupación por desarrollar más fuerzos y distribuir mejor el trabajo y sus be- y más una pastoral vocacional. Me alegra constatar que el Seminario representa la neficios con sentido de equidad. preocupación primaria en cada diócesis. En este esfuerzo los cristianos estamos obligados a colaborar con la sociedad por imMonseñor Tagliaferri concluyó su discurso perativo de nuestra conciencia. La fe nos haciendo referencia a la extraordinaria histoapremia y nos impulsa a considerar al hom- ria religiosa de España, que ha dado frutos bre como hermano, creado a la imagen y se- tan grandes como las figuras de San Ignacio, mejanza de Dios y, por ende, dotado de una Santa Teresa y San Francisco Javier. Como dignidad inalienable. La sociedad na de estar demostración de que esa Iglesia sigue viva al servicio y en función del bien de las perso- se refirió a la próxima beatificación en Roma nas con respeto a su dignidad y facHitando la de cinco españoles, entre los que se cuentan cooperación para tograr e) bien común posi- las tres religiosas mártires de la guerra civil.