Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pag. 46- RELIGION -MARTES 24- 2- 87 Díaz Merchán acusa al Gobierno de adormecer al pueblo con pan y circo Pacto para no revelar hasta hoy el nombre del nuevo presidente Madrid. Santiago Martín Ayer comenzó la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, en la que tendrán que ser renovados la mayoría de los cargos directivos, entre ellos el del presidente. Uno de los primeros acuerdos fue precisamente mantener en secreto hasta hoy el nombre elegido. Monseñor Díaz Merchán, actual presidente, acusó al Gobierno en el discurso inaugural de adormecer al pueblo con el viejo sistema de subsidios y fiestas. El arzobispo de Oviedo y actual presidente de la Conferencia Episcopal Españoia, monseñor Gabino Díaz Merchán, inauguró ayer la Asamblea plenaria, en la que se procederá a la renovación de todos los cargos de la Conferencia, a excepción del secretario general. En el discurso de apertura, monseñor Díaz Merchán comenzó aludiendo a la normalidad que implica una situación electoral dentro del Episcopado: En los veintiún años de su existencia, la Conferencia Episcopal Española ha sido convocada ya por ocho veces para elegir a los obispos que van a asumir los cargos representantivos y la responsabilidad de dirigir nuestro trabajo conjunto. Tenemos, pues, suficiente experiencia, y todo nos induce a pensar que esta vez el clima de nuestro encuentro tendrá también el carácter de responsabilidad, de sencillez y de fraternal colaboración que preside siempre nuestras reuniones. Después de invocar la acción del Espíritu Santo sobre la Asamblea para acertar en la designación de los hermanos y para descubrir lo que el pueblo cristiano necesita de nuestro ministerio el actual presidente del Episcopado recordó a los obispos que el deber de todos ellos era actuar sin moverse por acepción de personas ni por intereses de este mundo para lo cual está previsto en el horario de la presente Asamblea un tiempo prolongado para la oración y la reflexión personal. Conferencia, hay que evitar que ésta se convierta en una superestructura eclesial, en un centro de gobierno pastoral de la Iglesia de nuestro territorio, privando de esta suerte a los obispos y a las diócesis de su responsabilidad y de su carácter de Iglesias locales A continuación monseñor Díaz Merchán hizo un balance de los tres últimos años de gestión colegial de los obispos: En los documentos nos hemos ocupado de asuntos importantes tanto por su incidencia en la misión apostólica de la Iglesia como por su relevan- El presidente de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Díaz Merchán, inauguró ayer la Asamblea Plenaria, en la que deberá ser elegido su sucesor y la mayoría de los miembros del equipo de gobierno prelados españoles en sus. recientes visitas ad limina Con respecto a la relación que ha existido en el seno de la Conferencia afirmó: Al terminar mi mandato como presidente, doy fe de que en nuestro trabajo hemos procedido siempre con gran espíritu de unión y de concordia, fraternalmente. Nos hemos sentido profundamente unidos en los asuntos doctrinales importantes. Hemos gozado de libertad y de independencia para decir lo que en conciencia debíamos decir. No tenemos, afortunadamente, ningún contencioso que nos divida, aunque, como es natural, tengamos nuestras propias ¡deas y las hagamos valer en los debates. Creo que la Conferencia es un modelo de lo que debe ser un diálogo, no un diálogo de sordos, sino un diálogo de personas. Monseñor Díaz Merchán se refirió luego a las reformas que será preciso emprender para hacer cada vez más eficaz los trabajos colectivos del Episcopado, sin que ello signifique un aumento de la burocracia, así como de la necesaria potenciación del papel de los laicos en la Iglesia. Además de la enseñanza y del aborto, hemos hablado de la paz, del paro, de la situación en las cárceles y de la crisis económica Los obispos no tenemos ningún contencioso que nos divida. La Conferencia es un modelo de lo que debe ser un diálogo, no un diálogo de sordos, sino de personas cia para orientar a los fieles en los asuntos de mayor trascendencia en la vida social española de nuestros días. Con frecuencia se nos echa en cara- afirmó- la obsesión de insistir machaconamente sólo en algunos problemas, pero si se contempla el enunciado de los numerosos documentos que hemos publicado, podremos comprobar que fueron muchos y muy variados los asuntos tratados, aunque de algunos de ellos no se hayan hecho eco los medios de comunicación social. Además de la enseñanza y del aborto, hemos hablado del testimonio dé los cristianos en ía sociedad, de la paz, de cuestiones candentes contempladas desde su vertiente moral como el paro, la crisis económica, las elecciones, la situación de las cárceles españolas, la donación de órganos, la eutanasia y las migraciones. Se felicitó el obispo de la buena acogida que han tenido en la comunidad cristiana algunos de los documentos elaborados en el trienio, especialmente Testigos del Dios vivo Constructores de la paz y Presencia de los católicos en la vida pública así como del hecho de que el Papa se haya referido a ellos en los discursos dirigidos a los La democracia corre peligro La parte más espectacular del discurso fue aquella en la que el presidente hizo un resumen de la situación social española. Con gran claridad, monseñor Díaz Merchán afirmó: Nuestro pueblo atraviesa un momento difícil y complejo, aunque lo contemplamos con esperanza. El pueblo español corre el peligro de convertirse en masa fácilmente manipulable sin capacidad crítica. Desgajado de su conciencia cristiana por la propaganda de pautas culturales paganas que por mil medios se insinúan, nuestro pueblo entra peligrosamente en el camino del vacío moral, sin más estímulos que el egoísmo y el placer inmediato. La democracia corre peligro de reducirse a caricatura, reducida a las votaciones periódicas y a la dejación de las responsabilidades cívico- sociales en manos exclusivamente de los líderes políticos. La libertad es entendida como la facultad de hacer cada uno lo que quiera, sin admitir las reglas necesarias para una convivencia civilizada. Y ello conduce fatalmente al miedo y a reacciones autoritarias. La revolución tecnológica agudiza el problema del paro entre nosotros en proporciones alarmantes. Los jóvenes se sienten cada día más defraudados de la sociedad de consumo y del bienestar, que no es capaz de abrirles un horizonte de trabajo. Las fuerzas Trabajo en equipo En primer lugar- continuó diciendo Díaz Merchán- es conveniente que reafirmemos nuestra convicción en el valor eclesial de la Conferencia Episcopal, la cual sé manifiesta cada vez con mayor claridad como un instrumento providencial, como una de las más importantes instituciones establecidas con carácter general para toda la Iglesia por el Concilio Vaticano II. Siguió hablando de la importancia que las Conferencias están adquiriendo en toda la Iglesia universal: Las Conferencias están prestando un gran servicio a la comunión de las Iglesias y al ministerio episcopal, que, como sabemos, tiene naturaleza colegial y está al servicio no sólo de las Iglesias diocesanas que cada uno presidimos, sino al de toda la Iglesia universal, bajo la autoridad del Romano Pontífice, que es nuestra cabeza, principio visible de unidad y garantía de auténtica comunión católica. El arzobispo de Oviedo terminó este apartado de su discurso insistiendo en que, a la vez que hay- que mejorar la eficacia de la